Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO PRENSA POR ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 28 DE ABRIL DE 1993 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA TENGO de México donde, en representación de la Real Academia Española, he asistido a un Coloquio sobre El idioma y la identidad nacional hacia el nuevo milenio El Coloquio, inaugurado por don José Luis Martínez, director de la Academia Mexicana de la Lengua, estaba organizado por la Federación de Instituciones Mexicanas de Educación Superior y por la Comisión Estatal para el Fomento del Uso Correcto del Lenguaje del Estado de México. Lo coordinaba la señora de Cordero, presidente de una de las Universidades convocantes. Creo que es esencial, para comprender el ambiente, tomar nota de lo que dijo en su intervención el profesor Raúl Ávila Sánchez, del Colegio de México: que en un país donde todo se cuestiona, sobre todo en relación con la polémica entre españolistas e indigenistas, reavivada con motivo del V Centenario, lo único que no se cuestiona es la lengua española. Continúo. Preocupa mucho en México el uso correcto de la lengua española. Y se aviva ahora esta preocupación por dos razones: el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos puede favorecer, se teme, la irrupción masiva e incontrolada de anglicismos; y la modificación del artículo 4 de la Constitución, en el sentido de propugnar la protección de las lenguas y culturas indígenas, deja un tanto marginado al español, que ni siquiera es mencionado. Este Coloquio es una prueba más de esa preocupación. En él me enteré de cosas que, sin duda, pueden interesar en España, donde la situación tiene algunos matices coincidentes. No hay en España, por ejemplo, que yo sepa, nada equivalente a esa Comisión arriba citada del Estado de México, que publica un Boletín con instrucciones concretas sobre el uso correcto (tengo, por ejemplo, las relativas a evitar el uso de checar de to check dando las equivalencias españolas) contesta a consultas, etcétera. Más importante todavía. Un número significativo de escritores y profesores de prestigio han dirigido al presidente Salinas de Gortari una carta que sugiere que se introduzca en la Constitución la mención expresa del español como lengua nacional y se promulgue una ley federal sobre el uso del español en México, sin perjuicio de reconocer el papel de los idiomas indígenas. Dice dicha carta: El idioma español que hablamos y escribimos la mayoría de los mexicanos, el idioma de la Federación, aún no ha sido considerado en la Carta Magna Lo llama nuestro principal vínculo con la cultura universal Tengo en mi poder un ejemplar del anteproyecto de dicha ley, en el que se especifica en términos muy concretos el papel del español en la enseñanza, en la Administración, en la propaganda comercial, en el lenguaje técnico, etcétera. La moraleja puede ser ésta: la situación del español en España presenta problemas semejantes y habría que proponer soluciones semejantes. A diferencia de la mexicana, la Constitución española sí se ocupa de la cuestión lingüística. En su artículo 3 declara el castellano como lengua oficial de España, que todo español tiene el deber de conocer y el derecho a usar. Y añade que las demás lenguas españolas serán también oficiales en sus respectivas Comunidades autónomas. ABC DOMICILIO SOCIAL AV. DE AMERICA, 124 28 0 27- M A D R I D DL: M- 13- 58. PAGS. 136 V MÉXICO, EL ESPAÑOL Y ESPAÑA telectuales mexicanos de plasmarlas en una ley, pienso que es el camino correcto. Y ahora Esto es correcto: los hechos deben respequerría pasar a otro tema, apuntado al cotarse y también los sentimientos. Pero todos y mienzo cuando yo recordaba que sobre el eslos de todos. Y la cooficialidad de las lenguas pañol no hay discrepancia entre mexicanos de está sin determinar en el detalle, no hay dispovisiones históricas y culturales diferentes. Ya es siciones generales que desarrollen la Constitu- mérito, porque la polémica sigue tan viva como ción. Esto está creando, en la práctica, muchísi- siempre en México, está a flor de piel. Siguen mos problemas. Es inútil ocultarlo. vivos y luchando, un tanto anacrónicamente, Todo esto sugiere la idea de que también en Hernán Cortés y Moctezuma y Cuauhtémoc. ¿Hasta cuándo? España se llegue a una ley que reglamente el uso de las lenguas, desarrollando los principios Sólo un botón de muestra. Yo escribí en ABC de la Constitución en dominios precisos como el año pasado (el 15 de abril) una artículo titula