Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 2- 4- 1993 INTERNACIONAL ABC Pág. 29 La OTAN decide hoy qué fuerzas vigilarán la zona de no sobrevuelo sobre Bosnia Stoltenberg sustituirá a Vanee al frente de las negociaciones de paz El Consejo Atlántico, formado por los 16 representantes permanentes en la OTAN, decidirá esta tarde el volumen de aviones aliados que vigilarán la zona de exclusión aérea sobre Bosnia- Herzegovina, tras la resolución adoptada el Bruselas. Francisco de Andrés pasado miércoles por la noche por el Consejo de Seguridad de la ONU. En principio, el grueso de la operación descansa sobre los Estados Unidos, Francia e Inglaterra, pero ayer ninguno de los tres países había aún dado su respuesta. M ¡rageF- 1 El Constitucional debe decidir si participan los pilotos alemanes Berlín. José Manuel Costa El Gobierno alemán se reúne hoy en sesión extraordinaria para tomar una de las más peculiares decisiones que haya adoptado Gobierno alguno. El mismísimo canciller Kohl ha interrumpido su anual r e t i r o de adelgazamiento para presidir una reunión cuyos previsibles frutos están dando lugar a una cosecha de chistes sin precedentes. El asunto tiene relación con la aprobación de un bloqueo aéreo militar sobre Bosnia por parte del Consejo de Seguridad de la ONU. Casi una cuarta parte de las altamente especializadas tripulaciones de los AWAC pertenece a la Bundeswehr. El problema surge por el hecho de que la Constitución alemana ha venido siendo interpretada de una forma muy restrictiva, según la cual los soldados alemanes no pueden participar en acciones armadas fuera de su propio país o de los límites de la OTAN. El procedimiento acordado por la coalición entre cristiano demócratas y liberales para resolver el autocreado dilema es sorprendente. Los ministros democristianos aprobarán una resolución según la cual los aviadores alemanes subirán a los AWACS. Los ministros liberales, que no lo tienen claro, se abstendrán y, a continuación, interpondrán un recurso ante el Tribunal Constitucional de Karlsruhe, disponiéndose también que los mencionados oficiales se bajen de los aviones hasta que el Tribunal decida (se supone que dentro de por lo menos dos semanas) La oposición socialdemócrata apelará asimismo ante el Tribunal. Fuerzas de la OTAN dispuestas a intervenir Clemenceau (Francés) Equipado con: F- 8 Crusaders Desplaza 27.307 toneladas Velocidad máxima de 32 nudos AWACS F- 16 Franctehapuesto a disposición un escuadrón da 10 (W ¡rageF- 1. Holanda ha ofrecido cazas F- 16. La operación será controla- da por aviones AWCS de i vigilancia de la OTAN. La operación será llevada a cabo desde la base de Vicenza (Nordeste de Italia) Hungría Equipado con: 8 aviones Sea Harrier Desplaza 20.000 toneladas Velocidad máxima de 28 nudos 24 cazas F- 14 Tomcat 24 cazabombarderos F- 18 Hornet Desplaza 61.000 toneladas Velocidad máxima de 32 nudos En cambio, otras naciones aliadas, en particular Turquía, se apresuraron ayer a poner a disposición del cuartel general de la OTAN sus Fuerzas Aéreas. Los mandos aliados analizan con suma cautela la posible participación de Ankara para no despertar la protesta griega o un cambio de actitud de Rusia, que finalmente levantó su veto en el Consejo de Seguridad a la aplicación manu militan de la zona de exclusión aérea sobre Bosnia. La intervención armada- l a primera que realiza la OTAN como tal en el extrarradio de su territorio- comenzará dentro de una semana, aunque los preparativos pueden prolongar el despliegue aéreo unos días más. Dado que el mando político del proyecto reposa siempre en el Consejo de Seguridad, la operación está abierta a la participación de países ajeaos a la OTAN, aunque en términos realistas será ésta quien ejecute los planes militares enviados en su día a Nueva York. su portaaviones Eisenhower actualmente en el Adriático) así como franceses e ingleses, que actuarían desde la base de la OTAN en la localidad italiana de Vicenza. Según los planes aprobados en su día por la OTAN, el grueso de la fuerza estará constituido por aviones caza -que podrán derribar aparatos serbios sobre el cielo de Bosnia- aunque t a m b i é n se i n c l u y e n Awacks de vigilancia y aviones de revituallamiento. El volumen necesario para reforzar la zona de exclusión es uno de los datos confidenciales del plan, para evitar una sensación de frustración en caso de que la aportación que decidan los Gobiernos quede muy por debajo de las cifras previstas por los expertos aliados. A ello se suma el clima de expectación ante la actitud francesa en el Consejo según confesó ayer a ABC una fuente militar de la OTAN. El anterior Gobierno socialista había dado su visto bueno a los planes militares enviados a la ONU, pero se desconoce si el tic gaullista del nuevo equipo francés puede levantar nuevos impedimentos. Francia actuará en la cadena de mando militar aliado que dirigirá la operación sobre Yugoslavia, pero tal como se acordó en enero pasado la dirección máxima ha recaído sobre un general norteamericano. De momento, el Gobierno británico ha confirmado la participación de sus cazas, según anunció en los Comunes el secretario de Estado de Defensa, Jonathan Aitken. Los representantes políticos de la OTAN deberán estudiar también hoy la modalidad final de la operación aérea, tras las modificaciones incorporadas en la resolución 816 del Consejo de Seguridad, en particular la prohibición de bombardear objetivos en tierra. En el proyecto original figuraba la destrucción de aeropuertos militares serbios en territorio de Bosnia- Herzegovina. Expertos militares han alabado la decisión de la ONU, porque permitirá elevar la presión sobre los serbios para completar las firmas del plan de paz Owen- Vance, y porque otorga además a la OTAN la probabilidad de salir de la atonía y probar su utilidad en el nuevo escenario mundial. Por otra parte, Cyrus Vanee, uno de los representantes de la ONU en las negociaciones de paz sobre la ex Yugoslavia, dimitirá en breve de sus funciones y será sustituido en su cargo. Equipado con: Rusia no quiere enviar tropas a un nuevo Afganistán Moscú. Efe El ministro ruso de Defensa, Pável Grachov, manifestó ayer su desacuerdo con la decisión de la ONU de reforzar la prohibición de los vuelos militares sobre Bosnia, al tiempo que descartó enviar soldados rusos a la antigua Yugoslavia. Según Grachov, la participación de efectivos rusos en las fuerzas de la ONU en la antigua Yugoslavia abre el camino a un nuevo Afganistán en alusión al sangriento e infructuoso intento de Moscú de mantener un régimen pro soviético. El ministro de Defensa se reconció firmemente en contra de la participación de fuerzas rusas en el conflicto en la antigua Yugoslavia. Eisenhower El Consejo Atlántico analizará hoy en Bruselas la aportación que finalmente ofrezcan los norteamericanos (en principio desde