Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO PRENSA POR ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 22 DE FEBRERO DE 1993 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA OS griegos i n ventaron la tragedia e inventaron la d e m o c r a c i a ¡Dulces inventos, peligrosos inventos, de los que no podemos prescindir sean cualesquiera los peros y pesares! Todas las diversas farsas miméticas, preteatrales, carnavalescas, de las fiestas de los diversos pueblos de mundo, de la antigüedad a hoy, unen los elementos trágicos y los cómicos: lucha, boda, expulsión, escarnio, llanto, muerte, nuevos motivos de risa, triunfo y erotismo. Con final feliz siempre. Igual, en los teatros indio y chino. Así, también, en piezas medievales y renacientes de Europa, como la moresca, el Ludus de rege et regina el Jeu de la feuillée la Comedia del Arte, etcétera. Así, a veces, en Shakespeare y en nuestro teatro clásico. Es la tragedia y comedia de la vida de que habló Platón en el Banquete La vida es mezcla de tragedia, comedia y mediocridad. Pero vino un griego, Tespis, un poeta al servicio del tirano Pisístrato, e inventó la tragedia. Escogió de los antiguos mitos aquello que tienen de doloroso, lo puso en el centro de la escena. Cosa artificiosa, parcial: no sólo es dolor la vida humana. Pero creó un excelente instrumento de análisis del ser humano. Fue, de paso, un espectáculo fastuoso, que dejó en sombra a toda la lírica de todas las ciudades. Como ministro de Cultura, Tespis no habría tenido precio. ABC DOMICILIO SOCIAL AV. DE AMERICA, 124 2 8 0 2 7- M A D R ID DL: M- 13- 58. PAGS. 128 L ELOGIO DE LA TRAGEDIA Esos mitos son un paradigma de la vida humana, que suele estar hecha de normalidad y mediocridad. Pero eF hombre superior no se resigna, a veces, y rompe los límites. Hay algo duro, una contradicción indomeñable en la vida humana. En un momento decisivo, el héroe, el hombre de excepción, osa tomar en soledad una decisión que rompe la norma. Es o una decisión trágica o una decisión cómica. Así, los griegos, tras inventar la tragedia, inventaron la comedia, otro producto artificioso. La tragedia era la gran educadora de Atenas. A través del dolor viene el aprendizaje de la sophrosyne la moderación o templanza, el respeto del límite. Pero sólo después de la peripecia trágica, que es inevitable. De entonces para acá, cada vez que hay tragedia hay influjo griego directo o indirecto. Y la tragedia rebrota periódicamente como género: en el teatro, la novela, el cuento, el cine. Porque es una constante del ser humano: esa soledad, ese riesgo cuando se quiere hacer algo importante. Ese dolor incluso cuando se triunfa, cuando se aprende, cuando se es justo. También rebrota la comed a, que tan exactamente definiera nuestro Torre Naharro. Imposible ejemplificar de modo suficiente. Pero prénsese en El Caballero de Olmedo o en Hamlet o en tantas piezas car en la otra vida las aspiraciones del hombre quitó importancia a los sufrimientos en de esa época y de los siglos siguientes. O ésta. Se ha dicho que es incompatible con la tragedia. Pero la muerte de los mártires piénsese en nuestros comienzos de siglo. ha sido descrita en tonos trágicos, leamos Parecía que se abría una era de prosperia Prudencio: eran humanos. ¿Y no hay tradad. Florecían las democracias y el cologedia en tantas ambiciones temporales nialismo- extraño maridaje- Se desarroacabadas en lucha y violencia y en la Inllaban el comercio, la industria: la electriciquisición y en la conquista de América, que dad, el automóvil, el aeroplano, tantos llevaba adelante el Evangelio entre hechos inventos. Los partidos extremistas, comusangrientos y búsqueda del oro, todo a la nistas y anarquistas, parecían controlados. vez? Por poderoso que