Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 24- 7- 91 CULTURA- Premio Mariano de Cavia- ABC 41 E STAMOS a c a bando con Doñana. ¿Por qué no acabamos también con la música española? España es, de todos los países europeos, el más tendente a la desertización, incluso a la desertización cerebral. ¿Dónde están los aficionados que juzguen y se expresen, que digan la verdad, que aplaudan lo aplaudible y silben lo silbable? ¿Es justificable que, ante el quizá transitorio pero salvador eclecticismo que ahora existe en el ámbito internacional de la música, los jóvenes- -y no tan jóvenes- músicos españoles adopten todavía aquella maldita línea dura que un día marcó- para sabe Dios cuánto- la escuela de Viena, que nació para ser epígona de sí misma? Es como si la Historia de la pintura se hubiese detenido en Mondrian. ¿Alguien quiere explicarme este misterio? A partir aproximadamente de los años veinte de este siglo, al postwagneriano Schónberg, ingenio musical eminentemente germánico, se le ocurre inventar un sistema supuestamente matemático para crear sin esfuerzo música pura y, tras la inspirada aplicación- inspiración toda suya y con esfuerzo- de dos de sus colegas, Antón Webern y Alban Berg, la juventud más insegura de su capacidad se lo aplica como sistema eterno y ¡hasta ahora! Han pasado casi setenta años, y una mayoría de músicos de mediocre conformación han puesto en peligro nuestro sistema nervioso. Y nosotros, pobres oyentes, aguantando esta dictadura sonora, con muro y todo, que lleva todos los visos de no caer jamás. Hace ya treinta años, discutiendo yo con algunos de los miembros de la fundación Domaine Musical, en Francia, Maurice Lerroux y Pierre Boulez, se me decía: No creas, las cosas están cambiando mucho, ya no hay serialistas ni atonalistas ortodoxos; la música emprende una nueva vía, una vía de libre creación. Posteriormente, es un festival de Venecia, escuché gritar: ¡Schoenberg ha muerto, viva Stravinsky! Pero, ¡como si nada! En cuestión de música moderna yo he seguido escuchando lo mismo, una tabarra inaguantable. Es decir, que ese ciar) inexpugnable de iniciados lo que no ha querido perder es el sistema de parecer geniales sin motivo justificado ¡MÚSICA, MAESTRO! Por Francisco NIEVA de la Real Academia Española la música música epiléptica y de soponcio continuo. ¡Socorro! ¿Y qué dicen los críticos? ¡Ah, los críticos! Pensemos que muchos están casados y tiene hijos, una familia que INVERSIÓN Escriturada ante notario y avalada por compañía de seguros. Rentabilidad hasta el 25 por 100, liquidez un ano C I F S A Velázquez, 46, escalera interior, 2. izquierda. Teléfono 191) 5755596 LOCAL PARA OFICINAS EN VENTA O ALQUILER 641 m 2 ZONA PADRE DAMIÁN Información 457 9911 ÍBB TOTALMENTE EQUIPADOS DOMICILIACIONES (91) 555 00 03 (95) 492 36 75 TORRE PICASSO El resultado de tanta imitación- usando el artificial sistema de la descodificación tonal a ultranza- es de un aburrimiento y de una pedantería decadentes que clama al cielo. Con los músicos aborígenes no cuenta para nada la abundante diversidad de nuestra poesía, pintura. y novelística, de hoy; se quedan en sus estudios bordando crucigramas. Es de alabar la buena iniciativa del Ministerio de Cultura, Teatro de la Zarzuela y Centro Nacional de Nuevas Tendencias de encargar nuevas óperas, grandes o chicas, a jóvenes- o menos jóvenes- músicos españoles; pero ante los primeros resultados prevemos que de ahora en adelante ya puede prepararse el oyente humillado y sin capacidad de respuesta, intimado por la petulancia más ruidosa, que no se atreverá a decir esta boca me sirve para decirte: no hagas una ópera más La música en el inicio del siglo XX, con la Escuela de Viena, se mesianizó como una ideología. ¿No tenemos ya derecho a impugnar las ideas del siglo? ¿O vamos a quedarnos varados así, por siempre, acatando sus sueños de arte periclitado? ¿Qué temor dictatorial nos amenaza? Esta música ya no tiene secreto. Cuando una cosa se organiza del revés, vuelve a quedar organizada y vuelve a ser moderna. Pero el arte no es sólo cuestión de organización, sino de inspiración; y no todo se tiene que ver como organismo