Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DON JUAN: UNA VIDA AL SERVICIO DE ESPAÑA VIII Don Juan III descansará junto a los demás Reyes de España Los restos mortales de Su Alteza Real Don Juan de Borbón descansarán, por expreso deseo de Don Juan Carlos, en el Panteón de Reyes del Monasterio del Escorial. Con ello se reconoce que, aunque no llegara a regir los destinos de España, el Conde de Barcelona (que hubiera reinado con el nombre de Juan III) fue Rey de La obra de Felipe II, a la que se ha llamado con justicia la octava maravilla del mundo, es centro religioso, palacio y centro de sabiduría. El 23 de abril de 1563 se puso su primera piedra, testimonio pétreo de la gratitud de este Monarca al Altísimo por la victoria de las armas españolas en San Quintín, el 10 de agosto de 1557, festividad de San Lorenzo. La dirección de la obra fue encargada a Juan Bautista de Toledo. A su muerte, en 1567, le sustituiría Giambattista Castello el Bergamasco, quien falleció también dos años después. Finalmente sería Juan de Herrera, que había sido ayudante de Juan Bautista de Toledo, quien acabaría las obras. Madrid. Informes derecho durante 36 años. De acuerdo con una tradición instaurada hace tres siglos y medio, en el panteón reposan los restos de Carlos I, Felipe II, Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Luis I, Carlos III, Carlos IV, Fernando Vil, Isabel II, Alfonso XII y Alfonso XIII y de las reinas que fueron madre de Rey así como de los reyes consorte. Reyes y consortes 1- G a r i o s i 3- FeJtpe! li Panteón de Reyes (planta octogonal) j j J 2- F e l i p e 11 4- PeHpetV: 5- C a c t o s I I 6- i. uisi -G a r i o s 111 8- Carlos i V 8- Fernando Vil i 1 0- I s a b e l II 1 1- Alfonso X ¡1 12- AlfonsoXlll i c i Í 13- Vacío V i V 1 Vacío í i- i El Panteón está construido bajo el altar mayor de la Basílica; su planta es octogonal, de 10 m. de diámetro y 10,60 de altura. De los ocho lados, dos están ocupados, uno por el altar y otro frente a él, por la puerta; las urnas sepulcrales, 26 en total, están colocadas cuatro en cada ochava y dos sobre la puerta. 15- (sabe! (Cartas V) i 16- Ana de Austria (Felipe 11) 17- Margarita (Felipe til) v 18- Isabel (Felipe ¡V) l- 19- María Ana (Felipe IV) 20- María Luisa (Felipe V) 21- ManaAmalia (CarlosIII) 22- María Luisa (Carlos IV) 23- María Cristina (Femando Vil) 24- Feo. te ASÍS (Isabel ¡I) Felipe II; de su hijo, el Príncipe Don Carlos, y de sus padres, el emperador Carlos V y la Emperatriz Isabel. Trece años después, al quedar terminada la Real Basílica, el Monarca ordenó su traslado a una bóveda más espaciosa situada bajo el presbiterio del altar mayor. Allí sería depositado a su muerte, en 1598, el cadáver de Felipe II. Habría que esperar más de medio siglo, hasta 1654, para que se habilitara el actual Panteón de Reyes. En 1617 Las obras fueron iniciadas en 1617 por Felipe III, que no podría verlas terminadas, ya que la muerte le sorprendería cuatro años más tarde. Sería, por fin su sucesor, Felipe IV, el que daría fin a las obras. El martes 17 de marzo de 1654, con asistencia del Rey y de toda su corte, sería inaugurado el Panteón, tal y como ha permanecido hasta nuestros días. La planta, de forma octogonal, con un perímetro de 31,20 metros, tiene 10,90 metros de diámetro y 10,14 metros de altura. A media altura, sobre los paneles de mármol de San Pablo de los Montes (Toledo) están situados ocho ángeles de bronce dorado. Seis de los lados del octógono están ocupados por las veinticuatro urnas funerarias, que sumadas a otras dos, situadas sobre la puerta del séptimo lado, completan un total de veintiséis. Cada una tiene un tarjetón de bronce con el nombre de quien la ocupa. A la derecha del altar, situado frente a la puerta, están las urnas de los Reyes, y a la izquierda, las de las Reinas que han sido madres de Reyes. La norma tiene, sin embargo, tres excepciones: la de Doña Isabel II, que reposa entre los Reyes, mientras que su esposo, Don Francisco de Asís, ocupa una urna entre las Reinas, y la Reina Doña Isabel de Borbón, primera esposa de Felipe IV, que descansa entre las Soberanas sin haber sido madre del Rey. Dos parejas reales no fueron enterradas en el Panteón por propio deseo: Felipe V y su esposa, Isabel de Farnesio, que yacen en la Colegiata del Real Sitio de San Ildefonso, y Fernando VI y su esposa, María Bárbara de Braganza, enterrados en las Salesas Reales de Madrid. 