Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 3- 7- 92 NACIONAL A B C 23 la calle a etarras manchados de sangre Otro de los beneficiados por medidas de gracia ayudó de forma directa a la muerte de Ryan del Tribunal, pero éste no dictaminó favorablemente el indulto. A Olabarri Isasi se le atribuye la redacción de un documento firmado por medio centenar de presos etarras que circuló por las cárceles en noviembre de 1991. En él se proponía la iniciación de un debate político y se afirmaba que la lucha armada no tiene espacio y convierte en inaceptables los objetivos políticos que reivindicamos Señar Huete, Vicente. Natural de Vitoria y vecino de Mondragón, donde nació hace 38 años, se integró en los llamados Comandos Autónomos Anticapitalistas en el año 77. En junio de 1982 fue condenado a 25 años de cárcel como autor de un delito de estragos y como autor por cooperación necesaria en un delito de asesinato. Este último hecho fue perpetrado el 16 de noviembre de 1979 en la persona de Juan Luis Aguirreuréta Arzamandi, sobre el que tres desconocidos dispararon cuando paseaba por la calle, causándole tan graves heridas que provocaron su muerte instantánea. La víctima recibió un disparo en la cabeza, a la altura del pabellón auricular izquierdo con salida por el lado derecho del cuello, otro disparo que le atravesó todo el abdomen, otro más en la columna y un cuarto en la espalda. El asesinato se produjo días después de que Vicente Señar recibiera instrucciones de los cabecillas de ETA en Francia para que suministrara todos los datos de Juan Luis Aguirreuréta y, concretamente, sus entradas y salidas de su casa y del trabajo, sus costumbres y recorridos habituales, cosa que hizo. El atentado fue perpetrado poco después. Señar Huete se encuentra en la prisión de Nanclares, donde difruta de permisos de salida. Uñarte Elorduy, Fernando. Nacido el 7 de octubre de 1955 en Bermeo, donde era guardia municipal, sobre él pesan varias condenas, una de ellas por ser autor, como cooperador necesario, del asesinato del teniente de navio Antonio de Vicente Comesaña. El atentado fue cometido el 21 de noviembre de 1983 cuando la víctima caminaba por una calle de Bermeo y fue perpetrado por Alfonso Echegaray, Juan Ramón Maiza Artola y José Gabriel Urizar Murgoitio, a quienes Fernando Uriarte tenía alojados en su domicilio. Los etarras le preguntaron sobre el militar de más alta graduación que hubiera en Bermeo. Uriarte les proporcionó los datos de la futura víctima: dio su descripción, dijo los lugares que frecuentaba y señaló que se trataba de un teniente de navio que residía en la Ayudantía de Marina y que solía frecuentar el Ayuntamiento. Fernando Uriarte fue condenado por este hecho a 27 años de cárcel. Además, fue condenado a otros seis años por haber colaborado con ETA entre 1982 y 1985. Su domicilio servía de piso franco para diversos activistas de la banda a quienes proporcionaba información sobre futuros objetivos. Para alcanzar la generosidad gubernamental no es ni siquiera preciso el arrepentimiento Entre otros, facilitó los datos sobre Pedro García Suárez, apodado el gitano y propietario de un bar en Bermeo, que sería asesinado poco después, el 26 de diciembre de 1984. A Uriarte, en prisión desde 1986, se le ha concedido el régimen abierto. Usaola Amarica, José Antonio. Nacido en Basauri hace 49 años, industrial de profesión, pesan sobre él dos condenas por colaboración con banda armada. Usaola se dedicaba a viajar a Francia para actuar como correo recibía instrucciones de los cabecillas de la banda y luego las transmitía a los liberados Además, alojó en su casa a los etarras que secuestraron a los industriales José Liperheide y Juan Pedro Guzmán. Precisamente este último fue liberado en una lonja situada en la calle Nagusia, de Basauri, que había sido adquirida por Usaola con dinero que recibió de ETA. Él mismo participó en el acondicionamiento de la lonja con el objeto de que sirviera para esconder a las víctimas de secuestros. En el zulo (agujero) fabricado permaneció secuestrado el ingeniero José María Ryan. El 6 de febrero de 1981, condujo desde la lonja hasta el sitio que los liberados le indicaron- las proximidades del ambulatorio de Basauri- el coche en cuyo portaequipajes iba el ingeniero- jefe de la central nuclear de Lemóniz. Usaola les cedió el coche y horas más tarde se descubrió el cadáver de Ryan. La Administración Penitenciaria concedió a Usaola el régimen abierto previsto en el artículo 45 del Reglamento. Un ertzaina que no extinguirá sus penas hasta el año 2.016 Madrid El 9 de marzo de 1990, la Administración Penitenciaria concedió el tercer grado a Pedro Alfonso María Briones Goicoechea, un miembro de la Policía Autónoma Vasca condenado a 69 años de cárcel por varios delitos, entre ellos el asesinato del policía nacional Eduardo Navarro Cañada, perpetrado en el boulevard de San Sebastián el 15 de diciembre de 1983. Briones, alias Kepa fue detenido por la Guardia Civil el 27 de junio de 1986. No había cumplido ni cuatro años de cárcel cuando se le concedió el régimen abierto. Según la ficha de liquidación de su condena, no habrá cumplido las penas que le fueron impuestas por los Tribunales hasta el 19 de noviembre del año 2.016. Briones fue condenado en octubre de 1987 a 55 años y seis meses de cárcel por los delitos de atentado contra las Fuerzas de Seguridad con resultado de muerte, asesinato frustrado, detención ilegal, tenencia ilícita de armas y utilización ilegítima de vehículo de motor. Como miembro del grupo Biandizt el 15 de diciembre de 1983 robó un vehículo de la Policía Municipal utilizando el ardiz de denunciar que un exhibicionista se paseaba desnudo por el monte Ulía. Cuando la patrulla acudió al lugar, amenazaron a los agentes con sus armas, les desnudaron, se vistieron sus uniformes y, con el propio coche de la Policía, se dirigieron al centro de San Sebastián. Mientras Briones permanecía al volante del vehículo municipal para facilitar la huida, otros dos miembros del comando abordaron por la espalda a dos policías nacionales, sobre los que descargaron sus armas. Uno de ellos, Eduardo Navarro Cañeda, murió de forma instantánea. Su compañero, Clemente Medina Monreal, sufrió heridas de tal gravedad que quedó incapacitado para trabajar. Briones fue condenado, además, a otros siete años de privación de libertad por pertenencia a banda armada, otros seis años por depósito de armas y un año más por estragos. Los Tribunales consideraron probado que entre los años 1979 a 1983 tuvo contactos con ETA, pasando planos del destacamento militar de Jaizquibel y matrículas de vehículos policiales camuflados. En abril de 1983 ingresó en ETA, a petición propia, como militante. En 1985 abandonó su integración activa y se hizo miembro de la Ertzaintza. Briones acudió a testificar en el juicio contra su compañero de comando Pablo Gómez Ces. REBAJAS FIN DE TEMPORADA EN NUESTRO ESTABLECIMIENTO DE AYALA, 27 CONTINUA LA VENTA NORMAL EN SERRANO, 27 TELF. 578 19 09 (10 LINEAS) GCP- CAX: 578 16 90 ABC ANUNCIOS