Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 9- 11- 1992 NACIONAL ABC Póg. 21 Un documento de Bidart revela que ETA nutre a sus comandos de apoyo con militantes de Jarrai La Audiencia estudia la vinculación orgánica de estos grupos con la banda El etarra Txelis diseñó un plan para la formación de grupos, integrados en su mayoría por militantes de Jarrai- según queda desvelado tras la detención de miembros de estos grupos- para mantener la actividad terrorista en donde había Según fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC, el motivo que impulsó a Álvarez Santacristina a formar estos grupos, denominados por la banda como comandos B fue la necesidad de cubrir los huecos que van dejando los comanados liberados cuya capacidad operativa es cada vez menor gracias a la eficacia de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Se trata de mantener la actividad criminal y evitar toda imagen de debilidad. Así, las mismas fuentes subrayan el hecho de que en la comarca de Mondragón la banda terrorista no ha podido introducir ningún comando liberado desde que el 16 de septiembre de 1989 fue desarticulado el comando Araba que actuaba también en aquella zona. En las comarcas de Eibar y Goyerri ha ocurrido algo similar, después de que en febrero de 1991 fueran desarticulados, en el plazo de siete días, los comandos que tenían que operar en esas zonas. El propio Txlis según se desprende de la documentación incautada en Bidart, fue quien se encargó de estructurar estos grupos, que hasta el momento habían venido actuando de forma esporádica y descontrolada, así como de formar otros nuevos. Cada grupo, integrado por entre tres y cinco individuos, disponía de un responsable. Según los datos que obran en poder de las Fuerzas de Seguridad del Estado, en cada provincia hay un coordinador, que pertenece al bloque KAS, según sospecha la Policía. Éste, a su vez, es el enlace con los cabecillas de la banda criminal. Los expertos de la lucha antiterrorista creen que tanto en Vizcaya como en Guipúzcoa actúan cuatro o cinco grupos diferentes. De la documentación de Bidart se desprende que ETA, al igual que para la información de comandos liberados también tiene dificultades para reorganizar estos grupos en Navarra y Álava, aunque en esta última provincia parece que ya ha conseguido crear uno, dado que se han producido algunos atentados con explosivos. Por la documentación que obra en poder de los expertos de la lucha antiterrorista se demuestra que Txelis había puesto Reproducción de un documento incautado en la empresa Sokoa sobre un presupuesto realizado por la banda ETA para Jarrai sus miras, a la hora de adaptar a los integrantes de estos grupos, en jóvenes radicales asiduos a algaradas callejeras, en las que se utilizan con frecuencia cócteles molotov Fuentes de la lucha antiterrorista subrayan en este sentido que, de acuerdo con las operaciones llevadas a cabo hasta la fecha contra estos grupos, la mayoría de ellos están integrados por militantes o simpatizantes de Jarrai, la organización juvenil de la Koordinadora Abertzale Socialista (KAS) Estos grupos para cometer los atentados utilizaban, por lo general, bombonas de camping gas con algo de explosivo. Los expertos de la lucha antiterrorista consideran, sin embargo, que en cualquier momento estos individuos pueden dar el salto cualitativo y pasar al procedimiento del tiro en la nuca o el cochebomba. Dado que los atentados con bombonas de camping gas se han incrementado en los últimos nieses, todo hace suponer que Txelis dejó su plan ultimado antes de ser detenido, junto a Paquita y Fiti el pasado 29 de marzo. Los citados expertos subrayan el hecho de que Alvarez Santacristina controlara personalmente esta nueva red de grupos terroristas, lo que confirma su condición, en la práctica, de máximo cabecilla del complejo ETA. La documentación de Bidart demuestra la dependencia orgánica de estos grupos con respecto al núcleo de ETA, prueba que puede ser fundamental para que los actos que cometen sean juzgados en la Audiencia Nacional, como delitos de atentados terroristas, y no por las Audicencias Provinciales, como si se tratase de delitos de estragos o actos vandálicos. A la vista de su importancia, estos documentos están siendo analizados actualmente por la propia Audiencia Nacional, que hace dos años comenzó su acoso a estos grupos condenando a cinco militantes de Jarrai por delitos de terrorismo. La documentación incautada en Bidart pone de manifiesto que no se trata de casos aislados, sino que la participación de Jarrai en este tipo de atentados responde a una estrategia continuada, tal y como se ha desvelado en anteriores operaciones policiales. Madrid San Sebastián. J. M. Zuloaga C. Olave descendido la capacidad operativa de ETA, según se desprende de la documentación de Bidart. La Audiencia Nacional estudia estos informes, que revelan el carácter terrorista de estos grupos y su dependencia orgánica de la banda. El cerco judicial a los cachorros del terrorismo etarra Madrid San Sebastián La Audiencia Nacional condenó en febrero de 1990 por primera vez a cinco militantes de Jarrai como autores de un delito de terrorismo al considerar que contribuyeron a las actividades de ETA y colaboraron con sus objetivos y fines Se trataba de íñigo Unzalu, Miguel Ángel Alonso y Miguel Guerrero, condenados a seis años y un día de prisión, y de Javier Aranguena y Aitzol Gaztañazatorre, a un año por ser menores de edad. La sentencia consideró probado que durante 1988 habían participado en atentados con lanzamiento de cócteles molotov contra entidades bancarias y concesionarios franceses. Pero con anterioridad ya habían sido detenidos en distintas ocasiones otros simpatizantes de Jarrai acusados de acciones similares. Así, por ejemplo, el 1 de junio de 1989 fueron detenidos en Irún José Antonio Arreche Quilce y Fermín Vila Michelena, ambos de Jarrai, junto a otra persona. Se da la circunstancia de que Fermín Vila y José Antonio Arreche, entre otros, presentaron una querella contra ABC por haber incluido sus nombres en una lista de miembros de Jarrai que se habían estructurado en taldes de apoyo a ETA. El 1 de enero de 1991 ingresaron en prisión siete de los diez simpatizantes de Jarrai detenidos en Rentería por la Guardia Civil, tras confesar su autoría en diez atentados contra concesionarios, casas del pueblo, viviendas particulares y entidades bancarias, en apoyo a las actividades de ETA. Se trataba de Igor Zurriarranz, íñigo Hernández, Pedro María e Ignacio Legorburu, Sergio Arbelaiz, Miguel Prieto é Iván Ortega. Otros siete simpatizantes de Jarrai fueron detenidos el 15 de enero de 1991 en Andoain, Se trataba de Juan José Petricorena, Francisco Javier Lecuona, Asier lyarzábal, José Ignacio Cortejarena, Aritz Arnaiz, Andoiz San Sebastián y Miguel Armendaiz. En la sede de Jarrai de Andoain la Guardia Civil encontró un manual para confeccionar artefactos caseros. El 22 de junio de ese año la Ertzaintza detuvo en Oyarzun a otros cuatro simpatizantes de las juventudes de KAS, José María Urcola, José María Garmendia, Asiar Ormazábal y Miren Aranzazu Aranzabal acusados de incendiar concesionarios en varias localidades guipuzcoanas.