fuera, en tal o cual Y sin embargo... hombre o momento, el ideal, los hombres Ahí teníamos la crisis del liberalismo y de siguieron siendo hombres: sujetos de tragela religión, la incertidumbre que expresaban dia. el surrealismo, luego el existencialismo y ¿Y los marxistas? Recuerdo a aquel filótantos ismos. El Humanismo tradicional resofo de la Universidad Humboldt, de Berlín, trocedía. Algo presagiaba los males del si- que hace muy pocos años disertaba en glo, que luego vinieron: las sucesivas gueDelfos sobre Marxismo y tragedia No rras mundiales, el enfrentamiento entre cahabía tragedia marxista, decía: el marxismo pitalismo, comunismo y fascismo, las crisis había resuelto todos los problemas del económicas, la inseguridad, el cansancio. hombre. Era agradable, aunque dogmático, Y ahí estaba de nuevo la tragedia: Coc- aquel viejo profesor prusiano. Comíamos los barbunia léase salmonetes, en Gateau, Gide, Giraudoux, Brecht, O Neil, laxidi, junto al mar, en un lugar paradisíaco. Anouilh, Eliot, Camus, Beckett, lonesco. Entre nosotros, Unamuno, Valle, Lorca, Es- Le acompañaba su mujer, más joven. Ambiente nada trágico. ¿Qué será ahora de él, priú, Buero. Destellos de lo antiguo bastacon el mal trato que han dado los alemaron para recrear aquí o allá una tragedia: nes del Oeste a sus colegas del Este, más porque es lo generalmente humano. Lorca o menos infectados de marxismo? Quizá las creó con ayuda de malas traducciones haya aprendido por el sufrimiento, aquello de los griegos, a los que pese a todo adivique decía Esquilo, que la tragedia acecha naba, y que le hacían dar forma al fondo siempre. de religión agraria y trágica y lírica que perEn fin, no quiero seguir con altas filosovivía en Andalucía. fías ni religiones ni con tantas terapéuticas Son patéticos los esfuerzos de filósofos, baratas para inmunizarnos contra la tragepedagogos, hombres religiosos, políticos, dia. Pero sí recordar a los políticos con su para borrar el panorama del hombre trágico cambio (que no viene de Papandreu ni y presentarnos fórmulas de vida feliz o, al de González, ya hablaban de él Ciro el menos, de vida virtuosa que es premiada, Grande y Augusto) Todo va a ser feliz si aquí o en el cielo cristiano o que se di- me nombráis, acabaremos con mil lacras, suelve en el nirvana budista. Todo inútil. dicen. Y luego, ya se ve. Hacen lo que pueden. Pero el mundo es ansí Sócrates y Platón promovieron un pensamiento antitrágico, trataron de crear un sisO abran la TV. Verán bellos paisajes, bellas mujeres, bellos vestidos y automóviles. tema de normas eternas, infalibles. Platón Apetitosos manjares, intoxicantes diversos, prohibió la tragedia en su estado. Eliminó desodorantes, productos que todo lo dejan todo instinto individualista y competitivo. Y blanquísimo. Gente sonriente gana hermocreó, sin quererlo, una nueva opresión, sos premios, sale al son de la música el unas limitaciones dolorosas. brillante, casi sexuado automóvil. Un ¿Y el cristianismo? Separó el bien y el mundo feliz. Pero lo trágico y lo cómico se mal, dio, a su vez, normas fijas y al colócuelan otra vez si abrimos el telediario (o si abrimos el periódico) vrrero A U T O M Ó ATI L E S Símbolo de distinció n San Francisco de Sales, 12: ¿Qué de extraño, pues, tiene que resurjan siempre los géneros griegos: trágicos y cómicos? Malo si no resurgen: es señal de atonía y de renuncia a comprender. Después de todo, traen ese conocimiento, ese consuelo o purificación de que hablaba Aristóteles. La única salida es alternar lo trágico y lo cómico, y ver cómo funciona su mezcla. Sin que se excluya un idealismo que busque superarlos. También esto es humano, aunque su éxito sea más bien corto. Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS de la Real Academia Española