Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. Pág. 78 TRIBUNA ABIERTA JUEVES 27- 6- 91 I N nuevo y horrible golpe de v i o l e n c i a ha traído otra vez a la actualidad la India. El asesinato de Rajiv Gandhi tras el de su madre Indira, las muertes en Amritsar y en Assam, los problemas con los musulmanes y los tamiles, el resurgir del nacionalismo, todo se nos junta en la imaginación. Y sucesos más antiguos: la difícil partición y las guerras con el Pakistán y la de Bangladesh, la antigua Bengala. Pasados unos días, se me ocurre reflexionar sobre la India y su momento actual, que me hacen rememorar experiencias que todavía son recientes. Es terrible y acomplejante la India. Confusa Babel de religiones, de razas y de lenguas: cien millones de drávidas no indoeuropeos, lenguas indoeuropeas cuyos hablantes no se entienden entre sí y, cuando hablan la misma, la diferencian por la escritura (caso del hindi y el urdú) Un continente más vasto y más poblado que Europa, con diferencias internas mayores, aunque la cultura india haya dejado un aire de parentesco. Y todo unido por el leve cemento ideológico y de infraestructura derivado de la colonia inglesa: la administración, el inglés, los ferrocarriles, ciertos modos de vida. Y por el deseo de combinar ese occidentalismo con la tradición: que eso es lo que representa el partido del Congreso. Liberó la India de los ingleses y ahora se encuentra con las muertes sucesivas de sus líderes. Porque hay demasiadas fuerzas enfrentadas contra este partido y lo que representa: -la difícil combinación de tradición y modernidad. Y también hay demasiadas fuerzas contra la tradición de la única gran cultura politeísta que sobrevive en nuestro mundo: los sikhs, los musulmanes, los tamiles, las derivaciones de nuestras ideologías europeas, del liberalismo al comunismo. Pues esa tradición se enfrenta al cemento occidentalista de que hablaba. Y a los musulmanes, antiguos dominadores de la India contra los que algunos buscan el desquite. Y, con todo, es la India un mundo maravilloso, que conserva los valores del hombre por encima de los de la mentalidad adquisitiva. Gentes humildes (aun si son ricas) encuentran alegría en la vida más simple, aceptan la muerte. No se puede mirar con ojos europeos o americanos que piensan sólo en u EDIFICIO INDUSTRIAL zul, hierba verde, alemanes rubios, servidores solícitos trayendo toallas y bebidas: Por Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS comme il faut Parecía un refugio niveles económicos, que aborrecen la mise- extraño, de turismo standard el hotel: exria: para ellos, la India son tan sólo los que tranjeros, confort internacional, indios decoraduermen en las aceras de Calcuta. Es eso y tivos de película haciendo de camareros. Descansamos en lo conocido. mucho más: un último refugio de humanidad. Y, de repente, al otro lado del recinto, el Pese a todo. Pero, al tiempo, la India es una gran poten- mitin (luego se supo que, de los empleados o su sindicato) El orador, exalcia industrial y militar e intelectado, retórico, caía como una tual. Moderna y tradicional. Los piedra, con su altavoz, sobre el catálogos de sus casas editoras cristal de la paz. El aplauso, el son impresionantes. Y al la Jo canto alternado, rítmico. Hay una están el culto al árbol y las creelectricidad o un dios, como demaciones en el Ganges y el cían, o algo maoico, en la paladios- elefante y la vaca sagrada. bra humana, aunque sea en Y una maravillosa paz. Y. una hindi y no se comprenda. Y los violencia desenfrenada, quizá cuervos graznaban por encima. por esa misma escasa importanDe repente, era imposible descia de la muerte. cansar. Daba angustia. La India Mis experiencias de la India, entera estaba allí; pero ya no osaparte de las que proceden de curamente pacífica, con algo de los libros, vienen de viajes armisterio temeroso en el fondo, queológicos y de otros a congresino amenazadora. Y el que la sos sobre temas indios. Congre- Francisco