Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 A B C BARCELONA 92 DOMINGO 9- 8- 92 3- 2: España gana el oro y derrota a su historia Victoria del equipo de Miera en un partido heroico, de una emoción desgarradora Barcelona. José Manuel Cuéllar España escribió una de las más bellas páginas de su historia futbolística con un equipo de ensueño, capaz de levantarse con un vigor sobrehumano de una puñalada mortal. Se puso a bucear con ansia, a picar con fe en el interior de un formidable equipo, El primer periodo fue una mofa del destino, una burla cruel que le tenía deparado al equipo español sin merecerlo un ápice. Y es que los de Miera aseaban a los polacos, les barrían por arriba y por abajo, se metían en sus entrañas y les comían el cerebro, los músculos y los nervios. España impuso desde el primer momento su ritmo, su toque controlado en el medio campo y su engarce de oro con las puntas. Alfonso les dibujó un campo, las líneas y les escondió el balón una y mil veces. Quico asistía al primer toque y las bandas eran locales, sobre todo la izquierda, en la que Berges entraba y Lasa le doblaba una y otra vez. ¿Que hacían los polacos? Esperar, aguantar, ser pacientes y confiar en Kowalczyk, un zorro redomado que se le mete a uno en la espalda para tocar por detrás, desequilibrar y plantarse, sin saber cómo, solo ante el arquero rival. Una pesadilla. A López estuvo dos veces a punto de robarle la cartera y el muy ratero lo consiguió al final en un fallo infantil del rojiblanco, curiosamente el mejor jugador español en el torneo. España perdonó, y de qué manera, ocasiones que no había tenido igual en todo el torneo. Primero Alfonso y luego, y sobre todo, la de Ferrer, que había que cada ocasión con dos; a cada verla para creerla. El barcelo- golpe, con dos o tres mandobles, nista se fue hacia el hueco como pero poco certeros. Hasta que un bólido y Quico, tan clarivi- llegó lo increíble: el Super- Lódente, lo vio al instante. Le dio pez, siempre infalible, falló. Un un pase de fábula al que Albert balón que no le hubieran robado llegó de sobra, regateó al portero ni a un colegial, pero Kowalczyk y se escoró demasiado. Luego le se lo hizo y esta vez no erró. Se faltó el temple del genio, la frialdad del cazador para empujarla- -Así jugaron dentro. España: Toni: Bien; López: Por ahí empezó España a perAceptable, Abelardo: Aceptable, der el parcial. Por ahí y por el Solozábal: Aceptable; Ferrer: cabezazo al larguero de López, Bien, Guardiola: Bien, Lasa: otra vez gafado ante el marco Regular; Luis Enrique: Regular, contrario. Demasiada generosiQuico: Muy bien, Berges: Acepdad en el corazón para no ser table; Alfonso: Bien. Amavisca: herido por los cazadores furtivos. Muy bien. Éstos no avisaron hasta el minuto 38 en el que un error del Lo mejor: La fe indestructible medio campo dejó desprovista a del equipo que nunca se vino nuestra defensa. Esa vez la abajo y supo remontar un gol salvó Toni con una fenomenal psicológico en contra. Quico essalida a los pies de Kowalczyk. tuvo esta vez inmenso y su oportunismo lleno de calidad fue vital. En el 43, Kowalczyk volvió a Lo peor: La defensa flaqueó irse, pero el disparo se le fue más que en otras ocasiones. desviado. España respondía a El gran encuentro de Polonia obligó a los españoles a exhibir lo mejor de sí mismos el polaco, hasta extraerle el oro que también mereció porque fue admirable su valor y su entereza. Pero los de Miera fueron más, aún más. Crecieron y crecieron hasta hacerse gigantes y, a golpe de talento y de honor, hicieron caer a los polacos. En el último minuto y asediando, como todos soñamos de pequeños. parte sin paracaídas ni precaución alguna. Juskowiak, tan letal en cuanto se le da un metro, estuvo a punto de volarnos la cabeza definitivamente, una gracias a un corte del arbitro- b a s t a n t e inepto por c i e r t o- que casi cuesta otro gol. En dos minutos, el goleador polaco tuvo el K. O. pero la primera vez se le fue por un pelo y en la segunda se la sacó Toni. Y punto. Luego, el público convirtió el campo en un infierno para los hombres de Wojcik. Los españoles se volcaron como una sola unidad con poder destructor sobre el rival. No le dejaba ni salir de su área. Si no hubiese sido por el formidable partido de Lapinski, ¡vaya pedazo de libre! la avalancha hubiera surtido efecto antes. Tanta presión les reventó por dentro, les sacó el oro que tenían bien agarrado dentro de sí. Amavisca arañó con alma de sutil minero y sacó una falta de donde casi no había. Guardiola la botó con tempíe y Abelardo, en el segundo palo, empató el encuentro. Todo sucedió con rapidez a partir de ese momento. Quico pensó que en eso de robar carteras también él era un experto, y les devolvió la moneda, se lo hizo a Waldoch y puso el partido en franquía. la cruzó a Toni batiéndole irremiLa intensidad del encuentro siblemente. nos hizo pensar a todos que los polacos no se levantarían del Furia y ardor golpe, pero nos equivocamos. El apoyó impresionante del Fue entonces cuando demostraNou Camp ante el resultado adron el buen equipo que tienen. verso fue fulminante. España se Adelantaron líneas y desafiaron arrojó al vacío en la segunda a todo y a todos. Un error del torpe arbitro colombiano les faci, -Ficha técnica- -litó la tarea. No pitó una falta a Ferrer y en ese balón Staniek España: Toni; López, Abelardo, encontró la espalda de los deSolozábaT; Ferrer, Guardiola, Lasa fensores locales para volver a (Amavisca, m. 52) Luis Enrique, Quico, Berges; y Alfonso. empatar el partido. Polonia: Klak; Jalocha (SwiercTodo volvía a empezar pero zewski, m. 56) Lapinski, Walen realidad nada era igual. La fe doch; Staniek, Brzeczek, Gestor, Kobylanski, Kozminski; Juskowiak de este equipo es indestructible. y Kowalczyk. Con una voluntad de hierro volArbitro: Torres Cadena, de Covieron a levantarse y a apretar lombia. Tarjeta amarilla para Waldoch. los dientes. Amavisca tes hizo un Goles: 0- 1, m. 45: Kowalczyk, ocho en la izquierda y Quico teen un fallo de López. 1- 1, m. 64: nía siempre el pico preparado Abelardo, de cabezazo picado. para rematarles. A España se 2- 1, m. 70: Quico, al arrebatar un balón a Waldoch. 2- 2, m. 75: Stales fue la pieza en un par de niek, al encontrar la espalda de la ocasiones por buscar más el pedefensa espa $ol a. 3- 2, m. 90: nalti que por rematar la jugada Quico, a la salida de un córner. (ya escaseaban las fuerzas)