Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 3- 7- 1992 ESPECTÁCULOS ABC Pág. 97 El Camarón se fue calladamente a suIsla Murió ayer, a los cuarenta y un años de edad, víctima de un cáncer José Monge Cruz, Camarón, falleció a las siete de la mañana de ayer tras una larga y brutal batalla a muerte contra el látigo negro de su enfermedad. Un cáncer de pulmón se comió la vida de uno de los mejores cantaores que ha dado la historia de este siglo. Todo pulmón, todo duende, Camarón fue a tropezar mortalmente Los restos mortales de Camarón fueron trasladados ayer a su localidad natal, San Fernando (Cádiz) donde será enterrado. Falleció en el Hospital Universitario Germans Trías i Pujol de Badalona. Desde hace unos meses, vivía el cantaor de froma más o menos permanente en casa de su amigo José Candado, en Santa Coloma de Gramanet, para proseguir su tratamiento, que en los últimos días le había hecho perder hasta ocho kilos. José Monge Cruz, conocido artísticamente como Camarón de la Isla mamó el cante desde su cuna, como toda esa raza de gitanos cantaores bailaores y tocaores que vienen oficiando lo jondo generación tras generación. La primera vez que canté- a s e g u r a b a- fue cuando mi madre me trajo al mundo, y la segunda cuando mi tío Joseíco me bautizó Nunca pensó que llegaría a convertirse en una estrella del flamenco, y que su voz imperecedera llegaría a valer el triple de su peso en oro. En San Fernando, su ciudad natal, se erigirá una estatua en honor del cantaor Madrid. S. E. Infórmes con la alimaña que le nació donde le nacía el cante. Volvió de Estados Unidos tras someterse a un duro tratamiento, y con estas palabras: Bastante valor me ha dado Dios después del miedo que tengo y si está aquí el Camarón aguantando es para seguirles cantando muchos años Tantos, como dure el eco de su voz eterna. en el Cique D Hiver de París, donde alcanzó un gran éxito. Por otra parte, ha analizado las composiciones de Chick Corea y Pink Floyd para introducir nuevos elementos a su música, que él mismo denominaba flamenco rock gitano Uno de los nuestros Todavía no estaba hecho a la idea de perder a Camarón. Aunque lo veía muy mal, todo cambia cuando pasa la tragedia. No presentía que fuese a ocurrir ya, no me lo imaginaba. Nos conocíamos desde hace más de veinticinco años, nos criamos juntos, vivió conmigo en Madrid, con mi familia, porque era uno de los nuestros. Nuestras vidas estuvieron siempre muy ligadas, e s t á b a m o s s u b i d o s en el mismo carro. Tenía una gran humanidad y trabajar con él resultaba muy fácil, jamás ponía pegas, siempre decía como tú lo veas, Paco Confiaba plenamente en mí. Yo creo que me veía como a un hermano mayor. La verdad es que siempre estábamos de acuerdo en todo. Aunque se dejaba llevar tenía un mundo interior muy rico, distinto. La última vez que nos vimos fue durante la grabación de Po- Temperamento La figura de Camarón de la Isla se debate entre la magnificencia de su arte y su carácter temperamental y problemático. Primero fue su relación con la droga, y más tarde la falta de a s i s t e n c i a a los c o n c i e r t o s Cuando se celebró la Cumbre Flamenca organizada por el Ministerio de Cultura, en 1984, y fue anunciada su no presentación al teatro Alcalá Palace, hubo quien no quiso creerse la triste verdad del fallecimiento de su hermano. En otra ocasión, permaneció durante dos días en el depósito carcelario municipal de San Fernando, por insultar e intentar agredir a un agente municipal que le había recriminado el mal estacionamiento de su vehículo. Su última actuación fue el pasado mes de enero en Madrid, en el Colegio San Juan Evangelista. Hace unas semanas salía al mercado su último disco, Potro de rabia y miel en el que volvía a colaborar con la otra gran figura del flamenco