Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 3- 6- 92 CULTURA A B C 67 William Golding: Nunca releo mis libros porque tras dos páginas me indigesto El premio Nobel presenta en Oviedo su novela Fuego en las entrañas Santander. Consuelo de la Peña El premio Nobel británico William Golding, que hoy será investido doctor honoris causa por la Universidad de Oviedo, presenta mañana su último libro, Fuego en las entrañas que completa la trilogía iniciada con Ritos de Paso y Cuerpo a cuerpo Golding asegura que nunca relee sus libros porque después de dos páginas me indigesto El próximo lunes el autor dará un recital en Madrid junto a Francisco Ayala. El Nobel británico y su esposa Anna reci- tenido la suerte de haber escrito algunos libieron a los medios de comunicación, tras lle- bros con cierta influencia popular, sin que gar a Santander, en un salón del ferry britá- esto haya ¡do en contra de mi integridad intenico, junto al director general de la Fundación lectual A sus ochenta y un años y tras una larga Natwest, Gabriel Guzmán y un representante obra, ei Nobel británico sólo aconsejaría a los del British Council, entijóvenes escritores que sigan escribiendo, dades organizadoras escribiendo y escribiendo. Aquellos que no del programa que le continúen, no son escritores. Un escritor autrae a España. Aun- y téntico de verdad seguirá escribiendo que n o r m a l m e n t e Golding dijo que hoy volvería a escribir El cuando termino un libro Señor de las Moscas obra con la que consipienso que ya no volguió el reconocimiento mundial. Fue escrita veré a escribir otro -el en un momento muy desesperado, cuando autor de Ritos de descubrimos lo que estaba ocurriendo en los Paso o La oscuridad campos de concentración de Alemania. Llevisible (1980) está gamos a la conclusión que aquellos que hadándole vueltas a la bían ganado la guerra, parecía que la habían cabeza sobre una serie perdido porque se descubrió lo que había de notas, que pudieran ocurrido en Alemania durante la guerra. Esto vertebrar su próximo l -William Golding bro, y que no quiere desvelar porque me era una muestra que la marcha de la civilizacomprometería prematuramente a algo con- ción era como estar machacando sobre las raíces de un árbol. Lo más terrible para mí creto, que puede no ser así Insatisfecho siempre con su obra hasta el era que tenía que explicar que eso podía punto de no releer nunca sus libros, porque ocurrir también en Inglaterra Sobre las después de dos páginas me encuentro indi- adaptaciones cinematográficas de sus obras, gesto mantiene su pesimismo sobre el gé- Golding asegura que no ha visto ni verá ninnero humano. Casi cuarenta años después guna película basada en sus libros. de la publicación de su primera novela, El señor de las Moscas (1954) sigue creyendo que el hombre produce el mal como la abeja la miel, aunque el género humano también genera cosas hermosas Doña Sofía inauguró en el Prado la antológica de Ribera Madrid. C. I. B. Hispanus valentinus reza en el gran cartel que anuncia la exposición de Josephus Ribera inaugurada ayer en el Museo del Prado por Doña Sofía. Las dos palabras figuran siempre en la firma de los cuadros de quien fue conocido por El Españoleta que quería así reafirmar su condición de español por nacimiento y voluntad frente a su educación italiana: nacido Játiva en 1591, Ribera pasó toda su vida en Ñapóles. A mediodía llegaba ia Reina al Prado, por la puerta de Goya, donde fue recibida por el director del museo, Felipe Garín; el alcalde, José María Álvarez del Manzano; el subsecretario de Cultura, Santiago de Torres y el presidente de la Fundación Banco Exterior, Francisco Luzón. A los pies de la estatua de Carlos V de Leoni- que estos días se exhibe sin armadura, mostrando un emperador con aires de héroe clásico- Doña Sofía saludó al comisario de la muestra, Alfonso Pérez Sánchez, quien la acompañaría a