25- María Cristina de Hasburgo Lorena (Alfonso XII) 26- Victoria Eugenia (Alfonso XIII) Espíritu austero El Escorial guarda una identidad absoluta con el espíritu seco y austero del monarca que mandó erigirlo. Uno de los máximos aciertos de Felipe II fue poner al frente de las obras al padre Villacastín, que asumió las tareas de intendente, celador, tenedor de libros y jefe de los obreros. Un contador y un pagador constituían toda la oficina de las obras. Veintiún años, cuatro meses y veinte días tardó en construirse la Real Fábrica, y su coste- i n cluyendo arquitectura, mobiliario y ornamentaciónfue de 68.181.818 reales, es decir, 2.727 millones de pesetas. Las urnas funerarias 13 y 14 serán ocupadas por Don Juan y, en su día, por su esposa, Doña María de las Mercedes. Posteriormente, se habilitarán en el friso otras ocho urnas sepulcrales. trucción a fondo, por lo alto, más bien externa, tras el incendio de 1671, verificada por Carlos II, y el de restauración constitutiva general, interior y exterior, que empezó a efectuarse a conciencia desde 1939, y a ritmo mejor planificado desde 1953, en la lucha contra las termitas. Los últimos Austrias fueron los que enriquecieron artística y arquitectónicamente el Monasterio, debiéndose a Felipe IV el haber concluido el Panteón de los Reyes. Pero es con los Borbones, y especialmente con Carlos III, cuando El Escorial vuelve a renacer como residencia, al haber sido escogida por este monarca para pasar las temporadas otoñales. También fue en este edificio donde nació Fernando Vil. Velázquez, Valdés Leal, El Greco, Roger van der Weyden, ...cubren sus paredes. En cuanto a la biblioteca, regida desde 1885 por la orden agustiniana, digamos que actualmente cuenta con más de 40.000 volúmenes impresos y 4.000 manuscritos, que son los que han sobrevivido a los numerosos incendios ocurridos en 1671, 1679, 1725, 1732, 1772 y 1872. Solamente en el de 1671 se incendiaron más de 5.500 manuscritos. Los primeros 42 libros llegaron en 1565. Felipe II la dotó con valiosísimos volúmenes traídos de toda Europa, y Felipe III ordenó que de toda obra impresa en España y sus reinos se enviase un ejemplar al Monasterio. El actual Panteón de Reyes del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es el tercero de los que, sucesivamente, se arbitraron en el interior del gran recinto arquitectónico. El primero, ordenado construir por Felipe II en 1573, fue instalado en la iglesia que hoy sirve de sala capitular a la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. En aquella modesta bóveda reposarían, entre otros, los cuerpos de la Reina Doña Isabel, esposa de La última piedra El lego Villacastín se había negado a ayudar en la colocación de la primera piedra, pero se reservó el derecho de poner la última. Y así lo hizo el 13 de septiembre de 1584, que fue puesta en una cornisa de la parte del pórtico. El edificio consta de un palacio, una iglesia, un convento y un panteón. La planta del Monasterio tiene una forma rectangular de 207 por 162 metros, con un saliente, también en rectángulo, en el centro del lado oriental. Su figura hace recordar una parrilla, y eso ha hecho identificarlo de algún modo con la muerte de San Lorenzo, aunque esta versión es poco rigurosa. La vida del Monasterio presenta tres momentos de voluntad creadora: el del nacimiento, con Felipe II, en 1563; el de la recons- La pinacoteca A finales de los años sesenta, el Monasterio sufrió una ligera reforma para instalar la pinacoteca en lo que era palacio de verano y aposentos reales de Felipe II, además de añadirle otros dos salones. Pinturas de los siglos XV y XVI de la escuela flamenca y alemana (Patinir, el Bosco, Durero, obras de Tiziano, Ribera, La urna sepulcral donde reposarán los restos del Conde de Barcelona se encuentra frente al altar del Panteón de Reyes, donde reposan los restos de todos los monarcas españoles salvo los de Felipe V y Fernando VI