Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VI ABC ABC ÍITerafío Novela 31 agosto 1991 El gato entre papiros María Antonia Velasco Paradigma- Plaza Janes. Barcelona, 1991. 262 páginas. 1.700 pesetas Contagio Alvaro del Amo Anagrama. Barcelona, 1991 103 páginas. 1.100 pesetas I O N T A G I O es la tercera novela del polifacético Alvaro del Amo (Madrid, 1942) Se trata de una novela corta, tanto en su extensión como en el desarrollo de su trama narrativa. Ésta comienza siguiendo el patrón compositivo del relato enigma. Se abre con una incógnita y concluye con el esclarecimiento de la misma. Principio y final responden a la creación de una intriga clásica que atrae la atención del lector. Pero en este caso el interés del arranque se diluye en un desarrollo poco eficaz que sólo artificialmente logra retardar la revelación última. Y por ello el aporte de noticias al final ya no satisface las expectativas creadas al comienzo y malogradas, en buena medida, en la dispersa reconstrucción de unas vidas azarosas. La novela se divide en cuatro capítulos con diferente modalización narrativa. Comienza en in extremas res con el accidente mortal de la cantante de ópera Adelina G. en compañía de un desconocido cuya identidad pretende descubrir el viudo Manuel C, un comerciante en telas. Al final del capítulo 1, contado por un narrador omnisciente en tercera persona, se anuncia la visita de un joven que trae noticias acerca de la esposa adúltera. Los dos capítulos centrales son complementarios entre sí. El segundo, narrado en primera persona por Adelina, resume la historia familiar de la cantante desde su origen en tierras americanas del Chaco hasta su llegada a la innominada ciudad en que contrae matrimonio y se localiza la novela. Su hermano es el narrador del capítulo siguiente, en el cual se aportan datos que amplían las historias familiares y completan las referencias a la gestación de una intentona revolucionaria que nunca se llevará a cabo. Estos dos capítulos añaden al significado de la novela una carga social y política que a veces resulta atemperada por la ironía y la caricatura. Por último, en el capítulo 4 se resume el pasado familiar de Manuel C, referido primero por el narrador omnisciente, que después deja paso a la primera persona del viudo, hasta recoger al final las novedades aportadas por el joven anunciado antes. Éste es el hermano de Adelina, el cual también entrega el testimonio autobiográfico de ella y el suyo propio. Esta complementariedad de narradores y paranarradores no resulta convincente en una novela corta cuya intriga se agota en su comienzo y su final. El resumen de vidas entrecruzadas al azar en los capítulos centrales y en buena parte del último no alcanza relevancia suficiente en la trama. Las voces de unos seres contagiados de sus esperanzas y fracasos en la lucha por la vida retienen la investigación anunciada y no consiguen explicar el final. Lo dejan abierto en las figuras de los dos hijos, que parecen condenados a repetir la azarosa existencia de su padre y su hermana. Para ser necesarias, estas historias de obligado despojamiento de un pasado duro y agobiante hubieran requerido un desarrollo más amplio que aumentaría las proporciones de la novela. Tampoco el estilo ha sido cuidado como debiera, pues hay incorrecciones sintácticas, impropiedades semánticas, incoherencias y casos de defectuoso orden de palabras sin justificación alguna. A. B. M lismo de la mansión en ruinas, tanto en las ARÍA Antonia Velasco (Sigiienza, experiencias de los últimos representantes de 1942) cuenta en su haber con varios un mundo que se desintegra como en el eslibros de relatos y ha obtenido los pacio cosmopolita de algunas de sus aventupremios Emilio Hurtado y Tiflos. El gato enras. tre papiros es su primera novela. Aparece con una franja manuscrita en la cual Cela El autor de esta fantástica historia familiar afirma que es la escritora española más ines Carlos, quien, en su delirio, sueña con teresante desde Ana María Matute Lo cual aquel lugar y escribe sobre sus habitantes en constituye una manifestación más de la desel pasado. La