Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL América del Norte SÁBADO 1- 2- 92 Yeltsin demuestra su talla diplomática y control de la maquinaria militar soviética La atención política se centró en la entrevista Li Peng- Bush Nueva York. Juan Vicente Boo La estrella invitada de la cumbre del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha sido, sin duda alguna, el presidente de Rusia, Boris Yeltsin, que llegó a Nueva York precedido de rumores de borrachera y salió investido con las insignias de estadista. Boris, como le llaman los norteamericanos, demuestra con hechos su talla diplomática y su control sobre la gran maquinaria militar heredada del desaparecido imperio soviético. Negociando entre bastidores durante las dos últimas semanas, el presidente norteamericano, George Bush, y su colega Yeltsin han hecho coincidir la cumbre de Naciones Unidas con el prólogo esperanzado del gran desarme nuclear estratégico. Una vez más, Bush asumió el protagonismo de la iniciativa y su homólogo soviético respondió aceptando las líneas generales y proponiendo, además, una transformación r a d i c a l del proyecto de Escudo del espacio comenzado por el ex presiLiPeng dente Ronald Reagan. Si el encuentro de hoy en Camp David produce los frutos esperados, el mundo superará el último repecho y comenzará la cuesta abajo hacia la retirada de las armas de mayor poder de destrucción en toda su historia. Con la propuesta de extender a nivel planetario el sistema orbital de defensa contra misiles de terceros países, Yeltsin abre un camino extraordinario esbozado ya por Reagan, pero en un momento prematuro. Aunque el presidente norteamericano se reunió en privado con casi todos los jefes de Estado o de Gobierno que asisten a la cumbre, la atención política se centró ayer en su entrevista con Li Peng, el hombre que acaudilló la sanguinaria represión de los estudiantes en la plaza de Tienanmen en junio de 1989. Como es lógico, millares de voces se han alzado en todo Estados Unidos contra la celebración de esa entrevista, pero George Bush ha preferido seguir sus instintos políticos y su experiencia personal como embajador en Pekín. Los Bagration creen que sólo el Parlamento puede ofrecer el Trono georgiano Marbella. José María Camacho Los padres del joven Irakli Bagration, a quien representantes georgianos desean ofrecer el Trono de este país del Cáucaso, manifestaron que no se puede considerar la posibilidad de aceptar el restablecimiento de la Monarquía hasta que el Parlamento georgiano les formule tal petición. No sería constitucional ni la oferta, ni la aceptación del Trono si ésta es formulada únicamente por representantes de dos organizaciones políticas, Guía Chanturia, presidente del Partido Nacional Democrático, y Temur Zhorzholiani, dirigente del Partido Monárquico, según afirmaron a ABC miembros de la familia de Irakli Bagration, quien se encuentra en Estados Unidos estudiando el curso preparatorio para el ingreso en la Universidad. Los padres de Irakli Bagration mostraron su extrañeza por el hecho de que hubiera aparecido la noticia del ofrecimiento del Trono antes de que los representantes georgianos se hubieran puesto en contacto con ellos para estudiar la oferta. No quieren pronunciarse sobre la posibilidad de que Irakli Bagration se convierta en Monarca, aunque sí comentaron que temen que el joven podría verse sometido a una excesiva presión ante la responsabilidad que se le presenta a sus dieciséis años de edad. Chanturia y Zhorzholiani desearían entrevistarse también, en Madrid, con Su Majestad el Rey, pero en el Palacio de la Zarzuela no se ha recibido todavía ninguna solicitud en tal sentido, informa Clara Isabel Bustos. La delegación del Consejo nacional georgiano, que piensa entrevistarse en España con todos los descendientes de la familia real georgiana, tiene previsto llegar a Madrid el próximo viernes, según confirmó el líder del Partido Nacional Democrático, Guia Chanturia, que encabeza este grupo, informa desde Moscú Enrique Serbeto. Chanturia aseguró que su formación política va a fusionarse en las próximas semanas con el partido Monárquico, que lidera Tehur Zhorzholiani, quien también forma parte del grupo que se desplazará a Madrid. El nuevo partido ha redactado ya una nueva Constitución que contempla la figura de un Monarca para este antiguo país que atraviesa ahora un periodo de graves convulsiones internas. Chanturia aseguró a ABC que en las próximas elecciones parlamentarias tienen asegurado más del 50 por ciento de los votos, lo que les permitiría imponer esta fórmula de Estado, que nadie discute en Georgia El Consejo Militar que derrocó al presidente Gamsajurdia se ha propuesto organizar las elecciones legislativas, pero no se contempla la convocatoria de unas nuevas elecciones presidenciales, puesto que la restauración monárquica se da como segura en todos los líderes políticos del nuevo poder instalado en Georgia. Cambios a largo plazo China no va a cambiar radicalmente ni hoy ni mañana, y mucho menos por presiones exteriores. El presidente norteamericano lo comprende y prefiere la estrategia de pequeños pasos sin romper los puentes. Por eso se empeñó en no rescindir al gigante asiático la cláusula de nación más favorecida y en bloquear las operaciones de aislamiento en la escena internacional. En su breve encuentro con Li Peng, George Bush insistió en el respeto progresivo de los derechos humanos y sondeó las novedosas perspectivas en materia de desarme nuclear que Pekín ha dejado traslucir en los últimos días. Londres considera fuera de lugar variar la composición del Consejo de Seguridad dela ONU Londres. Valentí Puig Gran Bretaña, con Major a la cabeza, considera fuera de lugar la pretensión de variar la actual composición del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Las presiones para que Alemania y Japón estén presentes en el Consejo de Seguridad de la ONU pondrían punto final a la comparecencia permanente que tienen ahora el Reino Unido y Francia. Como era de esperar, el primer ministro británico, John Major, considera que bajo ningún concepto merece ser prioritario en estos momentos variar la actual composición del Consejo de Seguridad. Después de la visita de Boris Yeltsin a Downing Street, Londres también valora como un éxito el hecho de que la cumbre de las Naciones Unidas no vaya a considerar propuestas para cambios en la composición actual del Consejo de Seguridad, formado por Estados Unidos, Francia, China, el Reino Unido y ahora Rusia. La intervención británica en la efectiva sustitución de la Unión Soviética de Gorbachov por la Rusia de Yeltsin en el Consejo de Seguridad ha eliminado por el momento el riesgo de reformas en su composición original, basada en las naciones que resultaron vencedoras al concluir la Segunda Guerra Mundial. Con el mantenimiento del programa Trident y la permanencia en el Consejo de Seguridad de la ONU, el Reino Unido quiere preservar los atributos de nación con status mundial, como resultado de una política de exterior y de seguridad fomentada decididamente en los años de gobierno de Margaret Thatcher. Major prosigue en el empeño, aunque vaya perdiendo empuje la relación especial anglonorteamericana y queden por precisar los perfiles de la participación del Reino Unido en la Europa comunitaria. A pesar del deterioro actual de su economía, el Reino Unido todavía juega un papel destacado en la escena internacional- argumenta Major- y sus Fuerzas Armadas son un componente sustancial del Pacto Atlántico. ¿Por qué cambiar un equipo ganador? dijo Major, refiriéndose a los buenos oficios del Consejo de Seguridad. La prioridad consiste en determinar el papel de las Naciones Unidas en tareas de pacificación y mantenimiento de la paz Para Major, el asunto más importante es que el papel de las Naciones Unidas en el mundo continúa y tiene éxito, siendo así según la actual estructura del Consejo de Seguridad.