Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 10- 10- 93 ESPECTÁCULOS Crítica de teatro ABC 105 Tres grandes actrices en un trémolo musical de Santiago Moneada Título: Siempre en otoño Autor: Santiago Moneada. Director: Ángel García Moreno. Escenografía: Toni Cortés. Iluminación: José Luis Rodríguez. Intérpretes: Irene y Julia Gutiérrez Caba y Amparo Baró. Teatro Reina Victoria. La escena al día Madrid. Carlos Galindo Nati Mistral, esa gran dama de la escena, en la que domina todos los resortes (canta, recita, interpreta, improvisa, cuenta chistes) que el pasado mes de septiembre triunfó en su presentación madrileña en el teatro Alcázar con su espectáculo Inolvidable un manojo de canciones y poemas de América y España, volverá, ante la demanda del público, a ofrecer dicho espectáculo en Madrid. A la espera de concretar fechas, será posiblemente en noviembre cuando Nati vuelva a deleitar al público con Nati Mistral su Inolvidble esta vez desde el recuperado y renovado teatro Infanta Isabel, que cuenta con nueva dirección. Este espectáculo cuenta con la dirección musical de Rafael Ibarbia. Si Nati Mistral no existiera, habría que inventarla escribía el crítico del periódico bonaerense Clarín con motivo de su presentación, el pasado mes de marzo, en la capital argentina, con este espectáculo. Nosotros la tenemos y podemos disfrutar de su presencia, de su arte, de sus canciones, de su simpatía... Casado de día, soltero de noche comedia original de Julio Mathias, es el montaje que Tania Ballester y Ángel Luis Yusta han estado ofreciendo por toda España desde principios de verano como auténtico estreno, ya que, en una versión anterior, únicamente se había representado en Madrid, y que tienen previsto seguir ofreciendo hasta principios del próximo año. La pareja artística tiene preparada, para comenzar en noviembre, una campaña municipal para los escolares madrileños con el montaje Historia de Madrid creado para el Madrid 92 y que retoman ante las numerosas peticiones tanto de colegios como de profesores, técnicos de educación y asociaciones de padres de alumnos, puesto que presenciando dicho espectáculo, con textos de nuestro crítico teatral, Lorenzo López Sancho, los pequeños aprenden la historia de la capital y se divierten escuchando los diálogos de los picaros que van recorriendo los monumentos madrileños. Cambio de marea La Sala Triángulo acogerá a partir del próximo martes, día 12, el montaje de la compañía Teatro Pez Luna Cambio de marea que lo coproduce con el Centro Andaluz de Teatro, un espectáculo inspirado en relatos de Ernest Hemingway y que también contiene textos de García Lorca y de Yalal al Din Muri. Son los intérpretes de Cambio de marea dos actores andaluces, Consuelo Trujillo y Manuel Morón; Lia Chapman, actriz centroamericana de color y el norteamericano Ben Temple, dirigidos por Juan Carlos Corazza. 27 vagones de algodón La compañía Altren, compuesta por María Jesús Pérez, Miguel Escutia y Antonio Martínez, dirigidos por Agustín Bellusci, presentará a partir del próximo viernes, día 15, en la sala Ensayo 100, la obra de Tennessee Williams 27 vagones de algodón ofreciéndose a partir de esa fecha todos los jueves, viernes, sábados y domingos. Siempre en otoño la nueva comedia que en un momento de éxito nos propone Santiago Moneada, unifica, funde dos grandes temas: los motivos más secretos del comportamiento humano y el tiempo. ¿Por qué hacemos las cosas que hacemos? El tiempo que comporta la pregunta sobre el destino y sobre la propia vida. Tres hermanas, Alejandra, Elena y Constantina, se reúnen, citadas por la menor, en la desertada, pero amorosamente conservada, casa de sus padres donde vivieron la infacia feliz y los primeros Santiago Moneada conflictos de la primera juventud. Alejadas durante algunos años, evocan aquellos tiempos al encontrarse otra vez. Le recordaba este comienzo al crítico, dos comedias anteriores, tan intensamente que al final del primer acto, empezaba a creer que estaba ante un remaque que Moneada había reescrito el primer acto de otra suya anterior. Me justificará confesando que jamás leo antes de un estreno ni el programa ni, por lo tanto, las palabras preliminares que suelen acompañarlo. Pese a los muchos años de profesión, no renuncia uno a la esperanza de ser sorpendido. Así que al alzarse el telón uno