Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 A B C EN LA MUERTE DE JOAQUÍN SATRÚSTEGUI VIERNES 13- 3- 92 Una vida alservicio delaMonarquía como fórmula ideal para llegar a lademocracia enEspaña Madrid. Servicio de Documentación La verdad es que yo nunca me metí en política. Fue la política la que se metió en mi vida. A mí lo que me gustaba era el deporte: el tenis, la equitación, el hockey... Joaquín Satrústegui fue varios años campeón de hockey. Su lucha por restablecer la Monarquía, tras la guerra civil, como único camino viable hacia la democracia, le llevó a enfrentarse, durante casi cuarenta ños, al régimen establecido. Joaquín Satrústegui nació en San Sebastián el 17 de octubre de 1909. Su padre, un naviero de profundas convicciones monárquicas, supo transmitirle el respeto hacia la institución, que sería ya perdurable en la posterior trayectoria de este insigne abogado y político. Durante su etapa universitaria destacó por tomar parte activa en los enfrentamientos entre monárquicos y republicanos y tras licenciarse en Derecho, en 1932, se incorporó al Colegio de Abogados de Madrid. Posteriormente, amplió sus estudios en la universidad de Georgetown, de Washington. El 17 de julio de 1936 salió de la capital de España junto a 51 jóvenes de Renovación Española dirigidos por Carlos Miralles. Al morir éste en la defensa de Somosierra, Satrústegui se hizo cargo del liderazgo del grupo, que alcanzó su objetivo de bloquear el puerto de Somosierra para impedir el paso de las tropas enemigas y fue condecorado más tarde con la Medalla Militar. Durante la contienda, Joaquín Satrústegui combatió como alférez en las tropas nacionales y terminó la guerra civil ascendido a capitán por méritos castrenses. Cinco años después, en 1962, se desplazó hasta Munich para asistir al Congreso del Movimiento Europeo, llamado también contubernio de Munich donde ante cientos de exiliados españoles pronunció un emotivo discurso en el que abogaba por la restauración monárquica como la única posibilidad de alcanzar dos objetivos fundamentales: la superación de la guerra civil y la integración de España en Europa Nada más regresar a España fue confinado durante once meses en la isla de Fuerteventura junto a Jaime Miralles y Fernando Álvarez de Miranda entre otros. Posteriormente continuó trabajando incansablemente junto a Don Juan. Su opinión sobre los grandes asuntos Madrid. Servicio de Documentación Frío y moderado a la hora de medir sus palabras, Joaquín Satrústegui siempre mantuvo una actitud valiente e insobornable frente a la dictadura, que le sometió a toda clase de represiones y vejaciones. Su defensa del liberalismo fue una constante en su vida. He aquí algunas de sus frases sobre los asuntos más importantes: El liberalismo. Sólo las democracias liberales son verdaderas democracias. Sin la efectiva vigencia de las libertades políticas fundamentales toda votación carece de valor... Los liberales nunca nos preocupamos por dónde nos ubican. Nosotros solo tenemos un pensamiento determinado que, en definitiva, defiende, por encima de todo, la libertad en todos sus aspectos... El socialismo. El socialismo, aunque sea democrático, tiende, en definitiva, a que, a través de un proceso más o menos largo, todos los medios de producción sean propiedad de la colectividad. Si triunfara ese programa, nos convertiríamos todos en funcionarios del Estado... La Monarquía. Si yo fuera francés, sería republicano. Si fuera belga, sería monárquico. En España, la República fue encarnada por uno de los bandos de nuestra guerra. Por eso, siempre pensé que no es el mejor régimen para superarla. La Monarquía, como tal institución, quedó, en cambio, al margen de la contienda; y desde 1941 Don Juan de Borbón, hijo y heredero de Alfonso XIII, se impuso la misión de facilitar la reconciliación de todos los españoles y el pacífico establecimiento de la democracia... Voy a recordar siempre que luché contra el régimen de Franco, que preconicé la reconciliación nacional y que creí imprescindible restablecer la democracia, y por ello, respaldé al Conde de Barcelona en su intento de que fuera la institución monárquica la que facilitase su establecimiento pacífico... Don Juan de Borbón. Egregio español, que sacrificó todo a la reconciliación nacional y al establecimiento pacífico de la democracia Guerra civil. Una guerra civil es algo horrible en que no sólo se matan