enseñanza, la Administración, hasta la len- lado México y Hernán Cortés que me procuró gua de los documentos oficiales y la señalizaaprobaciones entusiastas, pero también disción viaria. El principio del bilingüismo debe gustos. Mostrando un aprecio, que es sincero, mantenerse, debe favorecerse que el que lo de- por las culturas indígenas y sin ocultar la cruelsee pueda expresarse en su lengua materna en dad de la conquista, yo me dolía de que Hernán las diversas circunstancias de la vida. Y que el Cortés, fundador de la nación mexicana, no tuque hable el español, sea como lengua materna, viera allí ni una estatua ni una calle. Me parecía sea como lengua común, pueda también usarlo injusto. Pues bien, quedé expuesto a las iras, en cualquier circunstancia. Pues es, según la en un periódico mexicano, de don Rubén BoniConstitución, la única lengua que todos tienen el faz, ilustre latinista y poeta e indigenista furideber de conocer y el derecho de usar. bundo. Yo ofendía, decía, a la nación mexiCreo que puede haber soluciones racionales cana. ¡Hasta qué extremos lleva la pasión! que pasan o bien por la redacción en dos len ¿Por qué no, mejor, un poco de racionalidad? guas de los documentos oficiales o bien por orFue aquel un parto traumático, como el de la ganismos o instituciones dobles, en una y otra nación española, parteada por Roma. La histolengua, como hay periódicos, por ejemplo, ria, muchas veces, no ahorra la sangre. Pero en tanto en catalán como en español (y en Quebec ambos casos surgió algo nuevo, grande: una hay Universidades en inglés y en francés) Y nación excepcional. Cortés, concretamente, reque debe seguir facilitándose la enseñanza de novó el antiguo mito del fundador que viene de las otras lenguas de España, pero sólo a título lejos y se une a la princesa- a doña Marina, a voluntario. Y sin que el desconocerlas coloque doña Isabel de Moctezuma- como Alejandro a a nadie en situaciones de inferioridad para los Roxana, César a Cleopatra. Ya se sabe, estos puestos de trabajo. fundadores incurren a veces en crueldades, suPorque el problema lingüístico existe en Es- cumben a la hybris Pero son fundadores, paña y existen también las soluciones posibles, merecen honor. por vía de consenso y de reglamentación. Las Cortés, por lo demás, no hizo otra cosa que que no valen son las soluciones unilaterales, encauzar la rebelión de casi todo México contra las presiones directas o indirectas para converel imperio azteca. Abrir la vía a un nuevo mundo tir de facto a las otras lenguas en las únicas lenguas oficiales, en obligatorias en la práctica. inevitable: lo sabían Moctezuma en su melancoPara dejar al español (la lengua común de la lía, Cuauhtémoc en su valor desesperado. Lo sabía Cortés cuando citaba a San Lucas: Todo nación, la segunda lengua del mundo) como reino dividido por dentro, perecerá una lengua marginal y residual puramente privada. La mal llamada normalización del catalán ¿O es que cien tribus guerreras con cien lenlleva a eso. Y serían los habitantes de esas reguas diferentes, que se diezmaban en las guegiones de España, si la cosa sigue adelante, los rras floridas podían ser ese futuro, por muchas más perjudicados. El español es importante que sean las cosas que admiramos en esas culpara su vida, su cultura, sus relaciones con el turas? El futuro estaba en la cultura del mundo mundo. Es también lengua suya. Y no es obs- occidental, con tintes españoles en este caso, táculo para nada. con matices indígenas sin duda. Aquel futuro es Hay, de verdad, soluciones de concordia, de el hoy de México. A un fino traductor de Virgilio, colaboración, de amistad. El intento de los in- al español por supuesto, como es mi ¡lustre contradictor, no se le ocultará, espero, esto. Hay que saber ver la realidad y aceptarla, aunque al tiempo sepamos comprender otros mundos, aunque los sintamos en nuestras entrañas. En fin, ahí está el México de hoy, con sus contradicciones, sus problemas, su españolismo, su indigenismo. Pues bien, y con esto retorno a mi comienzo: es la lengua española aquella en que en definitiva y sin posible discusión se sustenta la AUTOMÓVILES nación mexicana. Ya hemos visto hasta qué Símbolo de distinción punto preocupa y es amada en México como símbolo de identidad y de comunicación con el mundo. Y ello sin detrimento del aprecio por los otros idiomas de muchos mexicanos. Buen modelo para España. enero San Francisco de Sales, 12 Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS de la Real Academia Española