naturalización de sus imaginacarada estrategia publicitaria que se ha apociones se apoya en elementos y situaciones derado de la literatura en nuestro tiempo. materiales como la noche, la fiebre y el debiliAunque con esto no se pretende negar el intamiento producido por su enfermedad. Esto terés y la valía- que los tiene- de esta nofacilita el gradual salto de la realidad a la fanvela de una autora poco conocida en la natasía. Y a su credibilidad poética contribuyen rrativa española actual. En El gato entre papiros realismo y fantasía caminan de la mano con notable acierto. La novela se divide en cinco capítulos, que, a su vez, están formados por dos partes cada uno. En ella se cuentan dos historias. Una es de cuño realista y se localiza en un presente narrativo cercano a la estupidez esa del 92 (página 85) La otra, de signo fantástico, se remonta a finales del siglo pasado y concluye en torno a 1915. El desarrollo de ambas historias se produce siguiendo una distribución alternante en las dos partes de cada capítulo y manteniendo la actuación de dos narradores que bien podrían responder a la misma identidad, aunque con distinto cometido. La primera parte de cada capítulo contiene la historia de la crisis matrimonial de Carlos y Mercedes, con las sospechas del marido de que su mujer lo engaña con el médico y amigo de la familia. Carlos es un ingeniero también la espontánea acumulación de detaencargado de la construcción de una autovía lles, que son los que hacen las cosas verocuyo trazado implica el derribo de una vieja símiles (página 149) y la natural creencia casa abandonada que ejerce un extraño que el autor tiene en su relato, que es otro magnetismo sobre él. Todo se desarrolla en de los trucos para hacer más verosímiles las poco más de una semana, relatado en pricosas (página 149) Al final ambas historias mera persona por Carlos, narrador y protagoacaban revelando su base común, hecha de nista de sus propias incertidumbres conyugacotidiana realidad y de sueños. La casa en les y de sus viajes a la casona en ruinas. Esruinas que se ha adueñado de la mente de tas visitas dan lugar a la gestación de la Carlos hasta la locura es el símbolo del agoshistoria fantástica que se cuenta en la setamiento de su propio cuerpo devorado por la gunda parte de los caenfermedad. Los epípítulos. Porque Carlos, grafes de los cinco enfermo y obsesiva El gato entre papiros es fragmentos fantásticos mente a t r a í d o por coinciden con los títuuna novela digna de aquella casa, sueña y los de otras tantas noescribe la historia faaprecio, por su acertada velas de la escritora miliar de sus últimos el combinación de realismo y cocainómana. laYnomoradores. mismo título de fantasía y su hábil vela procede de una Éstos fueron los Alde cosas absurintegración de cotidianidad das las sabe aquella caceres. El padre tuvo que 25 hijos, de los que y misterio mujer (páginas 123 sobrevivieron sólo 124) cuatro, y acabó sus días víctima de su rara El gato entre papibúsqueda de la inmortalidad a través de la ros es, por todo esto, una novela digna de correspondencia con un extraño escritor tras aprecio, por su acertada combinación de reael cual se oculta el nombre de Lovecraft. Esta lismo y fantasía, su eficaz contraste de dos historia de una decadencia familiar en los mundos nacidos en la borrosa frontera entre años de la Primera Guerra Mundial se com- realidad y ficción, su hábil integración de cotipleta en cinco narraciones complementarias dianidad y misterio y su sentida indagación sobre los vastagos supervivientes- u n pintor en la encrucijada humana con la convicción homosexual, una escritora aficionada a la co- de que toda existencia es objeto de perplejicaína, una diseñadora de bragas en busca de dad (página 230) Escasos descuidos linidentidad y una ninfómana- y sobre sus progüísticos y el error en las fechas de algún genitores. Su carácter fantástico, en el que personaje- fácilmente corregibles- no deben resuena el eco de las novelas de terror y de empañar su indudable interés. los relatos sobre la degradación de estirpes familiares, contrasta fuertemente con el reaÁngel BASANTA C