Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 4 A B C REPORTAJE JUEVES 18- 3- 93 Los presidentes autonómicos viajaron en 1 La consejera vasca de Comercio, Rosa Diez, gastó 78 millones en siete desplazamientos Madrid. Adolfo Sánchez El número de viajes realizados durante 1992 por los presidentes autonómicos españoles supone más del doble de los realizados por el ministro de Asuntos Exteriores en el mismo periodo de tiempo. Francisco Fernández Ordoñez primero y Javier Solana después salieron de España un total de 47 veces durante el pasado año, mientras que los Los presidentes autonómicos españoles se conocen más de medio mundo. Los motivos para comenzar un viaje son de lo miír diverso, desde presenciar un partido de fútbol hasta la firma de un programa para construir viviendas sociales en Bolivia. Suelen viajar acompañados de su jefe de prensa, su jefe de Protocolo y por los consejeros o directores generales relacionados con las cuestiones que se aborden en los viajes, a veces las esposas también les acompañan, pero en este caso, los gastos corren por cuenta de cada uno de los altos cargos. Resulta complicado encontrar las partidas presupuestarias correspondientes a los viajes de los presidentes regionales ya que muchos de estos se realizan mediante acuerdos de reciprocidad, de ahí que, por ejemplo, si un presidente autonómico viaja a Perú los gastos corren a cargo de las autoridades de este país iberoamericano, por el contrario cuando alguna autoridad de ese país devuelva la visita los gastos dependerán de las autoridades de dicha Comunidad autónoma. mandatarios regionales realizaron 109 desplazamientos. Jordi Pujol y Manuel Fraga son los más viajeros con 28 salidas, algunas tan exóticas como la presencia en unas jornadas medievales celebradas en Francia o la participación en las fiestas del barrio belga de Breugel, respectivamente. Mención especial merece el caso de la consejera de Comercio vasca que gastó 78 millones de pesetas en siete viajes. de Industria y Energía, Comercio, Cutura y Sanidad, además, Pujol encabezó una misión empresarial compuesta por 35 empresarios, destacando entre ellos la del economista Enrique fuentes Quintana. El viaje fue patrocinado por Iberia que pagaba tanto el pasaje del presidente como el de sus acompañantes. En cada uno de estos países iberoamericanos, Pujol se alojó en las respectivas embajadas de España. La Asamblea de las Regiones de Europa, la inauguración de delegaciones comerciales y las visitas a los emigrantes españoles en el extranjero son las principales razones esgrimidas para viajar por todo el mundo Sampdoria de Italia; el 12 de septiembre Pujol asistió en Montpellier a un acto político en favor del Tratado de Maastricht y pocas semanas después, el 9 de octubre, acudió a Glasgow para participar en una convención de autoridades regionales escocesas. El mes de mayo fue el de mayor densidad de viajes. El día 8 visitó Cracovia (Polonia) con motivo de ia reunión ordinaria de la ARE, el 12 en Dublín asistió a la celebración del 400 aniversario del Trinity College en la capital irlandesa, el 14 y el 15 en Gütersloh se reunió con los miembros de la Fundación Bertelsmann, el día 20 asistió a la ya mencionada final de la Copa de Europa y el 21 se desplazó a París con motivo de la primera reunión de los miembros fundadores de la Agencia Europea de la Cultura. Otros viajes del presidente regional fueron a Davos (Suiza) Stuttgart, Hannover, Gronau, Bruselas, Estrasburgo, Amsterdam, La Haya, Toulousse y dos a Perpiñán. Uno de sus últimos viajes ha sido a Argentina y Chile el pasado 29 de noviembre en donde estuvo por espacio de 10 días. Este viaje, que coincidió con el proceso de renovación de las federaciones regionales de CDC, fue tachado de inoportuno por algunos sectores nacionalistas. Estuvo acompañado de su esposa Marta Ferrusola y de los consejeros Viajar Por Ley El Estatuto de Autonomía de Galicia recoge la llamada Ley de Galleguidad, por la cual el presidente de la Comunidad autónoma tiene la obligación de reunirse con todos los ciudadanos gallegos residentes en el extranjero, lo que explicaría los numerosos viajes que ha realizado Manuel Fraga en los últimos dos años- más de 27- aunque sólo 8 de