Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 ABC ESPECTÁCULOS MARTES 24 MIÉRCOLES 25- 12- 91 Buenos Aires recuerda alos cuarenta años de su muerte a Enrique Santos Discépolo Actor, dramaturgo y filósofo popular escribió 36 tangos Buenos Aires. Efe La ciudad de Buenos Aires no se acostumbra a la falta de su máximo filósofo popular el genial Enrique Santos Discépolo, quien hace cuarenta años se cansó de la vida y se dejó morir, acaso pensando en su amarga enseñanza de que el mundo fue y será una porquería Crítico agudo de los males de la sociedad, relator de pequeñas historias dramáticas con protagonistas que pueden encontrarse eri cualquier esquina de Buenos Aires, Discépolo jamás bajó el tono de su voz a la hora de denunciar las injusticias y dejó como herencia a los porteños 36 tangos, muchos de los cuales son ahora himnos de la ciudad. Con su talento enorme y su nariz como lo caracterizó Hornero Manzi en su tango Discepolín el poeta dedicó, a los miembros de u ia sociedad conservadora con tendencia a la frivolidad, versos que resultaron difíciles de soportar, con lo cual ganó admiradores y detractores. Pero no ves, güito (tontito) embanderado, que la razón la tiene el de más guita (dinero) que la moral la venden al contado y a la honradez la dan por moneditas escribió en uno de sus versos del tango Que Vachaché que terminaba con un crudo: Vale Jesús lo mismo que un ladrón Había nacido el 27 de marzo de 1901 en Buenos Aires y en su vida hizo, prácticamente, de todo. Fue autor de 36 tangos, actor, director de teatro, dramaturgo, y hasta se erigió en polémico comentarista con su personaje de radio Mordisquito Todavía hoy los porteños se traban en dilatadas polémicas de café sobre la filosofía discepoliana Para algunos se trató sólo de un melancólico sin remedio, ün hombre triste, herido por las propias angustias pero también afectado por las de los demás. Otros rechazan de plano esas etiquetas que han hecho aparecer a Discépolo como, un apologista del fracaso y lo presentan como el mejor observador de la realidad, el poeta que ha dicho sin vueltas que en la sociedad estaba todo al revés, que todo daba igual y que el siglo veinte es un despliegue de maldad insolente Enrique Santos Discépolo dejó a los porteños una síntesis de su pensamiento en el tango Cambalache aquel que partía de la frase el mundo fue y será una porquería Vivimos revolcados en un merengue, y en el mismo lodo todos manoseados. Da lo mismo el que labura (trabaja) noche y día como un buey, el que vive de los otros, el que mata, el que cura o está fuera de la ley denunciaba por entonces. La ironía, base de toda su obra, quedó reflejada también en sus versos de Que Vachaché donde imaginó que, tal como estaban las cosas, lo que hace falta es empacar mucha moneda, vender el alma, rifar el corazón, tirar la poca decencia qué te queda, plata, mucha plata, y plata otra vez -Cuentan sus amigos que Discépolo era muy divertido y que sus oídos siempre estaban abiertos para escuchar los lamentos de los otros. Tal vez esa desmesurada sensibilidad le llevó el 22 de diciembre de 1951, a los cincuenta años, a sentarse en un sillón de la casa en la que vivía con su compañera, la cantante Tania, a esperar la muerte. Si se pregunta de qué murió Discépolo, quienes le conocieron responderán que se cansó de vivir algo que le quedaría justo al hombre que alguna vez escribió ¿Por qué me enseñaron a amar, si es volcar sin sentido los sueños al mar? Discépolo no sólo es recordado por los porteños en los aniversarios de su muerte. Difícilmente pase un solo día sin que alguna de los cientos de versiones que se grabaron de sus 36 tangos sea reproducida en las radios o en la televisión. Así, los porteños tienen fresca en su memoria la advertencia de un poeta que denunció injusticias, corrupción, hambre, marginalidad o miserias y dijo: Dale no más, dale que va, que allá en el homo (infierno) nos vamos a encontrar Flamenco Discos Manzanita resucita Tras unos años de dar palos de ciego, ha Manzanita, a la postre, sacado a la calle- con arreglos, dirección musical y teclados de Kitflus y el bajo y las mandolinas del omnipresente Benavent- Sueño de amor (Horus, 1991) un trabajo rematado que, por calidad y concepción, recuerda a los de los primeros años de su carrera en solitario (debutó como componente de Los