material. Esta tendencia está agotada, no da para más y ha terminado como una escuela de sacristanes que sólo trabaja para el culto. Son unos retardatarios estreñidos. La pintura- quizá por ser más negocio- ha pasado por grandes avatares. De la más severa abstracción ha saltado al pop a la figuración, al hiperrealismo y a tantas cosas más; pero los músicos deben tener un culo zapatero, que no se mueve del lugar. En su mayoría es imposible convencerlos, todo recurso ligeramente tradicional les parece un pecado inmenso. ¡Oh, los beatones! Les hace vomitar del digusto. ¡Que decadente sensibilidad! ¡Una silla, por favor! Que para muchos de los artistas músicos de hoy hacer música sea únicamente resolver música compás por compás, es una ingenuidad vanguardista que enternece. Hay que volver a tener la nota más cursiva, esribir más de tirón y curarse del hipo. A cada paso una impertinencia fuera de concepto, una proposición sin motivo, un exabrupto bien meditado, números de circo sonoro. Y para una ópera hay que tener concepto y no descodificar lo dramático. La ópera pura no es música pura tal como ellos lo entienden. No puede representarse más de una vez- y ya es impertinecia- a un Cristo con cara de risa. Refugiada en una inexpugnable capilla blindada, un bunker florido de escrúpulos beatos, cierta música mal llamada moderna- -y que, sin la menor duda, ya no lo es- -sólo venga a descodificar todo tipo de lenguaje lógicamente musical y hasta a descodificarse a sí misma. Y son pertinaces: Mientras permanezcamos en las filas, todos parecemos buenos Seamos las truchas indiferenciadas del río de la música autoanalizada con exceso, música autoespeluznada de sí misma, con estreñimientos patógenos de la loca por alimentar. No tierfen el menor deseo de que les echen encima decenas y decenas de arpías teóricas que los pongan de vuelta y media. ¡Respeto para fos energúmenos! Les llamarán viejos, retrógados, ignorantes y cosí via Por el contrario, cuando un joven desea destacar y medrar como crítico no tiene sino que pasarles las manos por el lomo y habrá hecho carrera segura. Este estancamiento emocional de a música está terminando con ella, y habría que advertir a los músicos que no sean tan fanáticos ni tan seguros de sí mismos, por que todo pasa y todo puede caer en la marasmo y la decadencia. La buena música de hoy en día sólo es una buena música improbable, basada únicamente en una interpretación materialista del sonido y en un dadaísmo musical que aburre a las ostras de tan repetido. El sonido, como la palabra, si no son vehículos de una lógica fantástica o concreta, si combinados entre sí no nos llevan a una idea- sensación relativamente concreta o relativamente vaga, ya no nos llevan a ningún sitio. Y esta pretensión de la música moderna de no llevarnos a ningún sitio dejarnos clavados en la butaca oyendo con fervor- y con los nervios en punta- música moderna, con la insensata pretensión de que entremos en coma escuchando sus arcanos cálculos en trio, es de una intolerable exigencia que podremos secundar. ¿Vanguardia esta música? ¡Por favor! Si ya. es encargo oficial. ¿Como iba a proteger este país algo que no tuviese ya muy visto y muy oído? Aunque se entiende que en España, no habiendo sobresalido nunca en la ópera seria, falta de un público especialmente inclinado, se recomience- porque ya se comenzó sin éxito en otras ocasiones- -con pacatas imitaciones de lo más acreditado en seriedad Pero ha hecho muy bien el Ministerio, y es de suponer que la insistencia y la costumbre den su frutos si, en todo caso, nuestros ortodoxos y encogidos músicos saben desechar la pelona como los chicos en proceso de crecimiento. SOFAS TELA 2+ 3 PLAZAS uesutros. suu pesetas, nueve meses sin uuereses Información: Teléfono 259 56 38 Abierto sábados tarde GOÉTHE- INSTITÜT INSTITUTO ALEMÁN ANUNCIA SUS CURSOS DE SEPTIEMBRE Inscripción: 29 y 30 d e agosto yJODOS LOS NIVELES. 2 horas diarias MAÑANAS O TARDES 2 de septiembre al 1 de octubre 22.000 pesetas +1 OOS mafrícula alumnos nuevos) Los participantes sJQesfe curso tendrán preferencia en la inscnpttéü- de octubre. Zurbarán. 21 28010 MADRID Tlfnos. 319 38 15 y 319 32 35