Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 A B C DEPORTES DOMINGO 26- 7- 92 El inquieto Claudio Chiappucci ha sido dos veces segundo en el Tour y otras dos en el Giro, convirtiéndose en el Poulidor de los años 90. generación que vaya a coger el relevo a la del 64. La explosión del ciclismo italiano ha topado, sin embargo, con un pequeño inconveniente llamado Miguel Induráin. El aficionado español asiste con enorme satisfacción a un cambio de papeles: Bahamontes se encontró con Anquetil y Ocaña con Merckx. Bugno y Chiappucci lo han hecho con Induráin, Además, con Miguel ya no estamos obligados a las aventuras suicidas que protagonizaron los Jiménez, Fuente, Delgado y compañía, que proponían ciclismo de verdad pero sin grandes resultados estadísticos. Induráin, con su propuesta de método, frialdad y potencia, los ha vengado a todos. Induráin, Chiappucci y Bugno confirman el poderío del Sur en el ciclismo actual Españoles e italianos copan los podios de las grandes carreras Madrid. M. A. B. En ciclismo, el Sur no solamente existe. Desde la temporada pasada, en que se inauguró la era Induráin españoles e italianos arrollan. Diecisiete de los dieciocho puestos en el podio de las tres grandes pruebas por etapas- Vuelta, Giro y Tour- han sido ocupados por ellos, y la única excepción la protagonizó un suizo, Toni Rominger, que pertenece a un equipo español (Cías) El Sur también cautiva a los grandes ciclistas del Norte. Los podios de la era Indurám El nuevo Poulidor La superioridad que ha demostrado en esta temporada abre un mar de dudas sobre el futuro de sus rivales más directos. De la trilogía ciclista de los años 90, Bugno es el que lleva la peor parte por ahora; tiene un palmares envidiable, pero por su clase los tifosi le exigirán siempre un Tour de Francia. Paradójicamente, la situación psíquica de Chiappucci es mejor, a pesar de haber sido dos veces segundo en el Tour (1990 y 1992) una vez tercero (1991) y dos veces segundo en el Giro (1991 y 1992) El pequeño Chiappa corre el peligro de convertirse en el nuevo Poulidor, pero se ha tomado este papel de segundón con enorme optimismo. Como ya no le queda Tour para atacar, ha anunciado que en septiembre, en Benidorm, ganará el Campeonato del Mundo en la casa de Induráin. Los franceses tienen la mejor prueba por etapas, pero nosotros tenemos los mejores corredores La frase, dicha por el director deportivo del Banesto, José Miguel Echávarri, posee varias lecturas. Por un lado, España cuenta con el mayor potencial ciclista de todos los tiempos: disfrutamos del actual número uno mundial, Miguel Induráin, un corredor que ya ha entrado en la leyenda y, lo que es mejor, rezuma optimismo para el futuro; las marcas comerciales apuestan por este deporte y la presencia de equipos españoles en el Tour de Francia ha superado, por primera vez en la historia, a la de los propios galos; esta buena salud es percibida por los ciclistas de élite del Norte, donde la crisis ha hecho mella en muchos grupos deportivos, y se dejan querer por el Sur. cara de la moneda. En los dos últimos años no han dado opción a sus rivales en las tres grandes Ocho podios fueron para nosotros y nueve para los transalpinos. Induráin y Chiappucci subieron cuatro veces al cajón; Bugno y Chioccioli, dos. Bugno ganó, además, el último Campeonato del Mundo de Fondo en Carretera, donde Induráin fue medalla de bronce. El dominio ha sido total, y todo hace predecir que en lo que queda de temporada y en la próxima continuará este reparto del pastel. No se ve, por ahora, una Fernando Quevedo: Es importante terminar el último en una prueba como elTour de Francia Nanterre 92. J. C. Carabias, e. e. Le corresponde el honor de haber sido el único ciclista al que nadie ha podido remontar puestos. Fernando Quevedo (Seguros Amaya) terminará hoy el Tour como farolillo rojo a más de cuatro horas de Induráin. Lejos de desanimarse, admite que no tiene importancia acabar el último; en realidad esto es importante en una prueba como el Tour Mi trabajo es ayudar a los demás y para éso me paga la casa comercial Quevedo formula una declaración de principios para explicar el porqué de su posición al final del Tour. Es el destino de muchos ciclistas, que sin capacidad para aspirar al triunfo reservado para los ases se dedican a esforzarse para que éstos puedan alzar los brazos en señal de victoria. El vallisoletano confiesa que su puesto es resultado de un cúmulo de circunstancias. Tuvo que ayudar a Parra y Cubino en las primeras jornadas, y ahí ya se dejó un tiempo sustancial, que después no se ha preocupado de recortar. Muchas veces vas muy atrás en carrera; pero aunque tu condición sea buena tienes que trabajar para los demás. Ahora, mis compañeros me dicen que siga y me dan ánimos Las sensaciones que se perciben en la cola del pelotón son fuertes, según el ciclista del Amaya: Es sufrimiento, impotencia. Como sucedió en Sestrieres, llegas a preguntarte si vale la pena seguir adelante. En esos momentos te duele hasta la vida, se trata de un sufrimiento total, se te pasa por la cabeza el cierre de control. Pero al final consideras que llegar a París es tu trabajo Ha disputado el segundo Tour de su vida y el año pasado no logró acabar, pero tampoco admite que su actuación quede reducida a la anécdota del farolillo rojo Es importante que se hable de mí, aparte de por ser el último clasificado, porque doy tantos pedales como el que más. Lo que sucede es que aquí es muy difícN escaparse, ya que. se rueda gran velocidad y todos los equipos quieren ganar alguna etapa Renacer de las cenizas Corredores como Toni Rominger (vencedor de la última Vuelta a España) Jean Frangois Bernard (Banesto) o Sean Kelly (Lotus) han resucitado en nuestro país. Los dos últimos se han adjudicado este año, respectivamente, la París- Niza y la Milán- San Remo. Otros, como Laurent Fignon o Stephen Roche, han elegido Italia para renacer de sus cenizas. Otro aspecto digno de estudio es el desastre del ciclismo francés, que no pudo encontrar relevo a Bernard Hinault. El pentacampeón del Tour anuncia, todavía, unos años negros Echávarri propone una explicación: Los franceses están pagando muy caro el tener la mejor carrera del mundo Phillipot, gregario de lujo de Induráin durante el último Giro de Italia, afirma que en Francia se desprecia todo lo que no sea el Tour Con tan escasa rentabilidad, equipos como el Z. o el RMO podrían desaparecer la próxima temporada. Españoles é italianos se reparten la otra