ellos hayan tenido ese objetivo concreto. Además de esto la promoción del año Jacobeo ha contribuido también a que el presidente de la Xunta sea uno de los más viajeros de España. Suele viajar acompañado de los secretarios generales de la Presidencia, Comunicaciones y de Relaciones con las Comunidades Gallegas, y según la Xunta sólo viaja en clase turista y nunca usa las llamadas salas VIP. De todos los viajes realizados por Fraga, el que más repercusión tuvo fue el que realizó a Cuba en septiembre de 1991, siendo acompañado por una treintena de empresarios y en donde fue recibido casi con la pompa de un jefe de Estado reuniéndose repetidas veces con el dictador Fidel Castro y con la colonia gallega, a la que donó 12 millones de pesetas para arreglar tres centros regionales de La Habana. Esta visita fue duramente criticada por grandes sectores políticos y sociales y sobre todo por toda la oposición a Fidel Catro, en especial por el poderoso lobby cubano de Miami, que amenazó con el boicot a las empresas españolas que contribuyeran al sostenimiento del régimen castrista. Joan Lerma, presidente de la Generalidad valenciana, pasó todo el año 1992 firmando acuerdos de colaboración. Así, con un presupuesto de 3.700.000 pesetas visitó México para estrechar los lazos valencianos con este país; gastó casi un millón El más viajero A Jordi Pujol, presidente de la Generalitat, le corresponde el honor de ser el más viajero de nuestro país. En 1991 realizó 25 viajes al extranjero, entre los que destaca un viaje a Francia para asistir a unas jornadas medievales celebradas en la localidad de Arles del Tec que conmemoraba unas revueltas ocurridas en dicha ciudad en el año 1228, la inauguración de la exposición El Modernismo en Cataluña en Venecia o un viaje a Oporto para ser nombrado cancelario de la cofradía del vino de- esta ciudad portuguesa. El presidente de la Generalitat ha realizado además numerosos viajes de carácter político y cultural. Así, tan solo en el mes de marzo de ese año 91 visitó visitó en Toulouse las obras del túnel del Pymorent; entre los días 9 y 16 se desplazó a México para entrevistarse con el presidente de la República Carlos Salinas de Gortari; y aun tuvo tiempo para viajar hasta Estrasburgo para asistir a la reunión ordinaria de la Asamblea de Regiones de Europa. En 1992 sólo realizó 19 desplazamientos, entre ellos a Londres para asistir a la final de la Copa de Europa entre el Barcelona y la Italia intenta parar el desenfreno de los políticos regionales Madrid. A. S. Existen decenas de organismos internacionales y a los políticos autonómicos españoles les gusta formar parte del mayor número de ellos posibles. Por ejemplo, Jordi Pujol ha participado en las reuniones de la Fundación Bertelsmann, encargada de analizar las relaciones con el Magreb, debatir temas políticos o de investigación. También ha mantenido contactos con el Grupo de Bilderberg, que agrupa a los representantes de los Lands alemanes, el equivalente a las Autonomías españolas. Es miembro fundador de la Euroregión, integrada, además de Cataluña, por el Rosellón y el MidiPyrinees, que busca una estrecha colaboración entre estas regiones. Pero por si esto fuera poco, Pujol también participa de la Asociación de Regiones Transfronterizas de Europa (ARFE) del llamado Grupo de los Cuatro Motores de Europa, de la Agencia Europea de la Cultura y de la Asamblea de las Regiones de Europa (ARE) Sin embargo el presidente de la Generalitat no es el único de los mandatarios regionales que forma parte de organismos internacionales, ya que Manuel Fraga, Cruz Allí, Gabriel Cañellas, Emilio Eiroa y Joaquín Leguina, también tienen los suyos. Toda esta enorme afición de los políticos regionales por los viajes ha sido solucionada de forma radical en otros países europeos. Así, en Italia el Ministerio de las Regiones ha tomado cartas en el asunto y el nuevo ministro de este área, el liberal Raffaelle Costa, ha rechazado en los últimos meses 146 de las 200 peticiones recibidas Entre los viajes de interés social de los políticos italianos encontramos viajes a África para recoger serpientes, a Yakarta para ponerse al día en la industria de las lápidas o a Málaga para debatir sobre la cabra en Europa