Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 14- 2- 1992 OPINIÓN ABC 21 Escenas políticas LOS CONCEPTOS hay que saber sacar tajada. La posmodernidad está pasada de moda, decir que todo vale ya no está bien visto, pero luego te encuentras con que, dentro del caos absoluto, nada como saber manejar el guiño para conocer los resortes secretos de la nueva era. A los conceptos se les da la vuelta como quien le da la vuelta a una tortilla. El asunto está en darle el adecuado punto de vista. Por ejemplo: sin ir más lejos, nos enseñan desde niños a hablar con orgullo de la lucha por la independencia de un país, pero luego el término, dicho por otras bocas, se convierte en algo execrable. Una misma cosa es totalmente diferente según por donde se mire. Algo parecido ocurre cuando se habla de la Democracia. Todo el mundo saca a colación la dichosa palabreja, pero cada cual tiene una idea distinta de ella, empezando por los más grandes tiranos. Son de esas expresiones blandas que cada uno amolda a su manera, y que lo mismo sirven para un roto que para un descosido. Como cuando alguien dice que es muy liberal y acaba pegando garrotazos para demostrar que los otros no lo son. El gran problema de nuestra cultura es que se sostiene sobre conceptos cada vez más frágiles, pero que tienen la suficiente esencia simbólica como para que nos agarremos a su capacidad sugestiva como última referencia que nos salve de la confusión total. El mérito consiste entonces en saber jugar con ellos con la suficiente habilidad, ser más listo que los demás, vender el peine con la autoridad que da la agudeza. Todo el mundo ama la libertad, pero cuando unos pronuncian la palabra, les sale de boquilla, mientras a otros parece que les salga música de los labios, aunque luego en el fondo les traiga al fresco. Por eso creo que está bien que haya perfectos farsantes que utilicen la excusa del arte para demostrar que aquí nada es lo que parece, que esto no es así, ni asá, sino todo lo contrario, para enseñarnos que vivimos en un engaño eterno, aunque después esa falsedad asumida en el desconcierto acabe convirtiéndose en tesoro de mercachifles. Jorge BERLANGA EL ENTIERRO O del entierro del padre Llanos es un acontecimiento para el álbum imprevisible de estos páramos carpet o v e t ó n i c o s El acompañamiento de despedida, discípulos, judas, anases, caifases, barrabases, marías, pilatos, centuriones y hermosa gente en general, lo mismo rompía a rezar el rosario que atacaba La Internacional y áteme usted esa mosca por el rabo. Domine labia mea apenes y en seguida, además de abrir los labios, cerraban el puño. Puestos a hacerle al padre Llanos, tan inclasificable e indescifrable, una despedida de antología musical, también podríamos haberle cantado el Cara al sol Prietas las filas y Soy congregante de Cristo La biografía del padre Llanos es un cantable de la historia del siglo, con órganos, trompetas, violines, bandurrias y armónicas, que es el instrumento musical de los miserables. A lo mejor, lo que hay que hacer con los muertos es no cantarles nada, y si no hay más remedio, que canten los curas el gorigori gregoriano del Dies irae Y lo que tuviéramos que decir de ellos, decirlo en letra sin música. O con música sin letra. La fotografía de don Julio Anguita posando la mano, izquierda, por supuesto, sobre la frente del padre Llanos, es una estampa para el Celtiberia Show de Luis Carandell. Yo no sé por qué Carandell no completa esa colección y la reedita, corregida y aumentada, porque láminas para eso hay a manta y cada día sale alguna nueva. En esa foto no parece sino que Anguita estuviese ungiendo al padre Llanos con una extremaunción estalinista y bolchevique, o con una caricia islámica de califato, o quisiera salvarle del achaque del opio del pueblo por imposición de manos. Allí estaban todos, que apenas faltaba nadie: Anguita y Marcelino Camacho, Javier Solana y José María Ruiz- Mateos, Juan Barranco y otros jesuitas, el arca de Noé de los animales políticos de las Batuecas, además, claro, de la pobre y hermosa gente de Milagro en Milán a la que L ZIGZAG La crueldad Unas imágenes del Oriente Medio en la televisión nos muestran el fondo de crueldad que alienta en algunos seres humanos. La feroz violencia contra el vencido e indefenso deprime al que la contempla. Es como si la cámara le descubriera una putrefacción desconocida, un pozo donde anidan reptiles repugnantes. Cualquier concepción optimista del mundo- que nos rodea será imposible después de contemplar tan siniestro espectáculo. Que tiene su raíz en la cobardía del que se sabe a salvo de la adecuada respuesta, en la vileza del que golpea a un enemigo quieto y desarmado. Frase inmortal En un reciente editorial, un rotativo sostenía: Afirmar que en la España actual hay más corrupción que durantej el franquismo es tan absurdo como asegurar que hay menos Frase tan dialéctica y enrolfada nos hace recordar uno de los míticos asertos atribuidos a Fidel Velázquez, el longevo caudillo del sindicalismo priísta de México. Preguntado sobre una discutible actitud del Gobierno del PRI, Velázquez respondió: Ni a favor ni en contra, sino todo lo contrario Algo así como un éocido de Hegel sazonado por Cantinflas. OVIDIO uno esperaba ver de un momento a otro montarse en las escobas y subir al cielo por encima del tejado de la iglesia. Yo no sé si el padre Llanos logrará el milagro de meternos en el cielo a todos, hala, adentro, los del rosario en familia, la famélica legión, las escuadras marciales, los curas obreros, los universitarios del trabajo, Franco y la Pasionaria, los teólogos de la liberación, Ellacuría y el conde de Aranda, las brigadas del amanecer, el cura Paco, monseñor Xirinacs, monseñor Escrivá, monseñor Setién, toda la tropa santa o canalla, atea, sacrilega, simoníaca, más papista que el Papa, mística o reproba, que formamos todos los batuecos, la tropa con cruz alzada y. con palo al hombro, con el cirio pascual armado y con la campanilla del monopolio del Santísimo. A lo mejor, sí. A lo mejor nos mete a todos en la misma chabola del empíreo, en un suburbio de la gloria, para que sigamos peleándonos. A lo mejor, el padre Llanos tiene fuerza de virtud suficiente para empujar a todos los que estaban en su entierro, por representación y en símbolo, o en carne mortal, y los que podrían haber estado, no sé, Jesús Gil y Gil, Corcuera, Juan Guerra, el cura Pagóla, don Ramón Pérez de Ayala con e l AMDG d e b a j o d e l brazo, Ceferino Maestú, sindicalistas, sacristanes, Paco Umbral, plumíferos, clero y guardias civiles. Desde la muerte, el padre Llanos oiría los misterios que hemos considerar hoy, ese rosario de la aurora que fue su entierro, y los cantos de lucha final que comienza, y nos miraría a todos, ya desnudos, en una radiografía espiritual, leyéndonos el pensamiento y las ambiciones, y a lo mejor se tapaba los oídos para no oírnos, y le sonreiría a los pilatos y a los anases, y a Julio Anguita también, con aquella mano episcopal y balsámica, válgame Dios, posada sobre su frente ya helada, señalada con el inri sarcástico del cura rojo, rey de los jodidos. Jaime CAMPMANY GRAN VIA Alquiler o Venta O FI C I ÑAS de 100 a 4.000 m 2 DIRECTAMENTE PROPIEDAD TELEFONÓ 577 61 O3