Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 26- 7- 93 NACIONAL ABCPág. 19 El Rey pide al Apóstol Santiago protección para los legionarios, peregrinos de la paz Don Juan Carlos condenó la violencia asesina de los terroristas Su Majestad el Rey pidió ayer, en la tradicional ofrenda al Apóstol Santiago, por los soldados españoles que, peregrinos de la paz fuera de nuestras fronteras, van en ayuda de los hermanos que más sufren Ante el Patrón de España, Volvía Don Juan Carlos a Santiago de Compostela para realizar la ofrenda al Patrón de Espana. No quiso faltar en este Año Santo de 1993 a su cita real con el Apóstol y, poco después de las diez y media de la mañana, tras haberse incorporado a la procesión en la Plaza del Obradoiro- l a abría una representación de caballeros de la Orden de Santiago, encabezada por el duque de Alburquerque- los Reyes hacían su entrada en la Catedral. El recinto religioso abrió sus puertas a las seis de la mañana. Cientos de personas llenaron entonces los bancos de la iglesia: desde peregrinos que veían así culminado el anhelo con el que comenzaron la ruta jacobea, a compostelanos que cumplían así con su cita anual con el Apóstol. La misa fue concelebrada por el arzobispo de Santiago, Monseñor Rouco Várela; el arzobispo de Madrid, Monseñor Suquía; los cuatro obispos de Galicia y los de Sevilla, Santo Domingo y Alcalá, entre otros. Tras el Evangelio, una Comisión del Cabildo integrada por dos canónigos, se acercó al sitial de honor ocupado por los Soberanos. Fue entonces cuando comenzó la invocación de Don Juan Carlos al Apóstol, que quiso hacerla como un peregrino más de los muchos que a lo largo de este Año Jubilar vienen del universo mundo para postrarse ante vuestro sepulcro en procura de paz espiritual y reconciliación Pidió el Rey al Santo la continuidad de un futuro en paz, en justicia y en libertad para todos y recordó que los españoles están presentes, junto a otras naciones, en un doble escenario: aquél que construye un futuro mejor y aquél que, desafortunadamente, acoge las tragedias humanas. Ilumínanos, Santo Patrono- afirmó Don Juan Carlos- para que el acierto acompañe nuestros esfuerzos, y protege a los hijos de España que, peregrinos de la paz fuera de nuestras fronteras, van en ayuda de los hermanos que más sufren Pidió también el Rey claridad en las ideas, rigor para llevarlas a cabo y firmeza para mantenerlas con el fin de llevar a buen término la peregrinación de la Santiago de Compostela. Clara Isabel de Bustos Don Juan Carlos elevó una plegaria para que nada ni nadie aparte a nuestro país de la senda de la libertad y condenó la irracional violencia asesina que recientemente ha golpeado, cobarde y ciegamente a las Fuerzas Armadas. Mario Soares recibió la Medalla de Oro de Galicia Santiago. C. I. B. La estancia de los Reyes en Santiago de Compostela concluyó a última hora de la tarde con la entrega a veintitrés personalidades y organismos de las Medallas de Galicia que cada año se entregan con motivo de la fiesta del Día de Galicia. El acto, celebrado en el Monasterio de San Martín Pinario, comenzó con la lectura del acta de concesión de las medallas que, junto a un diploma acreditativo, fueron entregadas por Don Juan Carlos a cada uno de los galardonados. A continuación, tomó la palabra el presidente de la Junta de Galicia, Manuel Fraga, que glosó la figura del presidente de Portugal, Mario Soares, distinguido con la Medalla de Oro de la comunidad. Fraga se refirió a la labor desarrollada por el presidente Soares en la mejora de las relaciones en todos los campos entre España y Portugal, habiendo ayudado a olvidar viejas desconfianzas entre españoles y portugueses y favoreciendo el despuntar de nuevas empresas e inciciativas comunes El dignatario portugués, en su discurso, expresó su gratitud ha- cia una nación, España, a la que se siente muy próxima y a la que felicitó de nuevo por la renovación democrática que ha llevado a cabo. Soares recordó que ambas naciones han