ignoraba que no habría tampoco en el segundo, personajes masculinos. Como no los había, reconocí que la intuición primera estaba equivocada. No reescribía el autor otra comedia suya. Tampoco estaba bajo la impresión de una de esas cosas que, profundamente olvidadas, un día, pasados años y años, vuelven a la mente y uno cree suyas. Moneada encontró su tema- lo aprendí ya en casa al leer el programa- en el recuerdo del cambio dramático que se produjo en la vida de una bellísima y triunfante actriz a la que conoció personalmente: Audrey Hepburn. Ese cambio le sugirió, muchos años después, el tipo de Elena, la deliciosa muchacha sensual, curiosa, frivola, que a la puerta de sus sesenta añso, dará un cambio radical a su vida. Las otras dos hermanas, la seria, pacata y mediocre Alejandra, y la más brillante y algo dipsómana Costantina, completan un cuadro humano en el que la conciencia de los años pasados, el peso de la edad adquirida, anteasala problemática del ya más cercano desenlace, o sea, el tiempo inducen a una revisión dramática de lo vivido, de lo por vivir y empujan a decisiones radicales. La solterona, se casará. La mejor dotada buscará en la vieja casa maternal el refugio definitivo. El tiempo y los Conways la gran comedia escrita en 1932 por John Boynton Pries tley tiene un parentesco inevitable de las tres hermanas moncadianas con aquellas, Hacel, CaroJ y Kay drl dramaturgo inglés. Pero lo que hace Moneada no juega con el tiempo. Es un treno, un hondo canto a la tremenda fuerza del tiempo sobre la vida. Estas tres mujeres no ven, no sueñan, mejor dicho, con su futuro. Recuerdan su pasado. Toda la acción es una evocación de la vida vivida, de un descontento profundo que va revelándose desde la alegría del reencuentro, desde las confesiones desvergonzadas y alegres o lo serios rigores morales en conversaciones tan espirituales como graciosas, llenas de risas, que desembocará en cambios radicales de los que el autor no nos dará sino verbal noticia, rehusando así, a escenificar los cuatro años que conducirían al desenlace, sumidas las tres hermanas en un precioso treno sobre sus pasados. La capacidad del autor para lograr que los personajes se nos muestren por lo que dicen, y en esta comedia más por lo que han hecho que por lo que se proponen hacer, dan como resultado una acción cómica muy divertida que se encaminará a un final, que no veremos, y será dramático. Ángel García Moreno ha tratado con delicadeza, con dedos de plata en un luminoso escenario lleno de vida familiar, de añoranzas, de Toni Cortés el magnífico teclado de que disponía: tres grandes actrices; tres artistas complejas, muy personales, capaces de convertirse en tres caracteres humanísimos, llenos de ternura, de alegría y tristeza, que tan misteriosamente suelen ir unidas. Brillantísima, voluble, deliciosamente impúdica, Julia; reservada, tierna, capaz de dejarse escandalizar entre sonrisas, Irene; emotiva, capaz de descubrir con naturalidad su más calladas angustias, entre lágrimas y burlas llenas de veracidad, Amparo. El arte de estas tres expertas actrices tan diferentes entre sí, al servicio de este texto y bajo el director de orquesta refinado qu es García Moreno, logra el trémolo más difícil: hacer reir y reir para desembocar cuando menos se espera en la emoción humanísima del decontento y la tristeza. Lorenzo LÓPEZ SANCHO Ha muerto Rubén García, un maestro del humor Madrid. C. G. Una vez más el teatro, ese mundo de la farándula, de la alegría, la sonrisa y el humor, vierte sus lágrimas sobre uno de sus miembros. Rubén García, un primer actor cómico que durante muchos años ha levantado la sonrisa de todos los públicos españoles en diferentes compañías, nos ha abandonado. Rubén García- tenía sesenta y siete años- llevaba cerca de año y medio retirado de toda actividad artística. Su corazón le traicionó y le obligó a retirarse de los escenarios en plenas facultades profesinales. Ahora no podrá volver, como hubiera sido su intención a subir a un escenario para transmitir la gracia de gag a los espectadores. Se ha retirado definitivamente. El veterano actor falleció el pasado viernes en e! Hospital Clínico de Madrid, y sus restos mortales serán trasladados hoy domingo, a las once y media de la mañana, desde dicho centro hospitalario hasta el crematorio del cementerio de la Almudena.