Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 A B C CULTURA JUEVES 11- 4- 91 Alianza: Mil quinientos pasos Todo un aniversario. Eso es lo que celebra Alianza Editorial con la publicación del número 1.500 de su colección El Libro de Bolsillo para el que ha elegido a Pablo Neruda. Pero esta conmemoración significa, también, el triunfo de un nuevo estilo en el mundo cultural español. Cuando en 1989, la empresa nacida en 1966, cambió de manos, el hecho estremeció a muchos de sus incondicionales. Ignoraban que quienes se hacían cargo de ella también sentían temor. El pasado pesaba y no podía ser traicioFermín Vargas cree que lo único que ha cambiado es la gestión. Alianza Editorial es ahora económicamente rentable afirma Vargas. Aunque ambos directores insisten en que para lograrlo no se ha variado la filosofía editorial. Confiesan que para no dar pasos en falso han dirigido armados de gran paciencia. Se encontraron con todo un reto, con una editorial singular en un país en el que, en opinión de Martínez Ales, abunda la mediocridad en ese campo. Asumimos sus propias reglas, los autores, el diseño, las relaciones con la sociedad. Este año y pico ha sido de difícil aprendizaje, pero hemos podido potenciar los equipos editores con más medios añade. No obstante, para Vargas han cambiado aspectos fundamentales que concreta en la circunstancia de que de las personas que hicieron historia en la empresa no queda ninguna, lo que, a su entender, significa que se producen ciertas transformaciones. Si a Martínez Ales se le pide que concrete algunos cambios confiesa abiertamente que honestamente los ignoro nado. Rafael Martínez Ales, su actual director editorial, confiesa que, como para cualquier español de su generación, Alianza constituía un fenómeno interesante. Era, asimismo, un misterio, porque si hubiera sido fácil de hacer habrían existido otras. Por tanto había cosas que desentrañar, claves que averiguar añade. Fermín Vargas, director general, recuerda su llegada al puesto como una sobrecarga de responsabilidad. Teníamos que hacer una empresa con viabilidad futura y que mantuviera el prestigio seis años en el mundo del libro le han llevado a la convicción de los que analizan cualquier mundo con entusiasmo: Cada vez sé menos. Tanto el fracaso como el triunfo me sorprenden Vargas, al quite, recurre a un dicho según el cual la esencia de la edición es la institución, hasta el punto de que si de cada diez libros das con uno en la diana del éxito puede considerarse que has dado en el clavo boración como la que estableció con Salvat. Ambas editoriales hicieron al alimón la popular Biblioteca RTV Del primer título, La tía Tula de Miguel de Unamuno, se vendieron más de un millón de ejemplares. Hubo, también, un acuerdo con Emecé Editores que permitió editar títulos en español, cuyos derechos tenía Emecé. Dieciséis colecciones ofrece la empresa a los lectores, aunque la citada es la que mejor va, a pesar de que el libro de bolsillo deje poco margen económicamente hablando. De- Nombres extranjeros Atinar coh los deseos del público es importante. Alianza lo logró cuando con El Libro de Bolsillo de formato y diseño acertados, alumbró el triste panorama de la cultura española de los sesenta. Nos dio acceso a la cultura moderna y a un precio que permitía el acceso a la lectura a todas las clases sociales recuerda Martínez Ales. De hecho, todavía Hoy un libro de la colección puede adquirirse por doscientas y pico de pesetas, siendo la media de unas quinientas. Sólo tres títulos superan las mil pesetas. ¿Por qué entonces sigue leyéndose tan poco en este país? El editor puede poner el libro a doscientas pesetas pero el Estado tiene que crear hábitos de lectura y conste que no estamos descontentos con su labor del ministerio de Cultura asegura Vargas. Ales busca las causas en una sociedad que ha vivido de espaldas al libro. Piensa que en España, quizás por razones climatológicas, el ciudadano es más dado a la tertulia y se convierte en un parasitario de la cultura. Cuando trabajaba en el INLE comentaba que había que inventar la biblioteca de playa. Si me preguntaban en qué consistiría respondía que lo ignoraba, pero que el día que se inventara todo cambiaría