inciciado juntas el camino de Europa en el que también tendrá un papel destacado la comunidad iberoamericana. Junto a la Medalla de Oro se concedieron nueve medallas de plata y trece de bronce. Recibieron la Medalla de Plata el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera; la catedrática e investigadora Marina Ángeles Alvariño; el regatista José Ignacio Bugarín; el astrónomo aficionado lucense, descubridor de la supernova Francisco García; el cantante Juan Pardo, el presidente de la Academia Portuguesa de la Historia, Joaquim Veríssimo; el presidente de la Región Norte de Portugal, Luis Brada Da Cruz; el teólogo Cesáreo Gil Atrio y el presidente de la Asociación Francesa de los Caminos de Santiago, Rene de la Coste. Y entre los premiados con la medalla de bronce se encuentran, entre otros, la Cociha Económica de Santiago, los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres y el director del Museo de Pontevedra, José Carlos Valle. El Rey ante el Apóstol Los españoles, que deseamos una paz justa, estamos presentes, junto a otras naciones, en ambos escenarios: en el de la construcción de un futuro mejor y en el de las tragedias inhumanas Ilumínanos, Santo Patrono, para que el acierto acompañe nuestros esfuerzos, y protege a los hijos de España que, peregrinos de la paz fuera de nuestras fronteras, van en ayuda de los hermanos que más sufren El pueblo español está llevando a cabo desde hace quince años la peregrinación de la libertad. Necesitamos claridad en las ideas, rigor para llevarlas a cabo y firmeza para mantenerlas. No permitas, Apóstol Santo, que nada ni nadie nos desvíe de nuestra meta Hace bien poco acabamos de pasar por un trágico trance en el que la irracional violencia asesina ha golpeado cobarde libertad que el pueblo español emprendió hace quince años. No permitas- a ñ a d i ó- que nada ni nadie nos desvíe de nuestra meta Tuvo Don Juan Carlos palabras de condena para la violencia terrorista, al recordar el trágico trance en el que la violencia asesina ha golpeado cobarde y ciegamente a ilustres representantes de nuestras Fuerzas Armadas y a conciudadanos inermes Pidió entonces el Rey que el sacrificio de las víctimas del terrorismo se convierta en semilla que haga germinar en nuestra Patria ese anhelo de ser e n i d a d c o l e c t i v a que nos anima Recordó el Monarca que en el Camino de Santiago está el origen del sueño de una Europa unida y evocó la esperanza puesta en los pasos que se van dando hacia una Europa cada vez más identificada consigo misma, más allá de los conflictos y disensiones históricas Extiende tu mirada, Señor Santiago, sobre todo el territorio nacional dijo el Rey antes de y ciegamente a ilustres representantes de nuestras Fuerzas Armadas y a conciudadanos inermes. Te pedimos, Santo Patrono, que transformes su sacrificio en semilla para que germine en nuestra patria común ese anhelo de serenidad colectiva que nos anima España es una especie de mosaico, hermoso y único, en el que cada pieza, cada Comunidad, constituye un elemento indispensable para componer la firme figura que es su ser esencial concluir su plegaria. En gallego, calificó a Galicia como una comunidad autónoma fuerte, con enérgica personalidad y un fuerte sentido de la continuidad Ayudando a Galicia- d i j o también ayudas a toda España La ofrenda de Don Juan Carlos fue contestada por el Arzobispo de Santiago, quien pidió en su homilía por aquellos que tienen su existencia maltrecha por la enfermedad, por la falta de trabajo y por la droga así como por quienes tienen la conciencia rota por los atentados cometidos contra la vida de los más inocentes, contra la solidaridad y contra el amor Tras la ceremonia religiosa, que concluyó con el tradicional botafumeiro regando de incienso el crucero de la catedral, los Reyes se acercaron hasta el camarín del Apóstol para abrazar y besar al Santo. En el Pórtico de la Gloria, Don Juan Carlos y Doña Sofía fueron despedidos por el Arzobispo de Santiago y los obispos de Galicia.