Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 A B C ESPECTÁCULOS VIERNES 6- 11- 92 Procine marca otro rumbo al cine español en el mapa del audiovisual europeo Primeros objetivos: cumplir las leyes e informatizar las salas Madrid. José Arenas Procine salió con fuerza en su presentación en Madrid: tres meses de plazo a la Administración para que resuelva el gran problema del control de taquilla (quinientas salas informatizadas a principios de año) y algo fundamental, que se cumplan las leyes vigentes de protección y ayudas al cine. Los principales productores creen que las soluciones a la crisis del sector audiovisual son posibles y sólo se necesita la voluntad política. La Fundación Procine fue presentada oficialmente ayer a los medios de comunicación con la asistencia de los principales productores de la cinematografía española que la forman. En el acto se dio a conocer el primer Informe Procine que, como apuntó José María Otero, director general de la Fundación, expone el estado de debilidad del cine español con respecto al europeo a poco tiempo del Mercado Único. Hace más de veinte años que venimos hablando del control de taquilla y la Administración no ha sido capaz de establecer un control estricto, objetivo e informatizado. Los datos con los que se trabajan son sobre declaraciones de los exhibidores. No se puede hacer un planteamiento de la industria sin saber rápidamente el dinero que rinde una película. Hay que lograr que las quinientas salas más importantes del país estén informatizadas en un breve plazo, que al día siguiente se sepa la recaudación. Ni la ayuda automática, ni las subvenciones anticipadas se pueden llevar a cabo sin esta necesidad primaria. Se desconoce el fraude real existente Masó y Querejeta opinaron que hay que mirar el sistema de financiación de los franceses. Han llegado a tener el cuarenta y dos por ciento en todo lo que se rueda en la CE Andrés Vicente Gómez declaró: Que el Gobierno obligue a las televisiones a invertir en el campo de la ficción. Llevándose a cabo al pie de la letra la cuota de exhibición y de inversión no habría necesidad de invertir tantos miles de millones de pesetas en productos de fuera Elías Querejeta y el resto de los productores quieren llegar al control de taquilla informatizado ción, si es difícil producir aún lo es más amortizar dado que, al aminorarse progresivamente la cuota del mercado español del cine español, el sector carece de capacidad para sostenerse por sí solo. En la actualidad y durante al menos el próximo quinquenio, el sector español de producción audiovisual en su conjunto únicamente podrá desarrollarse mediante la aplicación de un sistema de medidas y ayudas de carácter público que fomenten la inversión privada y la penetración en los mercados exteriores. Resulta indispensable la existencia de una política de ayudas públicas directas que sean complementadas con acceso a créditos en condiciones favorables y medidas alternativas procedentes de otros organismos de la Administración Entre los pasos dados, destacaron la entrevista con el secretario de Estado de Hacienda, Antonio Zabalza, al que plantearon el fraude que le está provocando a Hacienda la falta de control De esta reunión consiguieron el compromiso de recuperar una línea privilegiada de crédito Anunciaron que pedirán un cambio en el sistema de subvenciones al ICAA. Como medidas genéricas, que siempre acompañan sus peticiones, añadieron la creación de un marco financiero que movilice la inversión pública a través de incentivos fiscales, a través de la Ley del Mecenazgo y la promoción de acuerdos con la televisiones. Breve plazo La fundación se ha puesto como plazo para lograr sus objetivos el primer trimestre del 93. Si no, habrá que tomar medidas de otro tipo José Frade señaló, entre otras cosas, como medida prioritaria el control de taquilla, que en los Presupuestos Generales del Estado para 1993 considera cien de las ochocientas salas existentes. Consideramos que el freno a esta medida no es el dinero (estiman en un millón de pesetas el coste de informatizar cada sala) sino la voluntad política. En dichos Presupuestos se estructura un programa a los siguientes objetivos: Favorecer la reactivación del mercado interior e incrementar el nivel deproducción. Alcanzar un equilibrio en el mercado interior entre las obras de producción española, comunitaria y de terceros países En cuanto a las ayudas a la industria, la política de ayudas pretende como finalidad última, la consolidación y desarrollo de empresas productoras auténticamente profesionales. Resulta indispensable disponer de un mercado interior estable, que permita el mantenimiento de una producción sistemática y una actividad sectorial continuada y permanente Respecto a la produc- Hablar de soluciones y no de problemas Hay que cambiar el discurso sobre el cine español. Es necesario tomar las medidas que la legislación permite para empezar a hablar de soluciones y no de problemas. La Fundación Procine sugerimos: -Transparencia del mercado: la defraudación de los exhibidores se estima en un 40 por ciento (fuera de Madrid y Barcelona) Se precisa la informatización de las taquillas a fin de controlar la recaudación y obtener los datos al día. Cultura debe ser capaz de poner en marcha este sistema, que funciona perfectamente en otros países, en un plazo de tres meses. Más que la defraudación, preocupa el retraso y la ausencia de datos. -Estimular el sector de la producción nacional, a fin de incrementar el número de largometrajes y ficción televisiva. Para ello, proponemos: Cultura debe disponer con puntualidad de los fondos de ayuda previstos en las actuales disposiciones. Las mal llamadas subvenciones anticipadas a proyectos, se perciben cuando las películas han sido estrenadas. Las ayudas automáticas, por recaudación en salas, se cobran con 18 ó 28 meses de retraso. Hay que cambiar el sistema de conexión de ayudas. Incrementar el Fondo de Protección, actualmente de 2.800 millones, en un porcentaje razonable a partir de 1994. En Francia este fondo es de 28.000 millones. Primar la exportación del cine español. Procurar que las televisiones, públicas y privadas, cumplan las cuotas de emisión que la Ley de Televisiones Privadas establece. Imponerles la necesidad de invertir en ficción de expresión española Obligar a exhibidores de cines a cumplir las cuotas de pantalla de cine europeo. Actualmente el porcentaje de incumplimiento es escandaloso. Cultura dice no disponer de inspectores, pero no utiliza su capacidad sancionadora de manera eficaz. Crear cuotas o medidas de distribución sobre títulos de vídeo. La invasión de títulos mediocres USA es impresionante, procurando una saturación tal en el mercado que hace imposible una distribución racional del poco producto español contemporáneo. Hacer posible y eficaz el crédito oficial. Desde la desparición del B. C. I. el BEX debería haber dado una respuesta ágil y eficaz. Crear sociedades de financiación audiovisual (a la manera de las Soficas fran: cesas) con atractivos fiscales. Ellas servirían para cofinanciar la producción de expresión española no sólo de cine, sino de televisión. Lo que resolvería el problema de a producción propia para las televisiones y, en parte, la invasión cultural norteamericana. Con estas medidas el sector de la producción se puede comprometer a producir un mínimo de 80 largometrajes, tal como curiosamente prevén los Presupuestos del Estado para 1993, cuando en los últimos doce meses sólo se han estrenado (y presumiblemente producido) 28 títulos. Asimismo se incrementará razonablemente la producción, ya que actualmente sobra capacidad productiva en nuestro país para hacer entre 500 y 1000 horas de ficción televisiva. Con estas medidas se frenarán las importaciones de cine y televisión USA, con lo que se reduciría la presión cultural exterior y se ahorrarían cientos de millones de dólares. José María OTERO director general de Procine