lo largo de su recorrido por la gran sala central del museo, donde han quedado instaladas las obras. Para ello ha sido necesario trasladar cuadros de otros pintores, bien a los depósitos, bien a otras salas, ejemplo claro de la necesidad del Prado de contar con un espacio adecuado para exposiciones temporales. Ciento veinte óleos y cincuenta dibujos hacen de Ribera la gran exposición de un pintor que el romanticismo relegó a los tópicos del tenebrismo y el nacionalismo italiano del ottocento al reflejo de la barbarie española. La exposición rompe tópicos, desecha ideas preconcebidas y permite un estudio en profundidad de la obra de Ribera a través de obras procedentes de museos y colecciones particulares, como la de los duques de Alba, los de Sueca o Juan Abelló, presentes ayer en la inauguración, junto al premio Nobel Octavio Paz, acompañado de su esposa Marie José; Plácido Arango, el duque de Soria, presidente de la Asociación de Amigos del Museo del Prado o José Ángel Sánchez Asiaín, presidente del Patronato. La gran Inmaculada del convento de las Agustinas de Salamanca, el San Donato de Arezzo de Amiens, la serie juvenil de los Sentidos -obras expuestas por primera vez en el Prado- filósofos y apóstoles, acapararon la atención de la Reina, que escuchaba atentamente las explicaciones del comisario. Desde los secretos de la pintura de Ribera a los entresijos de su estancia en Ñapóles, desde su alza durante el siglo XVIII, cuando el nombre del Spagnoleto figuraba en todos los inventarios de los coleccionistas importantes europeos hasta su caída en el romanticismo, desde la reticencia española por sus temas mitológicos a la dispersión de su obra, la irregularidad marcó la vida de Ribera. Sólo ahora se ha podido hacer un estudio objetivo, completo, sin prejuicios, libre de tópicos injustos, que recorre una linea creativa que nace en España pero crece en Ñapóles y que bebe en ei ambiente romano de la década de 1610 a 1620. La exposición, que estará en el Prado hasta el 16 de agosto, estuvo ya en Ñapóles y de Madrid viajará, aunque reducida, al Metropolitan Museum de Nueva York. Valorada en cuarenta mil millones de pesetas, la muestra ha sido patrocinada por la Fundación Banco Exterior que ha aportado para su montaje en el Prado cien millones de pesetas. Pasar de la crítica La concesión del premio Nobel de Literatura en 1983 produjo en el escritor un cambio que es difícil de expresar. El Nobel influye mucho, pero no creo que me haya hecho valorar más mi literatura y mis libros. Quizás me haya hecho valorarlos de forma más crítica, aunque la verdad es que nunca me he considerado plenamente satisfecho con mis propios libros Como prueba de ello, Golding comenta, con cierta acidez, que no puede releer sus libros, porque después de dos páginas me encuentro indigesto A William Golding no le perturba el academicismo literario inglés, ni tampoco la crítica le perturba: Paso de las críticas- p r o clama- Mi esposa se encarga de leerlas y yo le pregunto si son favorables o no, de manera que sólo leo las favorables Sin embargo, la crítica ha tratado siempre bien al Nobel. En este sentido, el último suplemento literario de Times decía a propósito de su última obra Fuego en las entrañas que era apabullante William Golding no cree en la función social del escritor: Los británicos no tienen un firme convencimiento en cuanto a la influencia social del escritor. Se piensa en los escritores como unos comerciantes o unos trabajadores. A menos que sean de una categoría muy concreta, pueden influir en una audiencia muy minoritaria o intelectual. Pero no creo que en general tos escritores tengan una influencia sobre la masa popular. Quizás yo he Camier líder mundial en climatización y especializados Proyecto presupuesto GRATIS Por técnicos INSTALACIÓN INMEDIATA MANTENIMIENTO UfCAÜISIOi FINANCIACIÓN Virgen del Lluch, 38 Tel. 403 99 88 MADRID