Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ABC INTERNACIONAL Veinticinco años de independencia de Guinea Ecuatorial MARTES 12- 10- 93 La perla de África agoniza entre Después de casi dos siglos de colonización, España entregó hace hoy veinticinco años el gobierno de sus territorios en África ecuatorial a los guiñéanos. La que fuera en la década de los sesenta la colonia africana con mayor renta per cápita, mayor incluso que la de cualquier país del continente, la que producía el mejor cacao y Mientras una multitud abarrotaba las calles de la entonces Santa Isabel, hoy Malabo, con banderas ecuatoguineanas traídas desde Madrid, en el antiguo edificio de la Comisaría General de España, convertido en el palacio presidencial, se firmaba el acta de cesión de poderes del Gobierno español al guineano. Por parte española lo hacía Manuel Fraga Iribarne- titular de la cartera de Información y Turismo, en funciones de ministro de Asuntos Exteriores- y por parte ecuatoguineana Francisco Macías Nguema, presidente electo en las elecciones que precedieron a la independencia. A pesar de no ser el candidato que España pretendía, su ferviente nacionalismo y elocuente demagogia le llevaron al poder. El ministro de Exteriores, Atanasio Ndongo, y el embajador de Guinea Ecuatorial ante las Naciones Unidas, Saturnino Ibongo, que habían intentado mediar y frenar los ataques contra los españoles, fueron asesinados: los primeros de una larga lista de opositores que murieron en exMadrid. Carmen Muñoz tenía uno de los niveles de escolarización más altos, ha pasado por dos dictaduras sanguinarias y visto reducida su economía a la subsistencia. Su futuro inmediato, con unas elecciones legislativas convocadas el 21 de noviembre con nulas garantías democráticas en un clima de represión, no puede ser más oscuro. le añadió la T, de trabajadores. La rama juvenil del partido, la Juventud en Marcha con Macías funcionaba como una fuerza paramilitar dispuesta a acabar con cualquier opositor, como más tarde hará su sobrino Teodoro Obiang Nguema con los Jóvenes Antorchas Ese año estuvo fragmentada hasta que a mediados de 1979 comenzó a formar un frente común. La crisis social, política y económico estalló ese año, cuando incluso los colaboradores más próximos de Macías sospechaban que se había vuelto loco. En junio, miembros de las Fuerzas Armadas intentaron derrocarle, pero el dictador descubrió la conspiración y ordenó la ejecución de los involucrados. Un mes más tarde, comenzaron los preparativos de un nuevo golpe, que tuvo lugar con éxito el 3 de agosto de 1979. A los ecuatoguineanos les faltó tiempo para salir a las calles y celebrar el fin de Macías. No podían ni imaginar lo que les esperaba trañas circunstancias. Macías anunció que Ndongo se había aliado con España y era el cerebro de un plan para derrocarle. La revista británica New African sostiene que no está claro si realmente el ministro de Exteriores tramaba hacerse con el poder o fue la excusa para aniquilar a su rival político. Los sucesos del 5 de marzo de 1969 pusieron fin al breve flirteo con la democracia y marcó el principio de una sanguinaria dictadura que duró más de diez años. Francisco Macías prohibió todos los partidos políticos y en 1970 creó el Partido Único Nacional (PUN) Cuando a partir de 1972 el presidente comenzó a cultivar una imagen socialista se autonombró presidente vitalicio y al siguiente sus poderes absolutos fueron reforzados con una nueva Constitución. Además de anunciar de forma continua y enfermiza conspiraciones c o n t r a é l Macías Nguema atacó en repetidas ocasiones a la Iglesia católica y a España, a los que acusaba de imperialismo y neocolonialismo. Finalmente, las relaciones diplomáticas con Madrid se rompieron en marzo de 1977. Los opositores guiñéanos supervivientes a su criba formaron en el exilio una serie de partidos, de los que el más conocido era la Alianza Nacional para la