Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Pág. 46 TRIBUNA ABIERTA MARTES 25- 8- 1992 O hemos oído en mil registros y en mil lugares diferentes: la lengua está asediada por todos los enemigos y hay que correr- armas en mano- a salvarla. Lo dice el dómine cegarrita y el vocinglero de las reprensiones, y el sochantre y la cupletista y el mozo del ascensor. Acaso todos estén muy preocupados, pero hace falta que dejemos las palabras y empecemos a estudiar, Juan Páez. Si no, los gorgoritos se quedarán en bellas- o menos bellas- expresiones y volveremos otra vez a trabajar para que las cartas salgan como quieran. Sin embargo, puede saltar a la arena un espontáneo no esperado. Su denuncia se agita en la muletilla que acaba de desplegar y el espíritu que tiende el trapo tiene tanto valor como el torerillo que, desesperado, se juega la vida a camisa desabrochada y pecho desnudo. Me refiero al poeta. La Bruyére dijo en Los caracteres que en la sátira están prohibidos los grandes temas, como mucho se vuelve a las cosas pequeñas y lo que nos queda es la belleza de un estilo. No sé si es cierto. Pienso en un maestro de la sátira, el aragonés Marcial. Fustigó y nadie le hizo caso. Se hartó. Pidió dinero prestado y se volvió a su pueblo, olvidándose de Roma. Era la más enérgica y feroz de sus sátiras: la del desprecio. Marcial es maestro de Enrique Badosa. En el frontispicio del libro actual figura su nombre, lo que no deja de tener valor. Y aunado a éi, la protesta de lo poco que cuenta el latín. Lo que ya es más. Pero, en el fondo, el mismo candor en ambos. Nadie va a hacerle caso y nadie se va a corregir. Sin embargo, esto no cuenta: el satírico acaso sólo piensa escribir para sí mismo y dejar constancia de su protesta. Es cuestión de paz interior y de voluntad de salvación. Aunque, a veces, tampoco hay que ser desdeñoso en demasía, alguien llegue a mirar el libro, lo lea y hasta piense. Enrique Badosa ha salido en favor de las cosas que decimos las gentes de mi oficio, y a las que nadie toma en cuenta. Pero su presencia es importante: por lo que dice, por cómo lo dice y por cuanto se confiesa. Es decir, por todo lo que se juega a cuerpo limpio, tras arrojar la muleta en un desplante. El es- L PALABRA CLARA DE HOMBRE LIBRE 903306307 5 p PTA MINUTO; NOCHE Y fIN DÉ SEMANA U 0 PTftS K L 1 NUTD Muy reconocida en el ámbito nacional. Intere- VENDO EMPRESA DE SERVICIOS sados escribir al Apartado de Correos 10.270. Referencia 59, Madrid es comunicación, solidaridad y lealtad. Enrique Badosa ha escrito su fe de vida con muPor Manuel ALVAR chos actos de fe que va signando bajo forma pectador que yo soy ha leído sus Epigramas de epigramas. Es una manera de hacer consconfidenciales y se reafirma. ¿Por qué confitar su protesta y de manifestar su conducta denciales unos epigramas? ¿Tan para nadie ética. Está del lado de los hombres (y de las son? ¿Para sí mismo? ¿Para el inesperado mujeres) y de las mujeres (y de los hombres) lector? Porque lo que Badosa pide es mucho: que aman siempre y un día mueren, pero su que los l e c t o r e s sean p e r s p i c a c e s comunicación ha sido un acto de continuado comprendan que allí hay en entendimiento; no de ocasional y juego algo más que una sutileza fortuita connivencia que languiy que los enunciados compromedece porque no ha ardido en la ten la vida del poeta. Por eso llama de amor viva: Acabó en hace muy bien en declarar su lilengua muerta tanto amor. En bertad, sin partido, en estar la lealtad a la lengua está el senabierto a todas las libertades, en tido de la vida, y de la identificamostrarse sarcástico ante los ción con esa criatura a la que charlatanes, y abominar de todas hoy parece mal llamar patria, y las plebeyeces. No está mal la fusión