Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Póg. 96 ESPECTÁCULOS LUNES 18- 1- 1993 Marsillach: Veo legítimo el tiranicidio pero sólo en situaciones muy extremas Mañana estrena Fuente Ovejuna con la Compañía de Teatro Clásico Mañana martes la Compañía Nacional de Teatro Clásico abordará un nuevo montaje, el segundo de la presente temporada después de La gran sultana de Miguel de Cervantes. Con éste, Fuente Ovejuna Lope de Vega vuelve al escenario del teatro de la Comedia, dirigida por Adolfo Marsillach, director de la Compañía y del montaje, ha contado con la colaboración de Carlos Bousoño en la adaptación de esta obra de Lope de Vega que llevaba mucho tiempo sin representarse, remontándose Marsillach a los montajes realizados por la actriz Mari Paz Ballesteros en Fuente Ovejuna con la participación de todos los habitantes del pueblo, y anteriormente en Madrid, hace cerca ya de veinte años. ¿Por qué se eligió Fuente Ovejuna -Primero porque es un título inevitable. Siempre que se piensa en los grandes textos del teatro español surge Fuente Ovejuna como pueden surgir El alcalde de Zalamea o La vida es sueño Lo que ocurre es que es una obra que yo iba relegando, esperando encontrar el momento apropiado para hacerlo. Esta compañía contrata actores, no sólo para una obra sino para dos o tres montajes al menos; eso tiene sus ventajas y también sus inconvenientes, porque no es fácil encontrar actores para hacer más de una obra. Es mucho más fácil para un director contratar para un sólo título; por eso necesitábamos un grupo de actores que abordara, por un lado, La gran sultana de Cervantes, y luego otro título, como éste, con un reparto que numéricamente fuera similar al anterior; se puede decir que ha sido la ocasión propicia. Madrid. Carlos Galindo Adolfo Marsillach. La obra ha sido adaptada por el académico Carlos Bousoño, y el montaje estará en Madrid hasta el 7 de marzo para continuar, a partir de mayo y después de pasar dos meses en Barcelona, en programación alternante con la obra de Cervantes en la Comedia. cargo de esta nueva producción... -Esta decisión puede ir aparejada con lo dicho anteriormente, ya que si elijo actores para dos o tres montajes, no puedo pedir a otro director que se haga cargo del mismo con actores que podrían no ser sus elegidos. Esa es una de las razones por las cuales, a veces, tengo que dirigir más de lo que realmente quisiera y más de lo que realmente me apetece; porque, a estas alturas de mi vida, y no sólo profesional, comprenderás que yo no quiero demostrar nada ni pretendo ser el primero, ni pretendo conquistar el mundo, ni quiero que pongan una placa en mi casa el día que yo fallezca- Si una Compañía Nacional no puede permitirse, no ya el lujo, sino la necesidad cultural de hacer un título grande como éste, lo mejor es que desaparezca es nuestra costumbre y porque ésa es una obra casi perfecta. Lo que sucede es que en esta ocasión- en la que contamos con la estupenda colaboración de Carlos Bousoño- es que hay cosas que hoy no tienen sentido; unas gracias, sobre todo en el personaje del gracioso, que en la época si tenían sentido pues era necesario hacer reir a los mosqueteros, con palabras y frases que rozaban lo escatológico. Hoy eso no tiene ningún tipo de interés y lo que hemos hecho ha sido como desnudar la obra dejándola en su esqueleto dramático; hemos quitado esas plumas innecesarias que creo que distraían de la estupenda acción principal. -L a columna vertebral, el nervio de esta obra de Lope es la rebelión del pueblo contra el tirano. En estos momentos ¿cómo ve ese levantamiento? ¿qué tienen que ver esas circunstancias con la actualidad? -N o creo que en estos momentos vivamos en España en un régimen tiránico... ¿En otros países? Ahí está el ejemplo de Rumania donde pasó un ejemplo de este tipo y acabaron matando a Ceaucescu. Creo que sí es legítimo el tiranicidio pero en situaciones muy especiales, muy graves