Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Aragón Saura, en las tres capitales aragonesas ECENARIO. (19801990) es el título de esta muestra simultánea que recoge el intenso periodo creativo de Antonio Saura en la década anterior. Las tres capitales aragonesas exponen desde el pasado fin de semana y hasta el 30 de junio piezas que van desde tos- papeles, perchas y paletas, que se ven en Huesca, hasta la obra gráfica, que está en Teruel, o las grandes piezas sobre tela que hay en el Palacio de Sástago, en Zaragoza. Según la comisaria de esta exposición, Ana Vázquez de Parga, en esta ocasión el planteamiento es contrario y a la vez complementario de la antológica que se montó en Ginebra en 1989, sirviendo en cierto modo de colofón y punto de partida de una historia que se repite y se renueva siempre con nuevo ímpetu: la obstinada lucha de Antonio Saura con la pintura Si en aquella antológica, que recorrió el IVAM, el Centro de Arte Reina Sofía y el Refectorire des Jacobins en Toulouse, se hacía una lectura de cuatro de los grandes asuntos pictóricos de Saura corrió las series Damas Crucifixiones El perro de Goya y Multitudes en esta ocasión esas D tapas de libros, expuesta horizontalmente en el Palacio de Sástago. La obra seleccionada para el Palacio de Sástago consiste en pintura sobre tela de las series Retratos imaginarios Crucifixiones Damas Cabezas Multitudes y El perro de Goya También están los bocetos para el mural Elegía y los dibujos originales para ilustrar El Criticón y Pinocho En la sala de la Diputación de Huesca está la pintura sobre papel de Retratos imaginarios Crucifixiones Cabezas Multitudes y El perro de Goya las pinturas sobre cartón de Retratos Cabezas y El perro de Goya una serie de ocho pinturas sobre tarjetas postales para el libro Cuenca la Vieja y unos montajes con perchas y paletas. Dibujo para la ilustración del Quijote En el Museo de Teruel hay litografías de Retratos imaginarios mismas series reaparecen sin de- leble de un proyecto global y cohe- Damas Cabezas y Acumularente que es el de su expresio- ciones Hay además otras dos exsenlace previsible. El propio Saura habla de profun- nismo. Los trazos siguen siendo posiciones que recogen dibujos oridización en su obra y en esa pro- abrasantes, feroces, ineluctables, ginales para libros. Se trata de fundización el pintor se da cuenta dramáticos y tan luminosos cuanto Don Quijote de la Mancha que está en el Colegio de Arquitectos de que su grafía cambia, evolu- oscuros. ciona. El gesto que describe su La pincelada frenética convive de Aragón, en Zaragoza, y los diamano es diferente, pero es incons- con los goterones y la caída densa rios de Franz Kafka y La familia ciente y tal reflexión es posterior al y grave de la pintura. Ese es el de Pascual Duarte en la Escuela mismo acto de pintar. caso por ejemplo de la serie Auto- de Artes y Oficios de Teruel. Los lienzos tienen la marca inde- defé pintada en la cara interna de Víctor LOPE Almagro Barcelona Sevilla José M, Guijarro Galería Fúcares San Francisco, 3 Mayo A primera exposición del filósofo y profesor José María Guijarro (Torre de Juan Abad, Ciudad Real, 1953) tiene lugar estos días en Almagro. Residente desde 1987 en Colonia y activo seguidor de las corrientes de vanguardia, esta incursión de un intelectual en el mundo de las artes plásticas se produce con una colección en la que predomina la radicalidad conceptual de su planteamiento y el lenguaje povera utilizado. Riguroso y nada contemplativo en sus planteamientos, Guijarro efectúa su discurso manipulando materiales que son casi de desecho, tales como trozos de madera, fragmentos de chapas, papeles pintados, puertas o pedazos de cañería, con los que, por ejemplo, construye su serie titulada Medias de Marilyn Con esos argumentos realiza una crítica deconstructiva y literal, tanto de la producción artística como de los mecanismos que la reproducen en el paisaje social y cultural, llegando así hasta la materia misma. Su crítica del fenómeno artístico como portador de significados sociales hace que la obra de Guijarro no sea soluble frente a mecanismos de mercado, ni siquiera ante cuestiones referentes a la validez de lo artístico como estatuto intelectual. Una obra hermética en un primer límite, pero abierta y muy sugerente en cuanto suministradora de ideas. Fernando Zóbel L José Luis LOARCE 146 ABC Torre de los Guzmanes La Algaba Hasta el 3 de junio ERNANDO Zóbel, El Júcar, La vista, El río se titula la exposición que puede contemplarse en La Algaba (Sevilla) sita en la medieval Torre de los Guzmanes, lugar donde periódicamente se organizan muestras en torno a artistas sevillanos (panorámicas inter- generacionales, y una individual de Gordillo) y no- sevillanos (Soledad Sevilla) Es bien sabido que, después de Madrid y Cuenca, la ciudad española más frecuentada por Fernando Zóbel (Manila, 1924- Roma, 1984) fue Sevilla, donde en 1983 se celebró lá única retrospectiva de su obra que llegó a ver el pintor. Aunque Zóbel realizó varios cuadros de inspiración sevillana, Rafael Pérez Madero, comisario de la muestra, ha decidido, con buen criterio, centrarse en otro ciclo más importante, el conquense. El Júcar XII que pertenece a la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla, y que es uno de los cuadros centrales de su autor, va rodeado, en una de las estanJosé Urbano Galindo expone hasta el cias de la Torre, de otros lienzos y dibujos de la próximo día 6 en la Galería Brok. Cono- S serie. De otra en torno a La vista no se excido, sobre todo, como retratista, pre- pone el lienzo más conocido, de la Colección senta también una singular colección de March de Palma, sino varios con él relacionapinturas esculturas en metacrilato. Entre dos, también acompañados de dibujos. Un terlos dieciocho retratos que ha colgado en cer bloque está dedicado a El río es decir, a la exposición figuran el de Carmen Cer- esos sotos y umbrías del Júcar en Cuenca, que vera (en la imagen) o los de los prínci- eran tan del gusto de Zóbel. pes Michael y María Cristina de Kent, Noor de Jordania, o Carlos Ferrer Salat Juan Manuel BONET F Urbano Galindo JUEVES 23- 5- 91