Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 26- 7- 92 SUCESOS ABC 103 traficante de armas egipcio en España Lugar donde se halló el cadáver se enteraron manifestó uno de los vecinos ante la atenta mirada de otro de los habitantes de Los Santos de la Humosa que se limitó a escuchar, sin articular palabra. Pero el velo que ha cubierto el caso ha servido también para destapar cientos de rumores, además de los lógicos interrogantes: ¿Quizá se desmayó, perdió el conocimiento y quedó tendido justo en el cierre del portalón? ¿Se engancharía en algo que le impidiese escapar? Falta, no obstante, la pregunta que nadie se atreve a formular pero que se encuentra en la mente de la mayoría: ¿Alguien siguió a Hazem hasta la finca, estuvo esperando a que saliera y lo sujetó para que fuese atrapado por la puerta? o ¿lo mataron antes y lo dejaron allí para simular un accidente? A medida que se profundiza el enigma es mayor. Tanto la Guardia Civil como el juzgado de Alcalá de Henares que llevan el caso, en concreto el número 5 de los de Instrucción, se negaron a comentar lo sucedido ni a confirmar dato alguno, a pesar de que hasta el momento siempre se ha hablado de accidente Otro de los puntos que rodean esta extraña muerte y que llama poderosamente la atención es la celeridad con que se efectuó el traslado y entierro de los restos mortales de Hazem en El Cairo. La autopsia del cadáver y la autorización para llevar el féretro a Egipto también están rodeados del silencio más absoluto, sólo ha trascendido que un diplomático de la Embajada acompañó al ataúd hasta la capital del país, donde tan sólo tres días después fue inhumado. Por si esto fuera poco, la muerte de Hazem Alí Issa también se ve envuelta en el más impenetrable de los misterios tanto por su personalidad como por sus actividades profesionales, que acrecientan las incertidumbres y añaden nuevos elementos a lo ocurrido. Alí Issa, según fuentes consultadas por ABC, parece que trabajaba o mantenía estrechos contactos con una conocida empresa de importación y exportación de material bélico, situada en la planta cuarta del moderno edificio Centro 23, en el número 91 del Paseo de la Castellana, junto a Torre Europa. Su nombre, Alkántara S. A. Y es que, a tenor de las informaciones recogidas, el hombre ahora fallecido era toda una personalidad en el mundillo internacional de la compra- venta de armas. Incluso, en es- Se le consideraba una persona relevante en el negocio internacional de material bélico y muy bien relacionada tos medios consultados se comentó a ABC que era una de esas personas raras que frecuentan estos ambientes, que contaba con muy fuertes apoyos en el poder También se consideraba que estaba muy relacionado con altos cargos del Insituto Nacional de Industria y, en concreto, con sus empresas de armamento, como es el caso de Santa Bárbara Este egipcio, además, mantenía amistad con el traficante de armas Abdul Rahman El Assir, y en determinados medios se asegura que colaboraba profesionalmente con él. Sin embargo, un portavoz de la Embajada de LA EVOLUCIÓN EN PAVIMENTOS CALLE CAVANILLES, 16 Tels. S 52 S 6 04- 03. Madrid Egipto en Madrid desmentía a ABC este extremo: Hazem Alí Issa, -dijo- pertenecía a una familia que goza de un poder adquisitivo extraordinario, y no necesitaba dedicarse a estos negocios. De cualquier forma, la Embajada mantiene una versión de lo ocurrido radicalmente contraria a la que ha podido comprobar ABC, puesto que él mencionado portavoz insistió una y otra vez a este periódico que Alí Issa murió al golpearle la puerta del garaje del edificio que alberga las oficinas del Paseo de la Castellana. Todo lo que se dice es mentira continuó- Él no vivía en España, sólo estaba pasando aquí una temporada y un amigo suyo le había dejado una casa. En esta muerte no hay nada extraño. El paso de la vida a la muerte es cosa de un segundo... Si hubiese algo fuera de lo normal nuestra Embajada habría pedido una investigación a fondo. No olvidemos que se trata de un compatriota Como último detalle, el reseñar que, al parecer, y según algunos testimonios recogidos, poco después de conocerse la noticia de la muerte de Hazem Alí Issa se recibía una llamada en la portería de la casa donde residía, en el número 19 de la calle del General Arrando, -l a misma casa donde vive Marta Chávarri con su marido, Alberto Cortina- en la que su abogado daba órdenes estrictas a los conserjes de la finca de no facilitar el acceso a 1 piso a persona alguna, por muy cercano que estuviese al fallecido... Además, también la madre del propio Hazem llamó desde Egipto a Madrid para interesarse por lo que realmente le había ocurrido a su hijo. Como se ve, sólo dudas y más dudas rodean la muerte de este egipcio que ha provocado que, en determinados círculos, sólo con mencionar su enigmático caso se haga un x espeso e inquietante silencio; silencio que pondría recordar a la tradicional omértá del oscuro mundo de la mafia.