arguye. Alianza Editorial que, entre todas sus co- Las dieciséis colecciones suponen dos millones de ejemplares anuales, de los que el 72 por 100 son autores extranjeros clara Martínez Ales que el área de economía es la que peor marcha, aunque así la encontramos y no hemos. resuelto la cuestión En otra colección como Libro singular se ha aumentado el número de publicaciones y ahora se editan entre doce y trece títulos anualmente. La tirada de El Libro de Bolsillo está entre los seis y los doce mil ejemplares, la de Libro singular entre cuatro y cinco mil, Alianza Cuatro entre cuatro y cinco mil y Alianza Universidad entre dos y tres mil. Las ventas varían mucho dentro de una misma colección. Hay títulos que venden cincuenta ejemplares y otros quinientos. Con respecto a Alianza Universidad Martínez Ales está convencido de que hay que replantearse muchas o pocas cosas Veinti- Editorial de fondo Tres mil doscientos títulos constituyen el fondo editorial de Alianza, de los que mil quinientos correspondería la colección Libros de Bolsillo que le dio vida. Jaime Salinas fue quien propuso a Ortega Spottomo la publicación en bolsillo de clásicos. La idea se hizo realidad. Más adelante, Salinas dirigió, con mano maestra en opinión de Ortega, la colección literaria Alianza Tres bautizada así por ser la tercera y donde aparecieron autores, muchos muy poco conocidos en el momento de la publicación de sus libros en el mercado español, y que lograron como Golding, el premio Nobel. En la historia de Alianza hay alguna cola- Hace veinticinco años Alianza nació en 1959 como distribuidora de libros, empresa que organizaron varios editores madrileños de los que finalmente quedaron José Ortega Spottorno- entonces director de la Revista de Occidente -y Ramón Lorente, director de Ediciones Castilla. Ortega dio lo que puede considerarse el primer paso hacia una colección de libros de bolsillo de calidad a la que bautizó como Conocimiento del Hombre A este título evidentemente poco comercial y a las escasas posibilidades financieras puede achacarse que el éxito- a pesar de que algunos ejemplares se agotaron- no acompañara al proyecto. Pero la idea habría de germinar, con determinados cambios, años más tarde. En 1965, Ortega decide ampliar Alianza en una editorial que se especializaría, precisamente, en el libro de bolsillo. El editor, Jaime Salinas, Daniel Gil y Javier Pradera estudiaron un proyecto llamado a convertirse en uno de los aciertos más importantes del mundo editorial español. 1966 fue el año en el que sale al mercado el primer título, Unas lecciones de metafísica de José Ortega y Gasset. Otros treinta títulos, entre los que figuraban obras de Pío Baroja, Franz Kafka, Leopoldo Alas Clarín Sigmund Freud, Marcel Proust o Jean Rostand llegarán hasta un público hambriento de estos y otros autores. El paso definitivo estaba dado. Ortega Spottorno, como director general; Jaime Salinas, editor de literatura; Javier Pradera, editor de otros temas y Daniel Gil como diseñador gráfico aciertan de pleno. Si los contenidos abrían un vasto campo cultural al gran público- de algo culta califica Ortega a la mayoría que sintió como suya la colección- la presentación de los libros constituía otra novedad digna de mención. Gil revolucionó lo que hasta entonces eran las cubiertas en este país y añadió algo que sería más que un innegable atractivo. Una generación de lectores se identificó intelectualmente con lo que se le ofrecía. En 1968, las tiradas alcanzan ya los diez mil ejemplares, cifras eran notables. Para el- número quinientos de la colección se elige, en 1974, otro título de Ortega y Gasset, Discursos políticos Cuatro años después llegan cambios empresariales. Ortega Spottorno abandona la presidencia y la dirección de la editorial, cargos que ocupa J. Vergara Doncel. Diego Hidalgo se integra en el Consejo de Administración y en 1983 es nombrado consejero delegado. En 1989 decide vender y el grupo Anaya se hace con el cien por cien de las acciones de la empresa. Dejan la editorial Javier Pradera y Daniel Gil. Los nuevos directivos son Germán Sánchez Ruipérez, presidente; Fermín Vargas, director general y Martínez Ales, director editorial. que para la época y España,