Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Comentarios liberales ZIGZAG Difamación VIERNES 2- 4- 1993 UN ESPAÑOL MENOS Y MÁS C UANDO Don Juan de Borbón baje al sepulcro, que es la forma literaria que tienen los reyes de enterrarse, habrá en nuestra patria un hombre menos y habrá en nuestra Historia un nombre más. Pocas v e c e s se h a b r á visto a un hombre servir así a su nombre, que no era solamente suyo, sino también mío y del lector, y de todos los españoles con ínfulas de ciudadanía. Ya sabemos que lo normal de esas pretensiones de Libertad, Dignidad y Derecho es que se queden en eso: en ínfulas. Pero en no querer renunciar a ese deseo, que como tal vive más de futuro que de pasado, funda una comunidad su derecho a existir, a seguir en la senda polvorienta de los siglos. Un español menos, sí, en momentos graves para España, puesto que la nación está fragmentada, tumefacta, escandalizada y como aburrida de sí misma. Pero también un español más en el momento en que nuevamente se le necesita, porque España necesita hoy más que nunca de algo que Don Juan simboliza aún hoy sobre la tierra y mañana en los libros de Historia: la ejemplaridad. Dar ejemplo significa sacrificarse en aras de algo. No hay ejemplo sin sacrificio, y por eso todos los países veneran la memoria de los que entregaron algo valioso, y lo más valioso es la vida, en beneficio de una idea común, de un proyecto histórico que viene de un antes y lleva a un después, que heredamos y que dejamos en herencia, que tenemos la posibilidad de rechazar, pero que no tenemos la libertad de ignorar. Don Juan no quiso ignorar nada, ni siquiera la Guerra Civil, pero tampoco quiso rechazar algo a lo que sólo él tenía derecho: la dignidad de su persona, que incluía la de la institución que representaba. Pudo haberse prestado al enjuague de una monarquía teledirigida, al modo mussoliniano, pero prefirió algo mucho más castizo, más serio y más popular: quedarse en su sitio. Y el sitio de Don Juan era España. No el sitio físico, que tantas veces debió faltarle, sino el sitio moral, el valor de España y de lo español como heredad, como herencia, como continuidad cultual en la perpetua fractura de la vida real y cotidiana de muchos millones de personas. Tuvo que estar muy bien educado Don Juan para, a pesar del destierro familiar, de la dura navegación del exilio, de la salida de su patria en 1931 y de su soledad al frente de un país que estaba enfrente, supiera conservar y aquilatar su condición de español, de nada más que español, de nada menos que español: Pero no español como el animal que nace entre los Pirineos y Gibraltar o como el vegetal que realiza la función clorofílica a la sombra del Teide o del Mulhacén; no: español como persona consciente de su dignidad, y por tanto de su derecho a la libertad. En una España que buscaba, más que cualquier otra cosa, la supervivencia, Don Juan tuvo que ser libre por todos. No fue el único, pero sí el que tuvo que asumir esa pesada dignidad, esa dignísima pesadumbre. Y en el momento de dejar esta vida, que en su caso fue digna y que nos dignificó a todos, quiere uno pensarlo despidiéndose con las palabras de Alonso Quijano el Bueno: Señores, vamonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño. Y así, poco a poco, se nos ha ido yendo Don Juan, dándonos tiempo de pensar en él a la hora de su muerte lo que no pensamos en ¡a de su vida. Y tal vez ponienc como epitafio de su paso las palabras de la criatura de Cervantes, nuestro padre: Los de hasta aquí, que han sido verdaderos en mi daño, los ha de volver mi muerte, con ayuda del cielo, en mi provecho. Amén. Federico JIMÉNEZ LOSANTOS El diario madrileño El país publicaba ayer un editorial que, por su interés, reproducimos a continuación: La inclusión en el proyecto de nuevo Código Penal de los supuestos identificados con el antiguo delito de difamación constituye una respuesta equivocada a un problema real. Problema real porque en nombre de la libertad de expresión se cometen en España, y en otros muchos países, abusos ciertos. Pero respuesta equivocada porque dispara con munición inadecuada y provoca riesgos proporcionalmente mayores que los que previene. Un código con vocación de pervivencia- y el actual es cent e n a r i