Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ODEADA de sus amigos, de esas personas que conoce de casi toda la vida de su familia y de algunos medios de comunicación, Concha Márquez Piquer quiso presentar su disco en privado, en una ceremonia íntima y discreta que no tuvo nada que ver con la gran presentación que piensa realizar en Madrid cuando empiece el 93 y a la que acudirán todas sus colegas y admiradores. La primera audición fue, como decimos, dentro de un ambiente familiar e ilustre, ya que entre los invitados se encontraban algunas p e r s o n a l i d a d e s del mundo de las letras y expertos en la copla como son Santiago Castelo, Emilio Romero, Carlos HerreraPero si interesante fue la primera audición en público del álbum que lleva por título Concha Márquez Piquer canta a Concha Piquer mucho más lo, fue el lugar donde se convocó a los asistentes. Fue en la casa de doña Concha Piquer, en plena Gran Vía madrileña, en el edificio que mandó construir el maestro Guerrero y donde la inolvidable artista pasó la mayor, parte de su vida. Hoy, la casa sigue como estaba, no ha cambiado nada. En el salón siguen colgados los retratos al pastel que los artistas de la época le dedicaron en su día. Permanecen en su sitio los dos Solana de doña Concha, un óleo y un dibujo; los abanicos ilustrados continúan en la vitrina, sus figuritas de marfil, sus juegos de café de plata y porcelana, el piano donde interpretó por vez primera Én tierra extraña el biombo oriental, las cortinas de encaje... R yo lo he querido hacer para que este piso se llene de felicidad y luz, para que no guarde el recuerdo más triste de ella y porque esta Navidad no vamos a sentarnos en torno a esta mesa Entre sus deseos para a relajar, la voz de su madre con sus invitados para comentar el 93, la cantante pidió felicidad pudo más que las miradas tran- la ilusión que lé ha hecho poder y sonrisas para todo el mundo. quilizadoras de los invitados. realizar este proyecto y abrir las Ojalá que el 93 sea la época Les dejó para que la escucharan puertas de esta casa que, como de las vacas gordas Un deseo pero ella se salió al hall comentó durante la presenta- compartido pero que causa esdonde se encontraban su hija ción, es un templo sagrado Y cepticismo entre los que lo escuConchítín y el marido de ésta. tanto que lo era. Fueron muy charon. Esperemos que Concha Fue tan sólo un momento, un pocos los que en vida de doña Márquez Piquer tenga razón y instante de emoción reprimida y Concha Piquer tuvieron la opor- podamos creer en sus palabras. nervio contenido. tunidad de subir a este piso. Mi Luego, más tranquila, volvería madre nunca abría la casa, hoy Beatriz CORTÁZAR La Vía Láctea Concha Márquez Piquer canta a su madre Los recuerdos están ahí, para la memoria de aquéllos que adoraron el arte de la Piquer. Y entre los recuerdos figura el viejo tocadiscos donde escuchaba sus canciones. Fue justamente aquí donde se pinchó el nuevo trabajo discográfico de Concha Márquez. Como ya comentamos en su día, madre e hija aparecen juntas interpretando a dúo En tierra extraña gracias a los prodigios de la tecnología. Pero la audición empezó con las palabras de Concha Piquer, en las que presenta a su hija al público. Tras escucharlas, Conchita Márquez no pudo contener la emoción. Quiso aguantar los nervios, permanecer firme y continuar con la sonrisa con la que recibió a los asistentes. Pero, entre calada y calada del cigarrillo que encendió, tal vez pensando que la iba Arriba. Concha Márquez Piquer con el trabajo discográfico que ha presentado a sus amigos y a los medios de comunicación ante un retrato de su madre. A la derecha. la artista y su marido, Ramiro Oliveros, con su hija, Conchitin. y el esposo de esta en la casa de Concha Piquer, donde tuvo lugar este acto entrañable IWEViES- 2 A ¿VJERN ES: 2 2- 92 A B G