Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 A B C MADRID MARTES 14- 4- 92 Hoy, porfin, se cierra la M- 30 tras veinte Madrid. Mercedes Contreras Hoy quedará abierto al tráfico, por fin, el cierre de la M- 30. Sólo han pasado 18 años desde que el entonces presidente del Gobierno, Arias Navarro, inaugurara los 36 primeros kilómetros, en cuatro tramos discontinuos, de este tercer cinturón. Pero su historia es muchísimo más larga ya que el proyecto se Los madrileños podrán contar desde hoy con la M- 30 completa. El ministro de Obras Públicas, José Borrell, no ha llegado ha cumplir su compromiso de cerrar este tercer cinturón en el primer trimestre del año, pero le ha faltado muy poco. La realidad es que los dos últimos tramos de la avenida de la Ilustración entran ya en funcionamiento y por fin, tras la lucha mantenida entre las distintas administraciones, sin semáforos. Se subsanan, por tanto, los errores cometidos en el primer tramo de esta vía, desde el enlace de Colmenar a la plaza de Betanzos, que continua con semáforos. Ahora, quedará convertido en el patito feo de toda la M- 30. También se han subsanado los problemas vividos por la falta de consolidación del subsuelo. de Praga; los nudos del superpuente de Praga; del puente de los Tres Ojos a D, Donnell y desde este punto a María de Molina. En diciembre de 1976, siendo alcalde Juan de Arespacochaga, entra en funcionamiento el tramo Manoteras- avenida de América, y se consigue el enlace de la au- topista de la Paz con la del Man- zanares hasta Puerta de Hierro, i Años más tarde llegó el nudo remonta a 1936. Desde entonces ha llovido mucho y la M- 30, o avenidas de la Paz y del Manzanares en sus primeros momentos, ya no es la prevista vía rápida sino un trazado totalmente urbano plagado de entradas y salidas, con un señalización escasa y situada tan cerca de los desvíos que no permite ni la más mínima indecisión. El paso de los años ha desvirtuado su objetivo. das, con un señalización escasa inicial. Fue el fruto de una erróy situada tan cerca de los des- nea política de ordenación terrivíos que no permite indecisio- torial y urbanística, que se concibió mediante un crecimiento lines. neal a lo largo de unos grandes Falta de capacidad ejes v i a r i o s en s e n t i d o Norte- Sur Los problemas de falta de se Ai principio- añadió- fue el guridad y capacidad de este anipaseo de la Castellana. Luego, llo no son de ahora. El origen, al expansionar Madrid hacia el según Carlos Díaz Guerra, ex diEste, como consecuencia de la putado de la Asamblea autonóexistencia de la Casa de Campo mica por el PP, hay que busen el otro extremo y del Monte carlo en su propia concepción de El Pardo en el noroeste, el eje lineal elegido por la Vía del Arroyo del Abroñigal Una prueba de la falta de concepción de la M- 30 como vía de circunvalación- afirmó Carlos Díaz Guerra- es la dificultad encontrada para habilitar los terrenos, con amplitud suficiente, para realizar los trazados del Oeste y el Norte. La estrechez de las calzadas, al haber tenido que ceñirla a la canalización del Manzanares y a las edificaciones existentes, junto a los pasos de peatones a nivel, regulados por semáforos, que hubo que mantener han provocado múltiples accidentes mortales y situaciones continuas de congestión y atasco Esa misma falta de espacio- añadió- es la que impidió hacer las correspondientes vías de aceleración y desaceleración en cada una de las entradas y salidas para posibilitar los distintos movimientos con la necesaria seguridad. También la falta de espacio obligó a no realizar arcenes en los bordes, con lo que un simple pinchazo, y no digamos ya una colisión, provoca que se elimine uno de los carriles de circ u l a c i ó n y el c o n s i g ú e m e atasco La apertura del tramo de la avenida de la Ilustración, entre el nudo de la Zarzuela y Monforte de Lemos, completa el anillo Sur y en el 90 se retoma el cierre con el primer tramo de la Ilustración y los nudos del puente de