y muy extremas. Pienso que el hombre moderno tiene otros sistemas políticos para bajar de su poder al tirano. Ahora bien, si a ese tirano no hay otra forma de quitarlo, yo en ese sentido puedo comprender la actitud del pueblo de Fuente Ovejuna; actitud que tenía una raíz jurídica; es decir, no sólo es que quisieran matar al tirano sino que ellos querían ser subditos de los Reyes Católicos que eran los que en aquellos momentos representaban la modernidad; porque lo otro, el comendador de la Orden de Calatrava, representaba lo peor del orden feudal. En ese sentido lo que querían era pasar a la jurisdicción de los Reyes Católicos; es decir, que ese tiranicidio tenía, aparte de razones pasionales, que Lope estupendamente exacerba en su texto, unas razones también políticas. ¿En estos momentos cree que volvería a darse ese todos a una -C r e o que sí. Hace unos días, durante un ensayo pensaba en lo tremendamente moderna que es esta obra Adolfo Marsillach hacer un título grande como éste, pues realmente lo mejor sería que esta compañía no existiera. Pero no sólo ésta, ésta y todas las demás; pues si la crisis es tan grande y como evidentemente es mucho más grave para el país que no llueva a que hagamos teatro, pongámonos todos en procesión y en rogativas para que llueva. La crisis no debería afectar al mundo de la cultura. -T a m b i é n se hace usted Casi perfecta Fuente Ovejuna ya se ha comentado, es una pieza muy clásica del teatro español, ¿ha sido necesario hacer muchos recortes o cambios para que se pueda representar ahora? -No muchos, porque ésta no Miguel de Molina supera un infarto de miocardio Buenos Aires. José Olmo El cantante español Miguel de Molina, famoso por su interpretación aje La bien paga y Ojos verdes entre otras, ha sido hospitalizado por padecer una afección cardíaca. Miguel de Molina, que cuenta ochenta y cuatro años, recibió el pasado mes de diciembre, en la Embajada de España, un homenaje de la colectividad de nuestro país en el transcurso del cual fue distinguido con su ingreso en la Orden de Isabel la Católica. Miguel de Molina, que vive con gran discreción, fue internado en el Hospital Israelita al sufrir un infarto de miocardio. Los médicos dispusieron su internamiento en la Unidad Coronaria, aunque nada hacer temer que se vaya a producir de forma inminente un fatal desenlace. El cantante español, radicado Buenos Aires, fue objeto de un homenaje en la sede de nuestra representación diplomática en el pasado mes de diciembre. En el transcurso del mismo, el embajador español, Rafael Pastor Ridruejo, en presencia de un numeroso grupo de amigos e invit a d o s impuso a Miguel de Molina las insignias de la Orden de Isabel la Católica. El famoso intérprete de Ojos verdes y de otras popularísimas canciones, vestido con un traje de terciopelo rojo y luciendo sombrero de ala ancha, no pudo reprimir la emoción del momento. Poco después de cruzar la barrera de los ochenta, Miguel decidió salir del ostracismo en el que se había encerrado y, con cierta timidez, comenzó a aparecer en elgunos programas de televisión argentinos. En uno de ello, en octubre del año pasado, recordó su primera incursión en el espectáculo de Buenos Aires, cuando el teatro y el cine argentinos competían de igual a igual con las ofertas de Hollywood. Reparto -Hemos contado hasta treinta y cinco actores en el reparto. ¿En estos tiempos de crisis un montaje de estas características no se sale del presupuesto de la compañía? -Respecto a la materialidad del montaje no es disparatado; sí es caro, en cambio, el mantenimiento, en el sentido de que no son sólo muchos actores, sino que también hay músicos, técnicos, etcétera. Si una Compañía Nacional española de teatro clásico no puede hacer un gran título como éste, pues entonces, ¿quien va a hacer Fuente Ovejuna ¿para que sirve entonces esta compañía? Si el Estado no puede permitirse, no ya el lujo, sino la necesidad cultural de