Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 26- 8- 91 ESPECTÁCULOS ABC. Pág. 75 El jardín de Falerina un Calderón juvenil, fuera del arquetipo de autor severo y conceptuoso Dirigida por Guillermo Heras se estrena mañana en la Sala Olimpia Después de su paso por el Festival de Almagro, donde se estrenó, y una corta gira por otras ciudades, mañana se presentará en la Sala Olimpia, sede del Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas el montaje de El jardín Para Guillermo Heras este verano ha sido toda una experiencia, puesto que, junto a este montaje calderoniano, ha intervenido también en un taller- escuela en Mérida, donde se estreno la Pentisilea escrita para ello por Lourdes Ortiz. Pero de este primer proyecto que verá la luz mañana, es del que nos habla su director. En cuanto al resultado de este proyecto común entre dos centros nacionales estoy verdaderamente contento, aunque hay varios niveles de los que yo desearía que todos fueran buenos, pero siempre es una incógnita. La propuesta ha salido coherente dentro de lo que nos propusimos, pensando que no es un teatro de mercado el que hacemos, sino una experiencia de taller- escuela. Por otra parte, el montaje estaba comprometido con el Corral de Comedias de Almagro, cuya estructura condiciona el montaje. Guillermo Heras que afronta por primera vez el montaje de un autor clásico justifica la elección del título porque El jardín de Falerina es una obra inundada de pasión juvenil, fuera del arquetipo tantas veces proyectado de un Calderón severo y conceptuoso, presentándonos un hombre de su tiempo- e l barroco- pero también interesado en la literatura de su época y en el género de aventuras. Se ha dicho que el texto puede ser más endeble, pero creo que es idóneo para una joven compañía como es esta del alumnado de la Escuela; una propuesta en la que se une tradición y actualidad, pero trabajando siempre desde el motor esencial de cualquier experiencia teatral como es el actor Una de las premisas dominantes en este montaje de Guillermo Heras es la de que trabajar con los clásicos implica una relación de amor, en la que la ambivalencia de este sentimiento te lleva a estar continuamente en el dilema entre la convicción y la necesidad. Convicción del respeto, necesidad de su tansgresión. Porque para un equipo actoral en formación, con una propuesta que tiene que ver con la búsqueda y la indagación, tanto personal como del sentido ético esMadrid. Carlos Galindo de Falerina de Calderón de la Barca, un proyecto común de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y Nuevas Tendencias, con la participación de los actores procedentes de la Escuela de Teatro Clásico dirigidos por Guillermo Heras. Clásico de Almagro y el Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas, se ha creado una doble formación femenina para cada representación, hasta un total de veintitrés actores procedentes del último curso de la Escuela de Teatro Clásico, dependiente de la Compañía Nacional, más damas, ninfas, caballeros, soldados moros, gente, etcétera y que estará en la Sala Olimpia hasta el próximo 8 de septiembre, como apertura de la temporada oficial de Nuevas Tendencias. Ellos son Juan José Artero, Ester Bellver, Diego Carvajal, Pilar Cervantes, Luis Chamorro, Lino Ferreira, Carola García, Isabel Gaudí, Lola Manzano, Pere Martí, José Luis Massó, Eshter Montoro, Pepón Nieto, José Luis Patino, Ana Ricart, Laila Ripoll, Assumpta Rojas, Juan Rueda, Amalia Sánchez y Carmen Treviño. El jardín de Falerina en palabras del coordinador del montaje, Roberto Alonso, fue concebida en su momento como tético que tiene representar a los clásicos en la actualidad, me parecía que había que elegir un texto abierto, olvidado, no habitual en los repertorios, fuera de los géneros dominantes (capa y espada, tragedia, auto sacramental... para aportar también la otra imagen de nuestros autores del Siglo de Oro Las experiencias recogidas en Mérida y Almagro han cargado, según sus palabras, las pilas de Guillermo Heras para afrontar esta nueva temporada en la que los autores clásicos no están reñidos con nuevos actores ni nuevas tendencias, por lo que, por qué no, Calderón tiene cabida en la programación del Centro Nacional de Nuevas Tendencias Guillermo Heras una zarzuela, donde se entremezcla con sabiduría el mundo de la mitología clásica con el de la medieval caballería, en una iconografía de exultante barroquismo. Bebe el autor en la realidad y la leyenda, no siéndole ajeno ni Orlando ni el Amadis En la obra se nos aparece la corte de Carlomagno, en la que conviven sus caballeros con soberbios personajes venidos de África o de Asia; mágicas músicas convierten a sus oyentes en estatuas; somos testigos de visiones de escenas lejanas y oímos el fragor de los combates. Y como en todo texto clásico no puede faltar el gracioso, en este caso hay dos, metamorfoseados en formas leoninas sin por ello perder su condición de chistosos; y ninfas, doncellas, pajes, reyes, caballeros, salvajes, guerreros, música y danza... Doble formación femenina Para poner en pie este montaje de El jardín de Falerina con adaptación de Ana Rossetti realizado en coproducción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, el Festival de Teatro Suecia recuerda a Greta Garbo dedicándole una plaza en el centro de Estocolmo Estocolmo. Carmen Villar Mir Greta G a r b o la d i v i n a sueca ya cuenta con una plaza en esta capital que lleva su nombre. Se trata de una amplia y bonita explanada en el castizo barrio Sur, muy cerca de la Katarina Skolan, colegio donde se educó la famosa actriz antes de ingresar en la Escuela Dramática Nacional. Desde que la brillante placa dé metal con su nombre fue colocada en una de las esquinas de esa plaza, los habitantes de esta ciudad, y ajgún que otro turista, van allí con flores, como en peregrinación, par. a colocarlas al pie de la misma. La iniciativa de bautizar a uno de los sitios más populares de esta villa con el nombre de la desaparecida sueca y la rapidez de la gestión se debe a Per Sundgren, arquitecto- jefe de la provincia, que ha sido el promotor y realizador de esa idea. El día del bautizo, ceremonia sencilla a la que asistió gran núde aquélla y decide si podrán ser enterradas en Estocolmo. El Ayuntamiento y los ciudadanos de Estocolmo, su ciudad- d i j o- no podíamos cruzarnos de brazos. Estamos satisfechos de poder rendir un rucuerdo cariñoso a su hija más célebre. Greta Garbo, cuando se retiró del cine, nunca buscó ni quiso publicidad a pesar de que todas las revistas del mundo hubieran pagado sumas millonarias por un simple comentario. Hoy, el drama de dónde se enterrarán sus cenizas que ha apasionado a la opinión sueca, pierde algo de su actualidad. Sus seguidores ya podrán visitar en Estocolmo sino su tumba sí una plaza que lleva su nombre. Así lo expresó el alcalde de esta ciudad al descubrir la plaza: Esta plaza recordará siempre la existencia de una musa, de una mujer inmortal, porque los dioses nunca mueren. EsXin honor para todos nosotros que un sitio de esta capital lleve su nombre Greta Garbo mero de estrellas y autores dramáticos de primera línea, comentó Sundgren que había que hacer algo mientras se espera que la familia americana de nuestra querida y admirada artista pone precio a las cenizas