Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPINIÓN VIERNES 28- 5- 1993 Panorama VOTANDO, QUE ES GERUNDIO O sea, que los cabezas de lista no te inspiran confianza pero hay que votar, porque si no votas resulta que favoreces a la mayoría. ¿No querías caldo? pues dos tazas. Cómo es posible que, no habiendo político que, decididamente, sea merecedor de tu apoyo, acabes por apoyar a quien, decididamente, te ha defraudado. Cómo va a ser que pese semejante chantaje, cómo es que el sistema democrático adopta normas tan sinuosas, tan perversas, que finalmente te fuercen a realizar un acto para simular que apruebas lo que en realidad repruebas. No hay catedrático de ciencias políticas ni doctor en matemáticas capaz de hacer tragar esa bola, ese gesto inmoral que consiste en presionar a la gente para que haga lo contrarío de lo que piensa. Y gracias que todavía aquí el voto no es obligatorio. Bastante faena es ya sentir que nadie nos representa, bastante soledad la de saber que no hay voz pública que podamos llamar nuestra. O tal vez sea a la inversa; quizá, después de todo, sea un privilegio haber llegado a la elemental conclusión de que nadie va a sacarnos las castañas del fuego, que más vale hacérselo por sí mismo (y con los vecinos y con los amigos y con los afines, siempre que sea fácil y para bien) sin esperar de los políticos o del sistema más que intentos de seducción, de vampirismo, de coerción. Lo cual no es de extrañar en un Estado pródigo en chupatintas, chupasangres, chupaetcéteras, en un sistema que se pretende garante del bienestar de sus ciudadanos cuando el papel del ciudadano no es otro que aguantar desaires, aflojar la mosca, cumplir preceptos. Qué ventajas procurarán al votante de las ciudades y los campos y los mares y las fábricas estos políticos que hablan de cualquier cosa menos de su proyecto para mejorar nuestras vidas. En qué medida servirá nuestro voto para un presente más limpio, más estable, más barato, más llevadero. De eso no se escucha una palabra porque hasta del lenguaje de la gente están lejos. Así que abstenerse favorece a la mayoría... Pues ya puede ir sabiendo la mayoría que- e n esta ocasión y en el futuro- se verá ampliamente favorecida. Así, siempre será legítimo, aunque disparatado, afirmar que se gobierna merced a todos los que no quieren ser gobernaüos. Y, como sería de esperar, merced al inestimable, codiciable, respetable sostén de los temerosos, confundidos, convencidos votantes. Qué cosas. Mercedes SORIANO Planetario LUJOS DE LA PROPAGANDA C OMO si estuviera enviada a tontas y a locas, el Correo o qué sé yo quién, deja en mi casillero postal, como en todos los demás de la casa, un cariñoso mensaje de propaganda electoral que alecciona al destinatario, cualquiera que éste sea, con siete buenos motivos para apoyar la candidatura del remitente. El primero de esos motivos es que el equipo del firmante es la alternativa necesaria Representa además la honradez frente a la corrupción e incita a afirmar que hace falta gobernar de otra manera ¿De qué manera? se pregunta inevitablemente el lector. De eso, de la manera, no se dice nada, pero no es necesario dado que el amable firmante es el señor Anguita. Será, se responde uno, la manera comunista. Esa manera tan inédita, tan nueva, tan eficaz que hace saltar como si les pincharan en el trasero a veteranos izquierdistas como Sartorius, Castellano y la robusta señorita Almeida, actualmente flotantes en el vacío electoral. Aprovechando que le dan gratis unos pocos de esos raros y carísimos minutos televisibles de Telediario 1 otro genio, el precioso hijo de mamá, Miguelito Bosé, nos aconseja. Lo más inteligente y práctico según él, es apoyar al Gobierno socialista Pero si uno solo canta, sin desafinar tanto como él, mientras se afeita y no tiene la menor esperanza de abrevarse en los dulces y generosos senos de la generosidad oficial, lo natural es que vea ios millones de parados, los miles de millones de dólares derrochados en la inútil defensa de la desdichada moneda nacional, en lugar de las óptimas generosidades del semidifunto Gobierno socialista, con toda suerte de titiriteros utilizados para la propaganda del señor Guerra, mucho más cara que las cartitas postales del señor Anguita. Lástima que el gastador supremo, el infatigable y cordial lector de periódicos por los que se entera de lo de Filesa y otras desventuras, quiérese decir el señor González, no esté en su momento como ha dicho agudamente el querido señor Pujol para disculparle la derrota que acaba de sufrir en su primer y quizás único choque dialéctico televisado con el candidato del PP, señor Aznar. Qué desoladoras ingeniosidades no utilizaría para enseñarle al señor Anguita que cuando se pide el voto, aunque sea por correo y al buen tuntún, hay que decir cosas más concretas, sobre todo cuando no pesa sobre el candidato, realmente inédito como algo más que alcalde, la insoportable carga de desastres durante una década maravillosamente arruinadora, como la que a don Felipe le frena, y hace que no esté en su momento como explica el señor Pujol, situación de baja forma que seguramente estos días, mientras lee los periódicos nacionales y se hace traducir los extranjeros, le hace reflexionar con amargura que cualquier tiempo pasado fue mejor, que los honores internacionales no son nada y que lo que le convendría sería encontrar un truco para justificar su huida ante las cosas que ya estará pensando decirle, con ocasión de la segunda, el señor Aznar. No es del todo cierto que el futuro haya superado al pasado. El futuro no existe, como decía yo aquí el otro día, reflexionando sobre un pasado mucho más largo y creo que menos dañoso para el país. El pasado es lo que pesa. Y como pesa sobre ia fatigada espalda del señor González que, precisamente por eso, no está en su momento Donde está es en su pasado, que, ¡ay! es nuestro pasado. El de todos. ¿Cómo se las arreglará el señor Aznar si llega a superar las cartas de Anguita, las colillas baratas del hijo de doña Lucía Bosé y otros y otras cantamañanas que tal, para remediar ese decenal desastre que está a punto de dejarnos don Felipe? Eso sí que no hay cartas que lo digan, ni canciones que lo eliminen. Lorenzo LÓPEZ SANCHO Ayuntamiento de Madrid CONCURSO Objeto: Obras de Operación Asfalto 1993 (avenida Cardenal Herrera Oria y otras) Plazo: Hasta las trece horas del día 3 de junio de 1993. Presentación de plicas: Sección de Contratación. Plaza de la Villa, número 5, segundo piso. Anuncio extenso: Boletín Oficial del Estado del día 22 de mayo de 1993. Madrid, 25 de mayo de 1993. -E! secretario general, José Mario Corella Monedero.