Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 28- 8- 92 INTERNACIONAL Los Balcanes- A B C 27 Los serbios esquivan las amenazas internacionales con promesas de paz La Conferencia de Londres promete represalias si no se cumplen Londres. Alberto Sotillo, enviado especial Serbia ha esquivado por el momento las amenazas de la comunidad internacional, dando su acuerdo a un rimero de promesas de paz, firmando todas las hermosas declaraciones de concordia preparadas por la Conferencia. Si fuera cierto, se habría alcanzado la paz en un par de días como en un milagro de cuentos de hadas. Pero, como resulta difícil creerlo, se preparan nuevas represalias para el caso de que no se cumpla lo prometido. Según las declaraciones de principios aceptadas por los participantes serbios en la Conferencia, se acuerda respetar la integridad de las fronteras históricas, salvo que sean modificadas por mutuo acuerdo, se acepta reconocer al Estado de Bosnia- Herzegovina, detener las hostilidades, cerrar los campos de prisioneros y respetar los derechos humanos. Y para presumir de que también los serbios de Bosnia pueden prometer la paz, su representante, Radovan Karadzic, aseguró que en un plazo de cuatro días notificará a la ONU las posiciones de su artillería, que sería puesta una semana después bajo la supervisión de Naciones Unidas. Dicho así, el acuerdo parece un milagro de Navidad. Pero como la comunidad internacional está habituada ya a recibir las más hiperbólicas promesas de los serbios, que después jamás han sido cumplidas, la Conferencia ha preparado también una serie de represalias económicas y diplomáticas contra Serbia para el caso de que no se traduzca en hechos las hermosas declaraciones. Las represalias preparadas, sin embargo, tienden a estrechar el cerco económico y diplomático contra Serbia, pero no contemplan una intervención militar en el caso de que los serbios sigan cometiendo atrocidades. La Conferencia intenta detener la guerra con un programa de acción que incluye el envío de un reducido contingente militar bajo el mando de la ONU para operaciones de exclusivo carácter humanitario, el endurecimiento de las sanciones contra Serbia y un rosario de amenazas que ha provocado mucho ruido en Londres, pero que no aporta una nueva estrategia para silenciar los cañones en Bosnia en caso de que las promesas sean incumplidas. Con el mismo tono contemplativo que caracterizó a las conversaciones de paz auspiciadas por la CE y dirigidas con infortunio por lord Carrington, la Conferencia Internacional ha preferido seguir apostándolo todo a la esperanza de forzar un cambio político en Bel: grado a través del cerco económico y diplomático. Varios países europeos pertenecientes a la UEO pondrán a disposición de la ONU un reducido número de tropas, pero su misión en Bosnia no tendrá nada que ver con una intervención militar, sino que sus funciones serán estrictamente humanitarias Los representantes serbios al tiempo que firman con entusiasmo todas las declaraciones preparadas se preparan para cerrar filas en torno al botín de guerra conquistado con la intención de forzar una negociación territorial. Así, Karadzic declaró que durante negociaciones entre las tres partes en conflicto en Bosnia, podrían retirarse de una importante porción del territorio bajo su control dando así por sentado que Bosnia seguirá dividida en tres pese a todas las promesas. Una de las principales novedades de este foro, sin embargo, consiste en que en adelante las conversaciones serán conducidas conjuntamente por la CE y la ONU, que convertirán a esta Conferencia de Paz en un organismo permanente. De esta forma, la dubitativa y lenta Comunidad Europea no será la única que corra con la responsabilidad de detener el conflicto, sino que se establece un canal de comunicación directa con el Consejo de Seguridad, a través del cual EE. UU. podría adoptar una actitud menos furtiva una vez transcurridas las elecciones. Precisamente, ayer fue nombrado el ex ministro brh tánico de Exteriores David Owen como máximo reprsentante de la CE en la Conferencia de Paz, en sustitución de Lord Carrington. Owen es considerado como un duro partidario de bombardear las posiciones de la artillería serbia y de enviar paracaidistas para proteger las ciudades asediadas, pero se considera que tendrá menos poder que Lord Carrington. UN