Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 8 DE JUNIO DE 1992 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA O hay nadie que se considere avanzado que no se declare antiamericano: los americanos son reaccionarios, infantiles, de mal gusto, un pulpo que todo lo penetra, infecta, domina. El público común los considera, también, como poco inteligentes y dominadores. Todo esto sigue igual ahora que han caído los Estados comunistas del Este y el comunismo en general. En que ya no hay la tensión en. la que, quien mira hacia un lado, sólo ve fantasmas en el otro. Personalmente, siempre me ha atraído más el clima cultural europeo que la cultura norteamericana, que por lo demás deriva claramente de la nuestra. Pero, piénsese lo que se quiera sobre esto, hay que reconocer que han sido nuestros aliados frente al Este, frente a regímenes que ahora condenan todos. Han sido la garantía de la supervivencia de todos- incluso esos progresistas y ese público común- frente a aquellos otros Estados, aquella otra visión del mundo. Y ocurre, además, que todo el mundo, incluso sus detractores, les imita constantemente: en la técnica, la ciencia, el modo de comportarse socialmente, hasta en el de protestar y hablar mal de los americanos. Los defensores dé un tipo de cultura diferente de la standard american nos quedamos cada vez más solos. ¿Qué es lo que sucede? Hay un amor oculto, inconfesado, y una convicción de que América, para bien o para mal, es la vía del futuro, el prefuturo. Esto crea, al tiempo, resentimiento, complejo de inferioridad. Como en el caso de los provinciales frente a Roma o en el de los africanos frente a Europa, admiración y odio van juntos. És lógico y más si se añaden los sentimientos del venido a menos frente al recién llegado. Pero habría que racionalizar un poco y reconocer que en todo este antiamericanismo hay factores muy poco intelectuales. Quizá ilustrase un poco el fenómeno la situación de los griegos frente a Atenas cuando ésta encabezaba la lucha frente a un imperio invasor extranjero, contra una tiranía. Y ello dos veces: frente a Persia primero, frente a Macedonia después. América no es Atenas. Pero en ambos lados hay una nueva cultura en expansión, un Estado democrático y liberal acaudillando a otros frente a potencias AB DOMICILIO SOCIAL S ER R A N O 61 2 800 6- M A D R I D DL: M- 13- 58. PAOS. 160 N ANTIAMERICANISMO humanos, demasiado humanos. Que no excluyen lá admisión, aunque sea a desnada democráticas, poderosas militar- gana, de esa cultura. La historia se remente y con aspiraciones de dominio. El pite cuando Atenas se enfrentó a Filipo paralelo es suficiente. el macedonio. En Atenas había demoEn el año 477 los griegos piden a cracia: todo se discutía en la Asamblea, Atenas que acaudille una Liga de los donde había un partido que abominaba griegos libres contra Persia, cuyo domi- de todo esfuerzo bélico. Según ellos, Finio habían evitado a duras penas (algu- lipo sólo buscaba la paz. ¿Pacifismo nos habían sido conquistados) También ciego? ¿Traición? En todo caso, tenían los americanos acaudillaron una alianza libertad para vocear sus opiniones. Atecontra Hitler, salvaron a Europa y acce- nas, acosada desde dentro y desde dieron, a petición de ésta, a acaudillar fuera, respondía débilmente. Era, según una alianza contra el poderío amena- el símil de Demóstenes, como un zante de la Union Soviética, en la cual, boxeador que todo lo que hacía era llepor prejuicios históricos, algunos veían varse las manos al sitio golpeado. Al fiun Estado progresista. Salvaron a Eu- nal perdió. Aquí otra vez falla el pararopa otra vez y pasó la ilusión del pro- lelo: Estados Unidos y todos nosotros gresismo soviético. Pero el prejuicio an- ganamos. ¿Qué hay de extraño en que tiamericano sigue igual de vivo. estén orgullosos y que a veces se paNo me resisto a comparar la conducta sen en eso de darnos lecciones simplisde aquellos griegos que se pusieron bajo tas? la protección de Atenas. Muchos quedaPor otra parte, también América, como ron pronto fuera de la alianza, otros traAtenas, tiene el partido de los que sólo taron de abandonarla más tarde. Decían que era la ciudad tirano, que había que dentro ven los males, apenas alguno liberar de ella a Grecia. Ese era el lema fuera. Dejarles gritar en libertad es la gloria y la debilidad de las democracias. de Esparta ¡de Esparta! Fue ese partido el que dio, a través dé El resultado fue distinto. Los enemigos los periódicos y la televisión, la victoria al de Atenas no dudaron en buscar la Vietcong. alianza de Persia y Atenas fue vencida, Volvamos al antiamericanismo. Ideaaunque su cultura se expandió, se hizo lismo y resentimiento no exento de adsimplemente cultura griega. Aquí, por fortuna, no ha tenido vigencia ese paralelo. miración crearon un producto sui genePero el ambiente contra la OTAN ha sido ris que sigue vivó cuando han camsemejante al que había en Grecia contra biado los tiempos. Cierto que sigue la Liga Marítima, mientras que a Persia también vivo el problema de la agresión no se la mencionaba o se la disculpaba cultural o, si se quiere, de la americanización del mundo; y que esto crea odio y comprendía. Sin duda, Atenas y Norteamérica han a aquello que nos incorpora a su siscometido abusos. Sin duda, una cultura tema. Pero habría que racionalizar, no en expansión, con superioridad econó- seguir repitiendo tópicos gastados como mica además, agrede a otras socieda- si fueran verdades absolutas. Con las diferencias que sea, ellos y des, las socava. El aliado, e! protector, es también un problema. Un problema nosotros somos hoy un todo. Un todo cultural y, también, causa de complejos que ha adoptado el pensamiento liberal, que nos permite, aunque trabajosamente, libertad y progreso. ¿Qué sería de nosotros si América, como Atenas, hubiera sido derrotada? Siglos, milenios se tardó en recuperar la tradición de la cultura ateniense y de su política. Convendría aprender las lecciones de la Historia y dejar de repetir tanfo EDICIÓN INTERNACIONAL tópico. Porque, con tal de llevar a América la contraria, para algunos hasta los Un medio publicitario único dictadores del Medio Oriente resultan para transmisión de mensajes respetables. comerciales a ciento sesenta naciones Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS de la Real Academia Española