Chorbos, qué se irían amustiando a la par que su guitarrista volaba cada vez más alto) a aquellas primeras grabaciones suyas que le proporcionaron el salto a la fama. Por algo no ha el álbum pasado desapercibido ni a los pinchadiscos ni a los medios de comunicación, está sonando, cosa que desde hacía tiempo no sucedía con un disco de Manzanita, a quien se consideraba un artista eclipsado que se estaba malogrando en empresas menores. Varias son las cosas (aparte de ese- permanente en su carrera- recurrir a Lorca como fuente de inspiración en los tanguillos Angeles negros de tan ácido sabor flamenco) que en este disco nos remiten al Manzanita de los primerísimos ochenta. Para empezar que, pulsando con sensibilidad y sello el juego de cuerdas de su instrumento, nos recuerda que es un guitarrista de categoría que, si tal vez perdido para el flamenco, como quien no quiere la cosa, a la chita callando, hasta discipulado confeso tiene entre las filas de tañedores oficiantes de la pureza tocaora. A continuación, Guitarra mía un valle tonal de rumorosa melancolía hendido en la orografía del disco por el asomarse del alma de Manzanita a la abisal boca de la curvada madera. A fuer de Tu boca de caramelo su tema más emblemático, que bien podría servir a modo de gallardete y que le ha salido con la sandunga de sus mejores composiciones. En Manzanita hay un músico de talento, con mucho paladar, y una voz no especialmente brillante, pero con la que hace cosas bonitas y lleva el aire de la melodía con gustosa dejadez. Sus baladas, sus rumbas, sus tangos y ese guiño a lo caribeño hoy tan en auge que en Sueño de amor se nos sirven llevan su marca y pienso que anuncian la recuperación para el público de un artista que ha reencontrado el camino del que erradamente se saliera. Joaquín ALBAICÍN Manuel de Blas y Amparo Larrañaga, premios Ercilla de Teatro Bilbao. Efe Los actores Manuel de Blas y Amparo Larrañaga encabezan la lista de galardonados con los premios de teatro Ercilla 91, dados a conocer ayer en Bilbao por la dirección de la cadena hotelera promotora de esta iniciativa cultural. Estos premios se otorgan anualmente valorándose los espectáculos de la temporada teatral bilbaína y consisten en una reproducción de la histórica Torre de Ercilla, de Bermeo (Vizcaya) El jurado del certamen, formado por periodistas especializados de medios de comunicación y agencias informativas de Bilbao, eligió a Manuel dé Blas como el mejor intérprete masculino por su labor en la obra La señorita de Trevelez Amparo Larrañaga fue distinguida como mejor intérprete femenino por su tarea en la obra Una pareja singular El premio revelación se concedió a Cayetana Guillen Entre bobos anda el juego y como mejor creación dramática se eligió el montaje de La señorita de Trevelez dirigido por John Strasberg y realizado por el Centro Dramático de la Generalidad Valen- ciana. Como mejor espectáculo teatral fue premiado La dama duende dirigido por el malogrado José Luis Alonso; como mejor grupo teatral del País Vasco se galardonó a Markeliñe y como mejor espectáculo producido én esta comunidad a La espada de. Pendragón de Felipe Loza y Lander Iglesias. Finalmente, el premio a la mejor labor teatral fue concedido al Teatro Barakaldo, a cuya Jefa de prensa, Carmen Torres García, otorgó el Jurado una mención especial como reconocimiento de su gestión. El Ayuntamiento de Bilbao compra el Teatro Campos Bilbao. Efe Bilbao cuenta oficialmente, desde ayer, con un segundo teatro municipal: el Campos. Este inmueble, que pertenecía a una empresa privada de espectáculos y había estado alquilado por el Ayuntamiento, ha sido adquirido por 320 millones de pesetas y se convertirá en sede permanente de la Orquesta Sinfónica de Bilbao. El recinto escénico, que data de principios del presente siglo y que tiene un aforo de 900 localidades, servirá también para acoger las representaciones de los grupos teatrales vascos y complementará la programación cultural del Ayuntamiento, hasta ahora desarrollada en el otro teatro municipal, el centenario Arriaga. Estas actividades, en su aspecto más vanguardista, tendrán también como marco el inmueble que acogió la iglesia de la Merced, con lo que Bilbao verá cubiertas sus necesidades de espacios culturales. ALQUILE CON TIEMPO SU ARMAMENTO. Consulte laspágirias de Anuncios! por palabras de