Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Póg. 70 TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 8- 1 1- 1992 H E acuñado esta particularmente desexpresión, contentos de la conaparentemente ducta de los patricios y paradójica, furiosa docreían que sus derePor Julián MARÍAS cilidad -y soy poco chos eran desconociaficionado a paradodos o vulnerados, no jas- para caracterizar el tipo humano que se de la furia es lo que se llama una conhacían una revolución o una revolucioncita, solía llamar militante o activista y que, si signa originada en remotos lugares, no muy sino que se retiraban al monte Aventino. no me equivoco, tiende a desaparecer, al me- fáciles de determinar. Tan pronto como la reEsto, que se hizo muy pocas veces, era sunos en España. Prueba de ello es que ciben, se ponen furiosos... dócilmente. Así mamente grave, y solía ser eficaz. La retirada cuando se encuentra un ejemplo produce una actúan todas las formas de terrorismo, que, de una fracción de Roma, el retraimiento, la evidente impresión de arcaísmo, de pertenen- lejos de proceder de un estado de exaltación declaración de no juego ponía en grave cia a la fauna propia de otros tiempos, como de un grupo o una minoría, tiecrisis la vida romana y era el coocurre con ciertos animales, como el ornito- nen largas etapas de somnolenmienzo de la rectificación. rrinco y el mismo canguro. cia que a veces hacen pensar a Yo recomiendo vivamente el La furia parece, en efecto, estar en los an- los muy ingenuos en su desapamonte Aventino a los que dicen típodas de la docilidad, si entendemos por rición. De repente despiertan, estar gravemente descontentos. ella la condición suave y apacible. Pero hay empiezan a lanzar piedras, romLas causas de que lo estén se otra acepción de esta palabra, y es la obe- per escaparates, incendiar autonutren de su aceptación, de que diencia cuando ésta se convierte en fin en móviles o edificios, poner bomse pueda hacer y decir cualquier sí misma, cuando se subordina a ella todo lo bas o disparar contra los trancosa y no pase nada Cuando demás, es algo sobremanera peligroso y que seúntes. se está en todas partes, se partiha dado grandes disgustos a la Humanidad. Otras veces se limitan a decir cipa en las actividades públicas, Por otra parte, las formas más frecuentes y disparates, a proponer cosas imse toman en serio las manifestaque podemos llamar normales de estar fu- posible, a insultar y ofender, a ciones y declaraciones, se aspira rioso son los arrebatos, los accesos espontá- amenazar. En los dos o tres a los beneficios, es inútil la apaneos, y por lo general fugaces. Nada tiene años que precedieron a la guerra rente discrepancia meramente esto que ver con la actitud de grupos políti- civil actuaron incesantemente Julián Marías verbal. Durante cuarenta años lo cos o afines a ellos que cultivan la militan- grupos profesionales apoyade la Real Academia hemos visto, y por eso han sido Española cia como sistema. dos por algunos periódicos, que cuarenta años. El Aventino los Hay un antecedente que no me atrevo a contribuyeron eficazmente a conhubiera abreviado sustancialllamar ilustre, pero sí famoso y que ha que- seguir la división de los españomente, y por añadidura sin quedado registrado en la Historia: el partido les, la afición a lo violento, la eliminación de branto ni vidrios rotos. Y por supuesto sin vio exaltado que brotó en la etapa constitucio- la razón y, finalmente, el desastre. lencia, sin invertirlos para llegar a algo que se nal de 1820, durante el reinado de Fernando les pareciera- e l gran peligro evidente. Al cabo de los años, se puede saber basVil, y se opuso ferozmente a los doceañisPero hay una posibilidad más reducida, tas o moderados, representantes de la tante bien el origen de las consignas, los promás fácil todavía, y bastante eficaz. Aparte motores de la furia que otros seguían dócilConstitución originaria de 1812. Que un parde la decisión de no circular haciendo todo tido se defina por un estado de ánimo, por la mente. No suele decirse, y me pregunto si lo posible, que siempre es mucho, se puede exaltación, me ha parecido siempre asom- acaso este silencio puede justificarse. Si se empezar por apartar de la circulación a los procediera a la identificación de todo aquello, broso. Lo que principalmente consiguió este furiosos dóciles y sobre todo a sus adminispartido fue la invasión francesa de los Cien los que se sienten herederos de unos u otros tradores. Cuando se los encuentra, hay que Mil Hijos de San Luis y la peor etapa absolu- se apresurarían a negar sus responsabilidahacerles el vacío. No tomarlos en serio, no tista de Fernando Vil. Moratín, sagaz y buen des- l a negación de la evidencia es un rasgo seguirles la corriente, no aceptar sus planteaobservador, lo había previsto con bastante común y permanente de estas actitudes- a mientos, no colaborar pon ellos ni prestarles atribuírselas a los otros, y es posible que ello antelación. el apoyo propio, por modesto que sea. Los activistas o militantes no suelen estar provocara un reverdecimiento de lo que, por Se dirá que esto no es gran cosa, que van exaltados; se declaran tales, que no es lo fortuna, está ya marchito. a seguir en sus trece, indiferentes a toda remismo. Por lo general están muy tranquilos la Pero es bueno saberlo, darse cuenta de los tracción de los que no tienen poder, ni dinero, mayor parte del tiempo, incluso presentan un procedimientos con que se logran los funesni son famosos -es decir, aquellos de que aspecto gris o, mejor aún, se mantienen en la tos resultados de que estoy hablando, y preno se habla- El vacío parece desdeñable; oscuridad; de repente, en ciertos momentos, caverse cuando se encuentren algunos síntosí, pero tiene una propiedad: en él no se se desata su furia y se comportan como mas análogos. Esto es lo decisivo. Tan puede respirar, y sin respiración no hay vida. energúmenos, unas veces de palabra y otras pronto como surgen indicios de furia artifiLo malo es que la mayoría de los que reniede obra, según lo permiten las condiciones cial, de ésa que va y viene, que entra en gan de lo que encuentran y los oprime se deerupción y de repente se aquieta para espe- dican a hacerle la respiración artificial. Valdría del ambiente. Lo que determina el desencadenamiento rar otro momento favorable, otra consigna, la pena intentar lo contrario. hay que darse cuenta de ello y buscar el origen. Cuando alguien empieza a decir cosas sin sentido, notoriamente falsas, innecesariamente agresivas y groseras, hay que preguntarse qué se propone. Y cuando se ha encontrado la respuesta, hay que volverle cortesmente la espalda, porque lo cortés no quita lo La Publicidad le informa. valiente. FURIOSA DOCILIDAD LA PUBLICIDAD Le pone al día délas últimas novedades. Recuerde que la decisión de compra siempre la toma usted. Cuando las circunstancias son adversas, cuando el horizonte de la vida pública es particularmente desagradable, porque se miente demasiado, aprovechando el abuso de muchos medios de comunicación, cuando se logra una red de complicidades que asegura la impunidad, se produce en algunas personas la impresión de que no se puede circular Con ella he vivido más de la mitad de mi vida, dos tercios de la adulta. Eso me ha impulsado al retraimiento, pero nunca a la inacción, sino todo lo contrario: a la acción personal, privada, que ha resultado considerable por dedicar a ella el tiempo y la energía ahorrados al no circular Los plebeyos, en Roma, cuando estaban ¿TIENE ALGO QUE VENDER? Utilice ia Sección de Anuncios por Palabras de