o- debe trascender la coyuntura y apoyarse en un consenso social, y no sólo político, más amplio que el requerido por una ley ordinaria. De ahí la importancia del debate público sobre esta cuestión. Así se ha hecho, o intentado hacer, en relación a otros asuntos controvertidos, como el del aborto. Sería lógico, pues, que los legisladores tuvieran en cuenta la razonada oposición a la tipificación penal de la difamación expresada tanto por informadores y asociaciones profesionales de periodistas como por juristas especializados en derechos fundamentales. Y ello, lejos de corporativismos, pues la libertad de prensa en nuestra Constitución es tanto más un derecho de los ciudadanos a obtener información que de sus intermediarios a ofrecerla: en todo caso, este último es corolario del primero. El hecho de que partidos de ideologías muy alejadas se hayan opuesto también al planteamiento de los socialistas, hasta el punto de condicionar su apoyo al nuevo código a la retirada del artículo correspondiente, es otro reflejo del temor que suscita el criterio seguido por el PSOE en esta cuestión, y que identifican con un intento de introducir la autocensura en los medios de comunicación. Pero respuesta equivocada, sobre todo, porque al reservar un tratamiento penal singularizado a quienes tienen por oficio mediar entre la opinión de los ciudadanos y los poderes, se está distorsionando el equilibrio en que se apoya el sistema de límites sociales propio de una sociedad democrática moderna. No es posible aceptar que gran parte del debate que antes se circunscribía a los parlamentos se ha trasladado a los medios de comunicación y, a la vez, poner a éstos bajo sospecha y sometidos a amenazas exclusivas- como esa tan absurda de la inhabilitación: como si existiera la habilitación previa para poder expresarse en los m e d i o s- Nunca la limitación de un derecho fue respuesta a los abusos cometidos en su nombre Sida España está en el primer lugar europeo del escalofriante ranking sobre el avance del sida. Tenemos 150.000 portadores y 17.092 enfermos declarados- e l doble que hace un año y medio- Sólo Rumania nos supera en número de casos de sida infantil y 433 de nuestros niños padecen el síndrome de inmunodefióiencia adquirida. Hay doce millones de infectados en el mundo, cifra que llegará a los treinta millones dentro de siete años. El descubrimiento de la perversidad del virus, agazapado en el sistema linfático durante los primeros años hasta degenerarlo al punto de inducirlo a producir células infectadas, y la comprobación de que una vacuna contra ese mal no está ni remotamente próxima, hacen imprescindible intensificar la batalla de la prevención. En España, ésta se ha reducido a proponer el empleo masivo de los preservativos, contrariando las científicas dudas expresadas por especialistas eminentes. PUNTOS DE VENTA EN ESTADOS UNIDOS ESTADO DE FLORIDA MIAMI: All the News. 19175 A. S. Dixie Highway. Miami, Fl. 33157. -Keystone Book Center. 12559 1 2 Biscoine Blvd. Miami, Fl. 33181. -Juan Canal News. 165 se First Slreet. Miami, Fl. 33131. -Downtown Book Center. 247 se First St. Miami, Fl. 33131. -Latin America Inc. 1040 W. Flagler Street. Miami, Fl. 33130. -T Z Magazines. 48 E. Flagler Street. Miami, Fl. 33131. -Joe s News, Ine. 1549 Sunset Drive. Miarra, Fi. 33143. -Worldwide News Books. 1699 N. E. 163 rd. St. North Miami Beach, Fl. 33162. Fir. LAUDERDALE: Bob s News Book Store. 1619 S. Andrews ave. Ft. Lauderdale, Fl. 33316. -Kelly s News Paperbacks, In. 1930 B East Sunrise Boulevar. Ft. Lauderdale, Fl. 333O6. -Clark out of Town News. 303 South Andrews avenue. Ft. Lauderdale, Fl. 33301. ORLANDO: Universal Books. 2374 W. Oakridge Rd. Orlando, Fl. 32822. -Universal Books. 1712 Woolco Way. Orlando, Fl. 32822. -Plaza News Inc. 16 colonial plaza Malí. Orlando, Fl. 32856. FLORIDA- VARIOS: Comer New. 9099 W. Sample Rd. Coral Fl. 33065. -Tuzzos Circle News. 1700 e Youhg Circle. Hollywood, Fl. 33020, -Plaza Stationers. 5576 W. Sample Rd. Márgate, Fl. 33073. -Pointe Stationers. 6030 S. W. 18 th St. Boca Ratón, Fl. 33433. -Frenchy s. 3100 Commodore place. Coconut Grave, Fl. 33133. -Universal Books. 1100 N. Bermuda avenue. Kissimmee, Fl. 32741. -Bus terminal Bookstore. 2320 Salzedo Street. Coral Gables, Fl. 33134.