con sus gentes, y la para comenzar. Pienso que es añoranza de su cielo, de su aire, mucho: su verdad íntima está en de su tierra, de su agua. Gracias las palabras: Yo que soy espaal instrumento que nos configura ñol de Cataluña, y catalán de y que nos da una visión- y no España, tanto monta, no te otra- del mundo, somos algo tengo que dar explicaciones, de más que bípedos implumes. No Manuel Alvar por qué escribo en una u otra identificarse con la lengua es de la Real Academia Española lengua. La libertad se explica perder todo lo que nos hace ser por sí misma. Al buen entendehombres. Y si, como Badosa, se dor, etcétera. Vivimos días faritienen dos registros, las lenguas saicos, y los poetas- voz de León Felipele hacen ser hombre integrado, no hombre también se han hecho fariseos, y los filólogos escindido. En esas dos culturas a las que también. Escuchaba atónito, yo, que amo pertenece y en esas dos visiones del mundo apasionadamente a Cataluña, y por eso no que son suyas con idéntica (y total) lealtad. admito falacias de tirios ni de troyanos. El coUn poeta hoy nos ha hecho pensar en la lega sabio decía ¿para engañarme? ¿para lengua porque tal es el objeto principal de su engañarse? En Cataluña lo que peligra es preocupación. La lengua de todos, y no el el catalán, porque la juventud sólo oye rock ideolecto particular del escritor. Otras veces en inglés o en castellano. Yo, español de nos ha conducido por otras sendas, pero Cataluña y catalán de España. Digo mis lecpara ello dicen los tratados al uso que Enriciones de amor, y mis elogios en letra imque Badosa es uno de los poetas importantes presa para memoria de olvidadizos. Tras la de su generación. Hoy ha manifestado su imposición, los lamentos. Conducta farisaica. preocupación y sus sentimientos. Lo ha dicho Asentado esto, Badosa puede salir en deen epigramas, pero la sátira es una forma, fensa de la lengua (ahora es la castellana; ejemplar sin duda, de la didáctica. Y resulta otro día será la catalana) clama contra la igque ha venido a coincidir con quienes nos norancia de tantos y tantos suficientes que preocupamos por la lengua desde ángulos confunden titular y llamar el ser consdistintos del suyo. Pero lo que cuenta no es ciente sin conciencia, la irracionalidad del fela forma, sino el objeto del amor. minismo gramatical, la plebeyez que se nos impone enrollar la marcha los bocatas el alucine y el pensar de que la detestable fonética (se habla con poco CHALETS ARA VACA sexo y se escribe con mucho seso Y Urbanización Rosa de Luxemburgo, frente a La Rinconada ¿cómo no? los gibraltares del habla que Teléfono 474 65 84 se nos incrustan, día a día, dolorosamente en el costado: Nutrimos nuestro cuerpo en el esnac jotdog beicon fridchiquen bobacola (por favor, señor linotipista, no es errata) y un chou de roe para digerir bien. El alma la nutrimos en el pap con La Publicidad le informa. drines música suit y a veces suing Para solucionar nuestros problemas, dos o tres Le pone al día de las últimas chicles reflexionaremos. Y la inacabable teonovedades. Recuerde que la ría: dirigir por conducir salir de viaje decisión de compra siempre por viajar a bai de rrioment por de mola toma usted. mento y blazer o ascot El poeta tiene la obsesión de la palabra. Si no la tuviera no sería poeta. La correción lingüística es la cortesía que tiene para quienes buscan sus páginas, y leen. El poeta se distancia de la vulgaridad, de la chabacanería, de la plebeyez. El poeta no es melindroso ni remilgado; simplemente es hombre con dignidad. Lo demás no pasa de la pereza mental, de los sótanos de la inteligencia o del tartamudeo del gueto. Cada uno gustará vivir donde están los íntimos hábitos de su sangre. Es cuestión de preferencias, pero la vida