Rodríguez impulsaba era un motor europeo: sos pintorescos, en que los esAdrados una forma europea de presión pecialistas más renombrados de la Real Academia social que allí se revestía de un Española convivían con santones y ascealma india. Mezcla explosiva, ya tas que nos invitaban a compartir su doctrina. En que una recepción al aire li- se ha visto. bre se convertía en un asalto al buffet por Paz engañosa, por un momento. Angustia, la gente del barrio, que nos apartaba a los en otro, por esa perdida inocencia. ¿Cuál demás a codazos y metía las manos en las será la verdad final? fuentes para comerse la macedonia de frutas. Huí, huí, en un rikshaw y las multitudes Y en que podíamos ver con nosotros la figura parecían ahora, hendidas por el vacilante y majestuosa de Indira Gandhi. leve vehículo, casi tranquilizadoras. Y llegué Este nuevo golpe brutal de la India fanáal congreso, abigarrado y docto, y a los santica, que se resiste a dejar operar el sistema tones y a los ascetas. Parecía que todo gidemocrático, no debe hacernos olvidar los raba otra vez sobre sus goznes. otros valores de la India. No es todo violencia, no es todo miseria. Es sobre todo riqueza Un hombre todavía joven, Rajiv Ghandi, un vital y humanidad, a veces abrumadora. Es- piloto de aviación casado con una italiana, peremos que al final se imponga. Pero hay heredero de una dinastía que intentaba consiempre algo intranquilizante, un riesgo que jugar el liberalismo europeo y el progreso con de cuando en cuanto explota, deja en sombra la tradición india, ha muerto víctima del fanatodo lo demás. tismo. ¿De cuál? No se sabe aún, hay tantos. A mí todo esto me hace aflorar recuerdos A mí me recuerda a su madre, distante e hieya antiguos. Recuerdo el día en que quería rática como una deidad india, con un leve asyo tomarme un descanso de la India, tras pecto oxfordiano al propio tiempo. Ojalá que unos días agotadores, no sólo para el cuerpo, esta tradición sobreviva. La unción de las sino también para el orden de las ¡deas, los multitudes presentes en las exequias del gohábitos mentales. Ese caos que, sin em- bernante desaparecido parece indicar que bargo, sigue marcando, todas esas multitudes hay esperanza. de hombres, máquinas, animales, viviendo, chocando, respirando juntos, todos esos colores pardos, blancos, polvorientos, chillones, los olores, los ruidos, todo ese otro ser ¿miserable? ¿digno? fascinante en todo caso) cansa, agota. SÁBADO, ABIERTO MAÑANA Y TARDE; DOMINGO. SOLO MAÑANA Recuerdo las imágenes superpuestas: el río trepidante de la calle; los gritos excitados Eh San José de Valderas de los fieles de Durga; las hogueras fúnebres dos plantas de 350 m 2 y las lavanderas y el baño sagrado en el PROMISA. ST 501 58 65- 501 60 22 Ganges; el caos confuso del congreso (comu, HALÓGENOS nicaciones amontonadas en forma ininteligiEMPOTRABLES ble, ciencia y devoción) el asedio de los DESDE 1.700 ALMACÉN: MENORCA, í ATENCIÓN FABRICANTES Y COMERCIANTES taxistas, los niños de los rikshaws los tenIENDA: DOCTOR CASTELO, 2 Í deros. Estupor, sentirse llevado por una maAlmacenes, cámaras de conservación TELEFONO 50413 86 y red de distribución para repartir su rea extraña, que seduce y repugna. Y la hoproducto en Catalunya mogeneidad y los contrastes, y la blanda reRecepción mercancía. Control informático de stocks. Reparto domiciliario sistencia que fatiga, y las miradas ya de paz ALMACENES V DISTRIBUCIONES EL MASNOU y alegría ya, a veces, de miedo o de odio. Teléfono (93) 540 32 31. Fax (93) 555 41 56 (a 10 kilómetros Barcelona) Un descanso me era necesario: la torre de 726 m 2 construidos, 4.144 m 2 marfil del hotel. Y, de momento, parecía ser de terreno descanso, un mundo fuera del tiempo y el espacio. La piscina era un mundo aparte, fuera Teléfono (91) 261 12 40 de la India- o e n la India de los modestos VENDO en ABC 578 19 09 G C maharajas que somos los europeos- Agua LA INDIA DE RAJIV GANDHI GRAN LIQUIDACIÓN MOLINO EN PEDRAZA