de las últimas décadas, Paco de Lucía, que sumaba su guitarra a la de Tomatito, habitual tocaor con Camarón en los últimos años. Días después de terminar la grabación, camarón de la Isla se traladaba a una clínica barcelonesa para someterse a una exploración pulmonar. El diagnóstico fue cáncer de pulmón. El Príncipe Gitano viajó a Estados Unidos en busca ídé un posible tratamiento para combatir la enfermedad, pero ya nada se podía hacer. Ayer, el ambiente en su localidad natal era de auténtica desoJación. Las puertas de su casa! en San Fernando estuvieron cebradas durante toda la mañana; también la de casi todos los comercios y particulares. El Ayunitamiento del municipio gaditano I tiene previsto nombrar a Camaron hijo predilecto, además de erigirle una estatua en su honor. 4, tro de rabia y miel estuvimos sin separarnos diez días. Estábamos trabajando en Madrid pero empezó a encontrarse mal y decidimos ir a Sevilla a terminarlo. No quise verlo más porque me daba mucha pería, mucha tristeza. Paco de LUCÍA Arranque El flamenco- d e c í a- está hecho, pero sobre lo hecho se puede seguir creando sin engañar, sin mixtificar. ¿Por qué tenemos que hacer todos la soleá exactamente igual, como si fueramos un disco? Si yo puedo añadirle algo propio, enriquecerla, sin desvirtuar lo que es el cante por soleá, ¿por qué no voy a hacerlo? Hijo de un herrero y una canastera, Camarón nació en la Isla de León de San Fernando (Cádiz) en 1950. Desde temprana edad sintió la afición por el mundo de los toros, pero finalmente se inclinó por el flamenco. A los siete años ya cantaba en los trenes y autocares que iban de la Isla a Chiclana o Jerez, junto a su compañero Raneapino. Dejó de estudiar a los doce años para trabajar en la herrería de su padre. En 1962 es premiado en el Festival de Montilla, y durante los años siguientes recorre Andalucía mostrando su prodigioso talento, especialmente en Cádiz y en la Taberna Gitana de Málaga. Su primer LP, De arte y ensayo sale a la calle en 1972. Durante su relación comercial con la CBS, Camarón trabajaría junto a los nombres más importantes del flamenco, entre los que se encontraba Paco de Lucía, con el que grabaría La leyenda del Tiempo Su amplia discografía recoge títulos como Viviré Calle Real Yo vivo enamorao Como el agua Te lo dice Camarón También ha intervenido en la filmación de dos cortos, en un largometraje realizado en Francia, en la película Sevillanas de Carlos Saura, y, pese a ser reacio a los desplazamientos, ha empren- dido giras por varios países de Europa. En octubre de 1986 sufrió un grave accidente al colisionar con dos vehículos, en el que sendos ocupantes fallecieron. Además de él, su esposa y sus tres hijos resultaron con heridas graves. Cuatro años después del incidente, la Audiencia de Cádiz le condenaría a un año de prisión menor, y a otro de suspensión del permiso de conducir, por un delito de imprudencia temeraria. El 4 de diciembre de 1987, participa en un festival flamenco en el Palacio de los Deportes de Barcelona, y un año después, del 24 al 26 de marzo, actuaría SUERO DEL CANTE Idolatrado como el mito viviente que fue, la tragedia de la prematura desaparición de Camarón de la Isla deja al arte flamenco que él revolucionara y engrandeciera sumido en la confusión y el desaliento. Nadie le hizo sombra en vida, y parece lo más probable que, como El Cid o Zapata, siga después de muerto cabalgando con diez cuerpos de ventaja el perfil leonino de este irrepetible genio gitano que rompiera todos los moldes. Descubridor y destilador de un nuevo y sur byugante suero cantaor, el misterio en carne viva de la voz y la leyenda de Camarón inicia, llena y cierra toda una época del flamenco. Ido el rey, comienza el interregno. El silencio. (Información gráfica en páginas finales) w