Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 26- 7- 92 BARCELONA 92 A B C 73 de los Juegos entre el clamor popular Hola al corazón olímpico Los barceloneses recibieron calurosamente a los Soberanos al hacer su entrada en el palco de autoridades Samaranch: El sueño se ha convertido en realidad Finalmente, ha llegado el día Es un momento memorable para que Barcelona tanto esperaba. nuestra gran Familia Olímpica. El sueño de muchas generacio- Gracias por vuestro apoyo. nes se ha convertido en realidad. Todos hemos ayudado a realiBarcelona es ya ciudad olímpica. zar este gran e histórico aconteA todos los que han contri- cimiento. De manera muy espebuido a este día histórico, quiero cial e importante, el Gobierno de expresarles el reconocimiento España, la Generalidad de Catadel Movimiento Olímpico que me luña, el Ayuntamiento de Barcehonro en presidir, y también el lona, el Comité Olímpico Español y numerosas empresas nacionamío como un barcelonés más. Un agradecimiento muy espe- les e internacionales. A todos cial al Comité Organizador, a su ellos nuestra gratitud. Saludo con el mayor afecto y presidente, Pascual Maragall, sin olvidar a todos sus colaborado- agradezco la presencia de los res y a los miles de voluntarios más altos dignatarios de 27 Esque tanto han contribuido a esta tados que han querido estar hoy con nosotros, significando la imorganización. La élite de la juventud mun- portancia que otorga nuestro dial, representada por la cifra sin mundo contemporáneo al Moviprecedentes de 172 Comités miento Olímpico que representa Olímpicos Nacionales, está aquí la unión del Comité Internacional entre nosotros. Estoy seguro que Olímpico con las Federaciones nuestro fundador, el barón Pierre Internacionales y los Comités de Coubertin, habría estado or- Olímpicos Nacionales. gulloso de vosotros. ¡Sed todos Finalmente, tengo el alto honor bienvenidos! de invitar a S. M. el Rey Juan La mayor fiesta de nuestra so- Carlos I a declarar abiertos los ciedad actual, los Juegos Olímpi- Juegos de la XXV Olimpiada de cos, está a punto de comenzar. la era moderna en Barcelona. entusiasmo. Luego, le toca el turno al presidente del COI. Samaranch también utiliza las cuatro lenguas, en este orden: catalán, francés, inglés y castellano. Se apluden sus referencias a Pascual Maragall y al Gobierno de la nación. Cede la palabra al Rey y el estadio vuelve a estallar en aplausos. Las modelos Las veinticuatro mejores modelos del m u n d o una por cada Olimpiada pasada, desfilan con la colección Barcelona. Están desde Judit Mascó hasta Inés Sastre. No se puede pedir más. Es el momento de los juramentos. Luis Doreste pronuncia el de los atletas. El regatista se olvida del texto, pero reacciona y completa las palabras que debía pronunciar. Torre humana Inauguración Su Majestad el Rey declara inagurados los Juegos de la XXV Olimpiada. Un minuto después entra la bandera olímpica, portada por Dolores Buch, voluntaria olímpica; Blanca Fernández Ochoa, José Manuel Abascal, Llega la antorcha El gran momento de la ceremonia. Herminio Menéndez entra con la antorcha en el estadio. Da media vuelta y se la entrega a Epi, último relevista. El baloncestista es acogido con entusiasmo, porque aunque nacido en Zaragoza se le considera un barcelonés más. La aparición de la bandera española fue acogida con una inmensa ovación por el público asistente José Luis Doreste y Jordi Llopart, todos ellos medallas olímpicas en distintos Juegos, mientras suena el himno olímpico. El arquero no falla Epi entrega en fuego al arquero, Antonio Rebollo, que no falla. La flecha prende el fuego en el gran pebetero donde lucirá hasta el día de la clausura. Le llega el turno a los castellets que forman doce torres humanas en homenaje a los doce paíFuegos de artificio ses de la Comunidad Europea. Participan 2.174 homMientras suenan bres y mujeres, encaramados unos las últimas notas del sobre otros. Es el símbolo de la Himno de la Alegría, construcción europea. Vuelven a el cielo se puebla de desatarse el entusiasmo. Algunos cohetes. Son los atletas norteamericanos salen del fuegos de artificio circulo central y abandonan el estaque cierran un acto espectacular, dio mientras son abucheados. magistralmente realizado, ejemplo de lo que puede hacer un pueblo La opera cuando de forma unánime está con Entran en escena lo que se celebra. A las 23 09 se los grandes divos de despide a los atletas y al público. El la ó p e r a Jaume estadio empieza a vaciarse lentaAragall, Teresa Ber- mente. No hay más que caras de ganza, Montserrat satisfacción. Como el niño, nadie olCaballé, Josep Ca- vidará este día mientras viva. Los rreras, Plácido Domingo y Joan Juegos de Barcelona, los mejores Pons rivalizan con sus voces en el de la historia, están en marcha. Vuelve vencedor de Aída de Verdi. Los espectadores lanzan las bengalas que se les han entregado hacia la pista, con lo que peligran las cabezas de los que están. sentados en las primeras filas. Como punto final, el Himno de la Alegría, cantado por el niño Eleatzar Colomer, de trece años. Los divos le hacen el coro, algo que no olvidara nunca.