Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c Los análisis de los últimos datos del CIS apuntan una ligera ventaja del PP sobre el PSOE Según estas estimaciones, el Partido Popular podría gobernar Madrid seguir hasta 153 escaños, frente a los 135- 145 que obtendrían los socialistas. Izquierda Unida subiría hasta sumar 28 diputados, mientras que el CDS se quedaría sin representación parlamentaria, según estas estimaciones de expertos. í, Sj El análisis de los últimos datos del CIS de mediados del mes de abril apuntan a una ligera ventaja del Partido Popular sobre el PSOE en intención de voto, hasta atribuir a la formación política de José María Aznar la posibilidad de conEl citado análisis de los datos del CIS señala un posible vuelco en el panorama político, pues el partido de Aznar estaría en condiciones de gobernar por medio de alianzas en los partidos del centro derecha nacionalista, CiU y PNV, que suben uno y dos escaños respectivamente, y podrían aportar a la hipotética coalición un total de 26 escaños, una cómoda mayoría absoluta de 179 diputados, cuatro más la mitad de la Cámara, de acuerdo con el análisis de expertos y a falta de los datos oficiales que este organismo remitirá a la Junta Electoral en los próximos días. El organismo encuestador perfila ahora los datos definitivos del mes de abril, que entregará a la Junta Electoral en los próximos días esté terminada será remitida a la Junta Electoral para que ésta, a su vez, la envíe a los partidos. Arango, consultado por ABC, dijo que los únicos datos facilitados a las formaciones políticas días atrás son los obtenidos mediante 1.200 entrevistas telefónicas realizadas los días 15 y 16 de abril para conocer la opinión de los encuestados sobre el adelanto de elecciones. También advirtió que el centro oficial sólo hace en sus sondeos mensuales una estimación por porcentaje y no con distribución de escaños. La última encuesta electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas, realizada el pasado mes de marzo, registraba un descenso en la intención de voto al Partido Socialista, que se quedó en un 34,6 por ciento, mientras la del PP ascendía hasta el 33,6 por cien. INDEPENDIENTES CANARIOS ma i UNION PSOE 135- 145 PP 143- 153 VALENCIANA Pérdida de 30 ó 40 escaños Por contra, las previsiones para los socialistas de los citados análisis son una auténtica catástrofe, pues supondría que Felipe González perdiera entre 30 y 40 escaños y le resultaría muy difícil seguir en el Poder, pues ni con los pactos con Izquierda Unida, ni con la alianza con los nacionalistas podría sumar una mayoría suficiente para gobernar. Según los resultados del sondeo, aún queda un 27,2 por 100 de indecisos que pueden cambiar el panorama. La cifra prevista de la abstención se eleva a un 37,6 por 100, mientras que los decididos a ejercer el derecho al voto alcanzan el 62,4 por 100. En voto decidido, el PSOE consigue un 22,8 por 100 y el PP un 20,5 por 100, por lo que la ventaja de Aznar resulta de sumar a un parte de los indecisos según otras preguntas menos dierectas. El espectacular aumento del Partido Popular confirma su tendencia al alza que arranca de meses atrás y, al mismo tiempo, supone ratificar la caída del PSOE que desde septiembre no ha dejado de bajar y se situó en marzo por debajo del 35 por 100, cinco puntos menos que en los anteriores comicios. Después del ascenso pronosticado para el PP, la fuerza política que más puede progresar es Izquierda Unida, que según el estudio citado puede lograr hasta diez escaños más y sumar 28 diputados. Sería el mejor resultado obtenido por IU o el PCE en su historia. El mismo caso es del del Partido Popular que cifraba sus objetivos cuando se disolvieron las Cortes en pasar de los 145 diputados, un número que permitía después buscar una alianza con CiU para gobernar. Los 153 permitirían incluso a Aznar prescindir del PNV para formar una mayoría suficiente, pues con 172 parlamentarios también podría gobernar si los diputados de Herri Batasuna siguen sin ir al Congreso. Los nacionalistas catalanes, según el sondeo, pueden obtener un escaño más, mientras que el PNV pasaría a tener siete diputados, dos más que en la legislatura pasada. El ascenso del Partido Popular es más acusado en las circunscripciones donde predomina el peso de las grandes ciudades. Así, en Madrid podría subir hasta los 16 diputados, cuatro más que en los anteriores comicios. El director del CIS, Joaquín Arango, negó ayer que esté terminada la encuesta del mes de abril e insistió en que en cuanto Sondeo de marzo La diferencia con respecto a las anteriores elecciones generales era de cinco puntos para el Partido Socialista, que obtuvo entonces el 39,6 por ciento de los votos, y de 7,8 puntos para el Partido Popular, que alcanzó un 25,8 por ciento de los votos. Asimismo, el CIS previo el ascenso de Izquierda Unida en 2,6 puntos con respecto a los resultados de las generales de 1989 (de un 9 por ciento a un 11,6) y confirmó la previsible desaparición del CDS del arco parlamentario. La variación en la intenión de voto de las formaciones nacionalistas era mínima según la encuesta citada. Los resultados aportados por el CIS se aproximaban a los de los sondeos privados hechos públicos por esas mismas fechas, que coincidían al pronosticar un equilibrio de fuerzas entre los dos principales partidos, aunque unas encuestas señalaban una ligera ventaja para una u otra fuerza política. Otros puntos de coincidencia entre la encuesta del CIS y los demás estudios eran los de la desaparición del CDS como partido con representación parlamentaria. Esos datos del Centro de Investigaciones Sociológicas obraban en poder del presidente del Gobierno, Felipe González, cuando decidió disolver las Cámaras. ELOGIO A SUÁREZ La actitud mantenida hasta ahora por el antiguo presidente del Gobierno Adolfo Süár ez ante la burda operación fraguada desde la Moncloa para incluirle entre la nómina de independientes del PSOE sólo merece el más cabal de los elogios. Se ha utilizado su nombre, su labor histórica y su habilidad política durante la transición (19751982) para urdir una laberíntica operación cosmética en favor del candidato socialista, el mismo González, que no paró entre 1977 y 1981 de alentar críticas y radicales censuras a la moderación centrista manifestada por el presidente de UCD. El silencio de Adolfo Suárez desmiente por su elocuencia cualquier otra interpretación. En el vértigo electoralista mostrado por el PSOE, nada parece ser respetado. Acertar cuando se rectificaba ha sido la divisa que ha caracterizado las legislaturas de mayoría socialista. Nadie pudo imaginar que llegarían a tanto: intentar apropiarse de la herencia centrista, aquella que los candidatos actuales del PSOE se encargaron de dinamitar. Adolfo Suárez, una vez más, ha dado muestras de su serenidad de ánimo y de su talante político. Merece el elogio sin reservas.