Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 A B C BARCELONA 92 SÁBADO 8- 8- 92 Las chicas del hockey encuentran Tarrasa. Domingo Pérez Tarrasa, cuna del hockey español, vivió su día más feliz. Las chicas de oro hicieron bueno su apodo y consiguieron la undécima medalla del más preciado metal para el deporte español en estos Juegos. Y la Teresa Motos lograron a lo grande, jugando de menos a más, para acabar rozando la perfección. No fue obstáculo entrar en la segunda prórroga en menos de cuarenta y ocho horas; fue ahí, en esa media hora, donde dieron toda su talla para imponerse a las alemanas. Nombre Edad -Ficha técnica Minuto 83. España 2- Alemania 1 Elisabetr Maragaü España: Mariví González (María Martínez, m. 99) Silvia Manrique, Carmen Barea, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Sonia Barrio, Virginia Ramírez (Ana Maiqués, m. 35) Teresa Motos, María Rodríguez (Nuria Olivé, m. 79) Natalia Dorado y Elisabeth Maragall. Alemania: Wollschlaeger, Dickenscheid, Ernsting, Thomaschinski (Ferneck, m. 87) Kuhnt, Wild (Kauschke, m. 74) Hentschel, Peters, Becker, Jungjohann y Goles: 1- 0, m. 7, Mari Carmen Barea, en un penalti- córner. 1- 1, m. 12, Hentschel. 2- 1, m. 83, Elisabeth Maragall, toca con la punta del stick y lanzándose en plancha un pase de Teresa Motos. Incidencias: Presencia en el palco de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y de la Infanta Doña Elena. González Laguillo, María V. 30 Dorado Gómez, Natalia 25 Ramírez Merino, Virginia 28 Barea Cobos, María del Carmen 25 Manrique Pérez, Silvia 19 Gabellanes Marieta, Nagore 19 Rodríguez Suárez, María D. 35 Barrio Gutiérrez, Sonia 22 Corres Giner, Celia 28 Maragall Verge, Elisabeth 21 Motos Iceta, Teresa 28 Tellería Goñi, Maider 19 Coghen Alberdingo, Mercedes 30 Olivé Vancells, Nuria 23 Maiques Dern, Ana 24 Martínez de Murguía, M. 24 hA oKschíaeger r. austo Empate a uno era el marcador en el descanso. Un resultado que, por lo visto en la primera mitad, llenaba de esperanzas al equipo español. La razón era bien simple. En los treinta cinco minutos iniciales las jugadoras de José Manuel Brasa llegaron únicamente dos veces a la portería defendida por Wollschlaeger, sacaron dos penalti- córner y transformaron uno (gol de Carmen Barea en el minutó 7) Es decir un cincuenta por ciento de efectividad. Por contra, en labores defensivas el trabajo fue mucho mayor. Las alemanas mantuvieron un asedio constante sobre la portería de Mariví González, que desbarató cuatro de los cinco penalti- córner que lanzaron las alemanas- e l que no pudo detener fue un tiro de Hentschel que le pasó a Mariví por entre las piernas- y otro par de penetraciones muy peligrosas de Nadine Ernsting, una rubia, grande y rápida que entraba por entre las españolas con demasiada facilidad. Lo cierto es que, al margen de que las teutonas salieron muy fuerte, el equipo nacional presentó una táctica ciertamente conservadora, con cinco defensas: Silvia Manrique, Carmen Barea, Maider r Brasa analiza a sus chicas, unapor una María Victoria González: Guardameta con unos enormes deseos de victoria; su decisión y afán le permiten mantener una concentración absoluta. Muy segura, cuesta mucho superarla pone de buena técnica individual inteligencia al crear jugadas de ataque para la posición de defensa y no da una pelota por perdida Ana Maiques: Destaca su inVirginia Ramírez: Es una de teligencia táctica y su técnica; es centrocampista, un medio ofennuestras jugadoras más complesivo con gran visión de la j u tas, tanto física como táctica y gada, sus acciones de ataque técnicamente es de un gran nisuele resolverlas con destreza vel; puede jugar en cualquier puesto del equipo Natalia Dorado: Delantera explosiva, potente y rápida; María Ángeles Rodríguez: Es la que corre más kilómetros juega de una forma muy vertical con la pelota y además corre durante el partido; una jugadora muchos kilómetros en defensa veterana, con mucha experiencia, en la que sobresale su Teresa Motos: Es la más habuena colocación y un altísimo bilidosa del grupo; su regate es espíritu de sacrificio vital en acciones próximas al área contraria. Crea y resuelve Mary Carmen Barea: Muy con facilidad situaciones de gol y inteligente, con una técnica indiprovoca acciones de penalti vidual muy depurada que podría ser el ejemplo a imitar en una Elisabeth Maragall: Jugaescuela de hockey dora de gran velocidad, que coMercedes Coghen: Es la ca- rre muchísimo y puede jugar de pitana del equipo, el líder, el mo- delantera o de centrocampista, aparte Se. gue defiende muy tor; su personalidad le permite bien llevar el timón en el centro del campo, y llevar a sus compañeNagore Gabellanes: Es pura ras hacia la victoria raza vasca, una delantera fuerte, de choque, rompedora; tiene una Nuria O ivé: Centrocampista técnica aceptable que le permite muy cerebral, tiene muy buena técnica, control de pelota y gran ser habilidosa y marcar goles Maribel Martínez: Tiene unos grandes reflejos y mucha intuición, ha tenido que mejorar su técnica porque ha empezado a jugar tarde a nivel de élite Sonia Barrio: Posee unas condiciones perfectas para el hockey; tiene fuerza explosiva de tiro y mucha velocidad, lanza los penalties y la hemos reciclado para que sea defensa Maider Tellería: Jugadora todo terreno, su mayor cualidad radica en que es muy sacrificada en el mareaje; es una auténtica lapa que no permite a la adversaria tocar la pelota Celia Corres: Todo corazón, se entrega al máximo con buenas condiciones físicas; es una defensa muy fuerte y no tiene manías al ir al choque Silvia Manrique: Simboliza la raza, la garra y la fuerza; dis- Tellería, Mercedes Coghen y Sonia Barrio; cuatro cemtrocampistas y sola, en punta, Elisabeth Maragall, la sobrina del alcalde de Barcelona. Hay que suponer que todo respondía a un dispositivo táctico preconcebido por Brasa para contener la previsible avalancha alemana del periodo inicial, porque el segundo periodo lo empezó España con Ana Maiques en lugar de Virginia Ramírez, lo que le permitía a Teresa Motos adelantarse, de forma que el cuadro hispano pasaba a tener dos puntas con mucho peligro. Dos penalti- corñers a favor de nuestras jugadoras, en los dos primeros minutos, aunque desaprovechados, demostraban que la vocación ofensiva había sido recuperada. Ahora eran las españolas las que ejercían todo el dominio y encerraban a la germanas en su campo. Las ocasiones de marcar se sucedían. Algunas clamorosas, como una que llegó provocada por una primorosa galopada de Elisabeth Maragall por la banda derecha con pase de la muerte que, Natalia Dorado, pese a tener a la guardameta germana batida, no supo convertir (m. 44) Frente al acoso español, las alemanas mantenían el tipo, aunque apenas conseguían acercarse a la portería defendida por Mariví y, cuando lo hicieron se toparon con las genialidades de la guardameta del Club de Campo. En especial, en el minuto 57, cuando salvó por dos veces consecutivas sendas oportunidades de gol parando disparos a bocajarro, casi delante de sus narices.