Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ABC INTERNACIONAL DOMINGO 26- 7- 92 -Entrevista con Rafael Hernández Colón, gobernador de Puerto Rico- España nos ayudó a superar las diferencias con Estados Unidos para asistir a la Cumbre Durante la visita de los Reyes recibimos la invitación de participar en la Expo Rafael Hernández Colón, gobernador de Puerto Rico, dice sentirse muy feliz y honrado por el grado de Honoris Causa que le concedió la Universidad de Salamanca el mes pasado, en reconocimiento por su labor en la defensa del español y por su carrera profesional y política. Es una importante vinculación- ¿Cómo fue para usted el nuevo proceso de descubrimiento de España? -Yo diría que la disposición del Gobierno español para establecer relaciones con Puerto Rico converge con mi disposición. Desde mil novecientos ochenta y cuatro comienzan unas relaciones muy estrechas. La noche antes de las elecciones cené con Luis Yáñez. Luego en las vacaciones poselectorales visité al Rey Don Juan Carlos y a Felipe González. El Gobierno español envió como representante a mi toma de posesión a Inocencio Arias; luego vino la creación de una Comisión Nacional para la Celebración del V Centenario (el Gobierno de Madrid hizo la invitación) Enviamos nuestra representación a Buenos Aires (donde se realizó una reunión de las Comisiones nacionales) pero allí hubo problemas serios con el Embajador de los Estados Unidos, que no quería que participáramos. Tuvimos que luchar con él, pero el Gobierno español nos ayudó. -Ahora existe una polarización en Puerto Rico: los anexionistas son antiespañoles y hacen ver a los otros como hispanófilos. -Yo percibo esto como un pretexto de algunos sectores para hacer ataques políticos pero, en la realidad, no hay ningún tipo de conflicto entre tener la relación que tenemos con Estados Unidos y la relación que tenemos con España. Los vínculos políticos con Washington no impiden nuestra relación cultural con Madrid Salamanca. Gladys Crescioni con este centro del saber, que ha venido enriqueciendo a la Humanidad desde hace ocho siglos manifestó a ABC Hernández Colón en Salamanca. El gobernador de Puerto Rico se refirió a la invitación de España para que la isla caribeña participara en la II Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno. política hay que hacerlo con el Congreso de Estados Unidos sin incluir las otras dos alternativas. ¿Cómo vislumbra el futuro inmediato? -M i gran preocupación es que el Partido Nuevo Progresista pudiera ganar en noviembre. Si esto ocurre el pueblo va a sufrir un descalabro económico por la gestión infructuosa que van a hacer para lograr la estadidad. Van a paralizar las inversiones extranjeras y eso sería desastroso porque se crearía desconcierto con los sectores de inversión en Puerto Rico, tanto financieros como manufactureros, y se cambiarían las reglas básicas del juego económico y de su rentabilidad. ¿Cómo se justifica que el pueblo puertorriqueño haya votado en contra del referéndum de derechos democráticos del pasado seis de diciembre? -Porque no votaron en contra de ellos, votaron en contra de otro tema que les fue planteado por medios poderosos de comunicación que les confundieron. Estoy absolutamente seguro que el pueblo no votó contra la ciudadanía, contra su cultura y su lengua, contra la democracia. Les decían que el voto era por la separación y que iban a perder beneficios del Gobierno federal. Cuando una opinión pública tiene un organismo de Prensa que domina tanto como para crear ese resultado hay que aceptar que no se puede aglutinar la voluntad política para dar un paso adelante pero, ciertamente, no se puede leer en esa decisión del pueblo un rechazo a unos valores básicos. -Puerto Rico siempre se ha debatido entre las tres alternativas de independencia, anexión o autonomía. ¿Será siempre así? -Con el plebiscito tratamos de resolver el problema del status elevar el diálogo político, pero aquí parece haber uno de esos problemas estructurales en la vida de los pueblos. Es el grupo de puertorriqueños que quiere la anexión y que constituye el núcleo de un partido político fuerte. Esto se hereda de generación en generación y la única forma de romper con eso es desarrollar el ELA. Una vez que el ELA rebasa ciertos límites en cuanto a las competencias que tiene entonces lo otro se va a ver limitado y estrecho. ¿Cuál será la participación de Puerto Rico en la Cumbre Iberoamericana? -L a máxima posible, reconociendo que no somos un país independiente pero, dentro de nuestro estatuto, la mayor posible. Venimos de invitados. ¿Qué proyectos tendrá en la Cumbre? -L o más importante de esta Cumbre es que se cambie del nivel filosófico un tanto abstracto en líneas de pensamiento de Guadalajara a un plano de acción en torno a temas educativos, culturales y económicos y hablemos, no de ¡deas, sino de proyectos concretos. El status político ¿Cuál fue la génesis del proyecto del pabellón de Puerto Rico en la Exposición Universal de Sevilla de mil novecientos noventa y dos? -Durante la visita de Sus Majestades a Puerto Rico les acompañaba Manuel Olivencia, entonces comisario de la Expo noventa y dos y el entonces cónsul de España, Juan Ignacio Tena Ybarra, merucionó el planteamiento de nuestra participación; inmediatamente nos dimos cuenta de lo que eso significaba para Puerto Rico. -En enero de mil novecientos noventa y tres se cumple el final de su Gobierno. ¿Cuáles son, en su opinión, los mayores logros de su Administración? -Ha habido una gestión de afirmación cultural puertorriqueña que comienza con la ley tque oficializa el español y que tiene múltiples variantes, como la recuperación del patrimo. nio edificado que se ha hecho en San Juan, Ponce, Guayama, Yauco... Es algo que le ha descubierto al puertorriqueño sus señas de identidad y se sienten orgullosos de ellas. Son distintos elementos. En el aspecto político nosotros le hicimos frente al tema del status y una de las cosas de mayor satisfacción es haber puesto las cuentas claras. Nunca se había llevado al Congreso de los Estados Unidos a tomar decisiones en cuanto Durante mi Gobierno ha habido una gestión de afirmación cultural puertorriqueña que se consolida con la Ley que oficializa el español al destino de Puerto Rico; y el Congreso pasó a través del proceso plebiscitario a decidir aspectos importantes. ¿Y qué decidió? Decidió, primero, que no está dispuesto a comprometerse con la estadidad. La estadidad, si se va a dar, tiene que coger el camino de las peticiones como lo hizo en Alaska y Hawaii, que es un proceso de décadas y décadas y eso me dice que Puerto Rico puede estar tranquilo y que la estadidad no va a suceder. No importa que la pidan. Tendría que haber una transformación total del pueblo puertorriqueño, tendría que crearse una voluntad política que no hay y sostenerla por largo tiempo. La fórmula de ELA Ahora, también sabemos que el Congreso de Estados Unidos está satisfecho con el Estado Libre Asociado (ELA) y que está dispuesto a mejorarlo. Sabemos además que la independencia sería factible pero como nó hay voluntad en Puerto Rico tampoco se dará. El único camino que hay es el ELA, pero está claro que para mejorar esta fórmula