los Franceses y Puerta de Hierro. Ahora, en Semana Santa, el enlace de la Zarzuela y los dos últimos tramos de la avenida de la Ilustración completarán el anillo de este tercer cinturón tras 18 años entre la primera y la última inauguración. Pero para circular por la M- 30 hay que conocerla. Está plagada de entradas y sali- Larga historia La historia de la M- 30 es demasiado larga. Muchos ni la recuerdan. El proyecto de la avenida de la Paz arranca de 1936 en que se produce la orden ministerial que atribuye al Gabinete de Accesos de Obras Públicas la ejecución de las obras de la vía del Arroyo del Abroñigal. La guerra puso un paréntesis forzoso al cumplimiento de esa orden y el proyecto no fue actualizado hasta julio de 1947 en que un decreto otorgó prioridad a esas obras. Pese a ello no hubo variaciones y en los planes generales de Ordenación Urbana de 1946 y 1963 se recoge el proyecto configurado ya como el tercer cinturón de la red arterial de la ciudad. En noviembre de 1965 se sustituye la denominación de avenida del Abroñigal por la de avenida de la Paz. En mayo de 1967 se suspendieron las licencias de construcción en la zona afectada y al año siguiente se superan otros trámites administrativos referidos a la zona. En agosto de 1970, los periódicos ya hablaban de los grandes avances de la avenida de la Paz, con trece kilómetros y medio y doce carriles. Dos años antes el ministro de Obras Públicas había presentado el proyecto del tercer cinturón, pero fue en noviembre de 1974 cuando se inauguraron sus primeros tramos: desde el puente del Rey al llevado a evitar ciertos tramos o ciertos carriles a determinadas horas. Es como una carrera de obstáculos que han llegado a conocerse después de muchas equivocaciones. Tal vez por ello el conductor esporádico trata de evitarla. Las críticas al trazado de la M 30 se han ido salpicando a lo largo de su dilatada historia. Lo evidente es que su siniestrabili- dad queda patente con los números. Según datos de la Policía Como una calle más La M- 3 0 tiene, natural- mente, algunas horas de tranquilidad al día pero en los momentos de mayor afluencia de vehículos los atascos se repiten en puntos concretos y de forma habitual. Los usuarios de este tercer cinturón conocen como la palma de su mano estos puntos y los tratan de evitar mediante cambios de carril, aunque muchas veces no lo consiguen. Entre las siete y las nueve de la mañana la retención se fija en el acceso al nudo Norte y en el tramo que vá desde el nudo Sur a la entrada por la nacional de Barcelona, en dirección Burgos. Otras dos zonas con problemas son Marqueés de Monistrol y el enlace de Pío XII. A media mañana la circulación decrece pero entre las dos y las tres de la tarde los puntos negros se centran en la salida hacia la nacional de La Coruña, principalmente en la antigua carretera de Castilla, y en la incorporación hacia la carretera de Toledo. La calma relativa solo se mantiene hasta las cinco y media de la tarde. A partir de esa hora, y hasta casi las nueve de la noche, el sufrimiento de los usuarios del tercer cinturón abarca desde el nudo de Manoteras al puente de la avenida de la Albufera, en Vallecas, en dirección sur. Si buscamos la salida de la M- 30 que ocasiona mayores conflictos se lleva la palma la incorporación a la carretera de Barcelona. Se pasa de seis carriles a uno y sin un espacio determinado para la aceleración. La segunda en el ranking es el acceso hacia la nacional de Extremadura, a través de un pequeño túnel en curva. Malos enlaces Otra prueba de la falta de concepción de la M- 30 como vía de circunvalación- afirmó Carlos Díaz Guerra- es el propio diseño de los nudos de enlace con las nacionales de Barcelona, Valencia y Andalucía, asi como con la avenida de Aragón. Se consideraba que el flujo prioritario de vehículos era el de penetración hacia el centro de la ciudad y se hizo un sólo carril en los ramales de conexión con la M- 30. El resultado los soportan ahora los conductores