unos compatriotas a otros, sino que se pierden, como a mí me ha ocurrido, casi todos los íntimos amigos de la juventud... La política. Creo que soy de los que prefieren el triunfo de sus ideales democráticos al éxito político personal El poder. Personalmente me tiene sin cuidado llegar al poder La transición. Cualquier otro político inteligente que hubiese estado en el puesto de Suárez se habría visto obligado a llevar a la práctica unos acuerdos como los de la Moncloa entre todas las fuerzas democráticas Nacionalismos. Creo en las nacionalidades, sin estar en contra de la unidad de España... Terrorismo. Estoy a favor de la autonomía vasca, pero en contra de las minorías terroristas... Transición En 1975, el ala liberal de Unión Española destacó con fuerza en el panorama de la transición. Un año después, en agosto de 1976, Unión Española se une a la Federación de Partidos Demócratas y Liberales, de Joaquín Garrigues Walker y al Partido Liberal, constituyendo la Alianza Liberal, de la que Satrústegui fue elegido presidente. A comienzos de 1977 formó parte de una comisión de la oposición- en la que también participaba Santiago Carrillo- para negociar con el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, las directrices de la reforma política. En las elecciones del 15 de junio de ese mismo año, su candidatura madrileña de Senadores para la Democracia consiguió ser la más votada. Tras la disolución de Alianza Liberal, en diciembre de 1977, Joaquín Satrústegui funda el Partido Liberal Progresista, del que fue nombrado presidente. Adhesión a Don Juan Poco a poco se fue dando cuenta de que el régimen de Franco derivaba hacia formas totalitarias y a una dictadura personal. Por esa razón se adhirió a la causa de Don Juan de Borbón. Mi oposición al franquismo- decía a ABC- nació de una manera instintiva el día que nos enteramos en el frente de Somosierra, que la Junta de Defensa dejaba paso al mando único del general Franco. Recuerdo que la noticia cayó como una bomba en la compañía de Renovación Española. Luego, a partir del año cuarenta, mantuve una gran relación con el general Yagüe y con el general Muñoz Grandes. Ambos me hicieron ver, a través de largas conversaciones, que el general Franco se había adueñado de un poder que no dejaría jamás voluntariamente. Entonces se consolidó mi actitud Desde ese momento, comienza a trabajar con constancia para conseguir la vuelta de la Monarquía. De hecho, en repetidas ocasiones fue multado por celebrar en su casa reuniones clandestinas, encarcelado y vejado especialmente por la radio y televisión franquistas. Diputado con UCD Reacio en principio a integrarse en UCD por sus posibles vinculaciones al poder, a comienzos de 1979 decidió incorporarse a esta formación política e incluso resultó elegido diputado por Madrid en las elecciones del 1 de marzo de ese mismo año, puesto en el que permaneció hasta 1982. Durante ese periodo fue miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y de la Comisión Constitucional. Su último movimiento político consistió en entrar a formar parte de las filas del Partido Demócrata Liberal, paso que dio en 1984. Poco después decidió abandonar la política y dedicarse a negocios privados. El 29 de mayo de 1991, recibió la Gran Cruz del Mérito Civil, condecoración que le fue impuesta por Su Alteza Real el Conde de Barcelona. Esta distinción, concedida por el Gobierno, fue solicitada por 43 personalidades españolas mediante una carta enviada al presidente del Gobierno. De esa manera, este grupo de personas de todo tipo de ideologías, querían homenajear a Satrústegui por su lealtad y sus convicciones liberales. Durante el acto de la imposición de la Gran Cruz, Joaquín Satrústegui, dirigiéndose a Don Juan, señaló Gracias, Señor, sin límite- por el inmenso bien que habéis hecho a España Unión Nacional El 21 de noviembre de 1954 se presentó a las elecciones municipales con la candidatura monárquica, junto a Joaquín Calvo Sotelo, Juan Manuel Fanjul y Torcuato Luca de Tena. En aquella ocasión vio como sus interventores eran expulsados de los colegios electorales ante el temor de que la candidatura monárquica se impusiera. En 1957, Joaquín Satrústegui decidió constituir Unión Nacional, una agrupación política que aglutinaba a los partidarios de Don Juan y que se concebía como un vínculo moral para todos aquellos interesados en extender los ideales monárquicos.