Restauración Democrática (ANRD) Pero, en general, la oposición El régimen de Obiang El nuevo Gobierno estuvo dirigido por el teniente coronel Teodoro Obiang Nguema Mbasogo- sobrino de Macías, introvertido y menos carismático que é l- y formado por oficiales del Ejército y la Marina. El Consejo Supremo Militar anunció inmediatamente la liberación de los presos políticos, el levantamiento de las restricciones contra la Iglesia católica, así como la reanudación de las relaciones con España y otras naciones occidentales. Muchos lugares recuperaron los nombres españoles que, al estilo de Mobutu en Zaire, fueron sustituidos por los africanos. Sin embargo, los propietarios españoles se mostraron reacios a volver a cultivar sus plantaciones ante un Dictadura de Macías El primer presidente guineano no tuvo escrúpulos en expresar pronto sus sentimientos anti- españoles y su nacionalismo fang. En noviembre de ese mismo año Bonifacio Ondó Edu, nombrado presidente del gobierno autónomo en 1964, fue acusado de conspirar contra Macías y detenido. A principios de 1969 comenzaron las intimidaciones contra los siete mil ciudadanos españoles residentes y España movilizó a sus soldados. Macías declaró el estado de emergencia. El llamado Golpe de la Libertad El golpe de Estado que llevó al poder al teniente coronel Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, formado en la Academia Militar de Zaragoza, se produjo el 3 dé agosto de 1979. Obiang había sido el principal asesor militar del dictador Francisco Macías Nguema, quien además era su tío, así como viceministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Armadas. En aquel momento, los más próximos colaboradores de Macías habían perdido su fe en él e incluso creían que se había vuelto loco. Para llevar a cabo la llamada Operación León el actual dictador de Guinea Ecuatorial recurrió a militares apartados por Macías- con los que él luego hizo lo mismo- y recibió refuerzos de Gabón. España, Estados Unidos y Francia fueron mantenidos al corriente. En medios internacionales y españoles se habló incluso de la participación de la ex metrópoli en el golpe y en su preparación. Lo cierto es que tanto España, como la Comunidad Europea anunciaron a mediados de agosto el reconocimiento del nuevo gobierno y el envío de ayuda. La asonada fue anunciada por Radio Malabo al día siguiente, pero el presidente Macías se resistía a abandonar el poder. Se libraron combates cerca de Niefang, que conc l u y e r o n con la toma de E b e b i y í n y Mongomo, en la parte continental, el día 8. Dos días después, el derrocado dirigente huyó de su poblado natal, Nzeng Ayong, cerca de la frontera con Gabón, no sin antes ordenar la ejecución de todos los soldados bajo su mando, de quienes sospechaba que apoyaban a su sobrino. Una semana después, el día 18, fue descubierto en medio de la selva por soldados leales al nuevo Gobierno y, al parecer, resultó herido antes de su captura. Primero en la prisión de Bata y luego en la tristemente célebre Black Beach, de Malabo, esperó su juicio, que se celebró el 24 de septiembre en el cine Marfil ante un tribunal civil- militar. Entre los procesados figuraban también el ex vicepresidente Miguel Eyegue, los responsables de las cárceles de Bata y Malabo, así como el de la guardia presidencial. El fiscal presentó pruebas que incriminaban al dietadoren asesinatos, transferencias de casi todos los fondos del Estado desde el Banco Nacional a su residencia en Mongomo y acto de traición por no rendirse durante el golpe. El juicio duró cuatro días y, tras dos jornadas de deliberaciones, el tribunal condenó a muerte a Macías y a otros seis procesados. Las sentencias se cumplieron ese mismo día, el 29 de septiembre, ante un pelotón de ejecución en la cárcel de Black Beach. A los ecuatoguineanos les faltó tiempo para salir a las calles y celebrar el fin de Macías. No podían ni imaginar lo que les esperaba.