Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Entrevista Mariano Rubio En el Banco de España sehacen muchos enemigos demasiado poderosos Evidentemente se ha querido que el escándalo Ibercorp salpicara más alto, y no solamente a Carlos Solchaga Forma parte de ese restringido club de poderosos conocidos popular e indistintamente tanto por el nombre como por el apellido; un club al que accedió- hay que decirlo en honor a la verdad- mucho antes de que ambos, el Mariano y el Rubio, se convirtiesen en titular de primera de todos los periódicos a raíz del escándalo Ibercorp. En ese Para entonces, Mariano Rubio tenía sesenta y un años de edad y, en su haber, la resolución de la más grave crisis bancaria de la historia reciente, la adaptación del sistema financiero español a la Europa de los Doce y la práctica sostenida de un liberalismo económico militante, todo ello escalando los peldaños del Banco de España desde abajo y sin carnet del PSOE. -Hoy, dicen las malas lenguas, la llamada gente guapa ya no hace cola en el Club Puerta de Hierro para compartir rondas de golf y conversación con este. célebre aficionado al deporte de Severiano Ballesteros, cuyo cabello parece un poco más blanco y que camina despacio, algo cargado de hombros, con un andar característico y como desgalichado. Él, sin embargo, asegura que los amigos no le han abandonado. Todavía en su hermoso despacho de la madrileña plaza de la Cibeles, revestido de cuadros de Goya, mullidas alfombras y maderas nobles- u n despacho que debe costar mucho abandonar- el gobernador ansia la paz en forma de vacaciones. Y mientras se limpia las gafas con la corbata de seda y prodiga una sonrisa tan abierta como inesperada, habla de todo lo acontecido con la libertad que da saber que ya está con un pie fuera... ¿Cuál es su balance al término, de casi toda una vida en el Banco de España? -Para mí el balance es muy satisfactorio personalmente porque cuando llegué aquí, en 1965, este Banco emitía los billetes pero tenía poco que ver con un Banco central. Empezamos con la ampliación del Servicio de Estudios y luego, en mis etapas de subgobernador y gobernador, he tenido la oportunidad y la satisfacción de contribuir a la creación de ún Banco central moDOMINGO 26- 7- 92 derno que no tiene nada que envidiar a cualquier institución similar extranjera. ¿Qué ha dejado escrito en el testamento para su sucesor? -Sería una pedantería por mi parte dejarle un testamento a Ángel Rojo, entre otras cosas porque él lleva trabajando en el Banco de Yo sería imbécil si me hubiese implicado en las acusaciones que se me hacen sin obtener el resultado de enriquecerme La democracia debe atenerse a normas muy estrictas para no caer en el caos momento, de la noche a la mañana, como ocurre con harta frecuencia en esta España nuestra, el recién salido gobernador del Banco emisor pasó de los altares a los infiernos y de la gloria al deshonor, procesado, juzgado y condenado en un implacable tribunal de papel, sin abogado defensor- se queja- y sin posibilidad de defensa. España desde 1970 y conoce la vida del Banco tan bien como yo. ¿Qué va a hacer ahora? -De momento, irme de vacaciones. En otoño decidiré, aunque no depende sólo de mí sino también de las circunstancias. ¿Descarta seguir en la vida pública? -Sí. Llevo 15 años en primera línea de la vida pública y creo que tengo que cambiar. Decididamente quiero entrar en la vida privada. ¿Podrá usted evitar que le aa sen de utilizar información e influencias adquiridas durante su etapa al frente del Banco de España? -Es absurdo pensar que la infor. mación del Banco de España pueda producir conflicto de intereses. La prueba es que somos uno de los pocos casos en el mundo en que existe una incompatibilidad de dos años para trabajar en la Banca. Por ejemplo, el presidente de la Reserva Federal de los Estados Upídos está trabajando en un Banco de inversiones poco después de dejar su cargo. El presidente del Bundesbank, que dimitió hace unos meses, también está en un Banco. Yo creo que eso de la utilización de información privilegiada es un absurdo y, de hecho, la mayor parte de las cosas que conocemos nosotros las conoce todo el mundo al cabo de poco tiempo. ¿Es verdad que nunca trabajará en un Banco? -No. Lo que yo he dicho es que no necesariamente veo mi futuro profesional ligado a la Banca, pero no descarto nada. ¿Ha tenido alguna vez tentaciones políticas? -Yo tuve una- actividad política en la época en que sólo podía tenerse en la clandestinidad y, de manera muy breve, en los comienzos de la democracia; pero desde hace ya muchos años no me atrae la vida política sino la actividad pública, que es algo distinto. ¿El poder corrompe? -No; corrompe a las personas corrompibles. Una cosa distinta es que, en efecto, el poder absoluto corrompe en el terreno político; pero en el terreno personal, en absoluto. En España, si se mira hacia atrás, las grandes figuras políticas A B C 17 Me parece esencial que los medios de comunicación no estén sometidos a los intereses económicos de sus propietarios