ACUERDO DURADERO La guerra civil en Yugoslavia no podrá ser resuelta definitivamente más que a través de negociaciones entre serbios, musulmanes y croatas, con el fin de redefinir las nuevas fronteras de la antigua Yugoslavia de una manera justa y equitativa. En 1946, cuando el croata Tito trazó arbitrariamente las fronteras de Yugoslavia, uno de sus principales objetivos fue debilitar la influencia serbia, aunque los serbios representaban el 45 por ciento de la población del país. Estas nuevas fronteras dejaban a un tercio de la población serbia fuera de Serbia, creando así la principal fuente del actual conflicto. En 1941, en vísperas de la entrada de Yugoslvia en la II Guerra Mundial en el bando de los aliados, gracias al valor del Rey Pedro II y de sus oficiales serbios que rechazaron el Pacto del Eje, la población de Bosnia- Herzegovina contaba con un 52 por ciento de serbios. Este territorio fue anexionado por el Estado Independiente de Croacia mediante el acuerdo de Hitler y de Mussolini. Este estado fantoche, bajo la dictadura de Ante Palevich, líder croata ustachi, eliminó, entre 1941 y 1945, en un genocidio sistemático y sangriento, a 500.000 serbios y a 20.000 judíos que vivían en la región que constituye actualmente Croacia y Bosnia- Herzegovina. El reconocimiento por parte de la CEE, promovido por Alemania, del Estado de Bosnia- Herzegovina- q u e desde 1461 no había sido nunca un Estado independiente- antes incluso de que los dirigentes serbios, croatas y musulmanes hubieran podido reunirse alrededor de una mesa de negociaciones para redefinir las fronteras correspondientes por derecho a las tres partes involucradas, fue un grave error. Si la CEE hubiera exigido como condición previa a todo reconocimiento el inicio de negociaciones entre los tres interlocutores interesados, nunca habría habido guerra en Bosnia- Herzegovina. Recientemente, la Cruz Roja Internacional condenó las condiciones inhumanas de vida y de intemamiento impuestas por los serbios, los croatas y los musulmanes. Los croatas, apoyados por el General Franjo Tudjman, han ocupado ya un tercio de Bosnia- Herzegovina y los serbios poseen actualmente alrededor del 60 por ciento del territorio. Debería ser posible llegar a un acuerdo negociado y justo, para el bien común de los pueblos yugoslavos. Al contrario que otros grandes estados europeos que forjaron su unidad durante siglos de luchas fratricidas (Inglaterra, Francia, Alemania e Italia) Yugoslavia se convirtió en Estado en 1918 sin derramamiento de sangre. Es de esperar que la conferencia de paz de Londres pueda obligar a los protagonistas serbios, musulmanes y croatas a aceptar el establecimiento de nuevas fronteras que eliminen las causas dé fricción en esta parte de Europa, de forma que todos los protagonistas puedan disfrutar de todas las garantías relativas al principio de autodeterminación y al respeto a los derechos de las minorías supervisados por la ONU. El duque de SAINT- BAR La ONU enviará un nuevo contingente de soldados en misión humanitaria Londres. A. S. Lubliana. Simón Tecco Como única medida para forzar a los serbios a cumplir con sus compromisos, aparte las amenazas verbales de sanciones económicas y aislamiento internacional, las Naciones Unidas han decidido que ampliará la presencia de cascos azules en Bosnia, eso si, en misión de carácter humanitario sin capacidad de respuesta a ios ataques armados. Entre las concesiones de Karadzic y Milosevic se cuenta la de permitir que observadores de la ONU se instalen en la frontera entre Serbia y Bosnia para impedir que continúen la entregas de armas por parte de Belgrado. Sin embargo, se subraya que los serbios de Bosnia ya tienen armas suficientes para combatir durante varios años. En Croacia, en la línea que divide los territorios conquistados por los serbios y los que se encuentran bajo el control del Gobierno de Zágreb, se han repetido en los últimos días una serie de incidentes armados, aunque estos territorios ocupados se encuentren bajo la protección de las fuerzas de la ONU y supuestamente desmilitarizados. El último de estos incidentes se registró en la noche del miércoles al jueves en el frente Vukovar- Vinkoci, en la parte oriental de la región de Eslavonia, cuando una unidad serbia abrió el fuego con armas automáticas y con ametralladoras y cañones antiaéreos.