Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. Póg. 52 RELIGIÓN MARTES 19- 3- 91 La recuperación vocacional, clave para la supervivencia de la Iglesia católica A pesar de la mejoría de los últimos años, disminuyen los sacerdotes Madrid. Santiago Martín La Iglesia católica celebra hoy el Día del Seminario Las cifras son significativas, aunque no todo quede reflejado en ellas. Y lo que confirman es que hay una leve mejoría en el número de vocaciones- estancada por cierto en los últimos años- que se han frenado las secularizaciones y que sigue disminuyendo el número total de sacerdotes. Datos preocupantes que hay que unir a otros, como la mayor participación de los laicos. El vaivén a que está Sacerdotes Húmero de Sacerdotes Número de sometida la festividad secularizados fallecidos seminaristas ordenaciones Año laboral del día de San José ha provocado que 134 318 1.684 167 1981 en algunas regiones 94 351 1982 1.801 212 e s p a ñ o l a s se haya 73 378 144 1983 1.850 trasladado al domingo 407 76 181 1984 1.901 la colecta especial que 86 390 165 1985 2.022 49 343 187 se hace en los templos 2.092 1986 235 69 371 2.115 1987 para colaborar econó 347 2.034 228 56 1988 micamente con los jó 360 2.032 1989 203 39 venes- seminaristas. El 1.997 234 1990 Día del Seminario sin embargo, sigue teniendo su sede en la en Europa, en Norteamérica y en Australia; festividad de San José, patrono de la Iglesia un constante incremento en África y en Asia. y protector de las vocaciones sacerdotales. Es notable el hecho de que han aumentado Son éstas unas fechas en las que las oficiconsiderablemente las vocaciones en los paínas de estadísticas de los Obispados dan a ses deonde la Iglesia es minoritaria o está conocer sus cifras de seminaristas, altas y oprimida. bajas en el ejercicio de esa profesión tan esConcluye monseñor Laghi constatando el pecial como es la del sacerdocio. Desde hace progresivo mejoramiento en cantidad y caliunos años, como indica el cuadro adjunto, se dad de vocaciones con respecto a los últimos nota una leve mejoría, a la vez que se ha veinte años. cortado la sangría de las secularizaciones; continúan, en cambio, las pérdidas por motivos tan normales como es el hecho de que los curas también se mueren. Entre una cosa y otra, España pierde al año cerca de doscientos curas, más de tres por semana, lo cual es un dato tan significativo que llevó no hace mucho a los responsaEl arzobispo de Barcelona, monseñor bles de las vocaciones en Cataluña- zona Caries, que, por cierto, se está revelando especialmente afectada por la crisis- a decir en sus cartas semanales como un gran que; si no se remedia pronto esta situación a escritor, se reunió la semana pasada con no tardar mucho no van a poder ser atendimás de quinientos jóvenes de diecisiete o dos ni los servicios mínimos de todas las igledieciocho años para hablarles de la vocasias y templos. ción sacerdotal. Y confesó a los muchaA nivel internacional la situación presenta chos que, a su edad, él ni siquiera había muchas diferencias. Es cierto que están crepensado en ser sacerdote. Por entonces ciendo las vocaciones en los países del Ter- les dijo- yo quería ser químico pero cer Mundo, pero también es verdad que inle dio por pensar que su vida podía ser cluso allí no son suficientes, como lo prueba más ancha, que él podría ponerse de la preocupación del Papa por Iberoamérica y parte de Dios y jugarse la vida por Dios y la llamada que ha hecho a varias naciones los hermanos Y tal vez desde entonces, para que envíen más sacerdotes con el fin de concluyó, soy un químico frustrado evitar el crecimiento de las sectas. Pero, naturalmente, el arzobispo no se La Iglesia, sin embargo, se niega a bajar el arrepiente de aquella elección y no precilistón; a pesar de las presiones intensas que samente por el hecho de que le haya ido padece- algunas de las cuales proceden de bien en la carrera eclesiástica, puesto que destacados obispos y cardenales- mantiene él está seguro de que cuando Dios le el celibato como condición para el sacerdopida cuentas en el día del juicio, no tencio; para Juan Pablo II- apoyado por la indrá en cuenta si era o no obispo, sino mensa mayoría de los obispos- si hay que que le preguntará cómo ha vivido su saelegir entre número o calidad, la Iglesia optacerdocio rá por la calidad. Ésta es unadecisión difícil Cuando yo leo frases como ésta, piende sostener, pero que honra a una Iglesia so: Mucha gente no se lo creerá. Pensaque no quiere separarse del camino que cree rán que es una frase bonita y estarán semejor aun a costa de sacrificios. El futuro deguros de que tiene que dar más alegría penderá de la recuperación vocacional y del ser arzobispo de Barcelona o ser cardemayor compromiso apostólico de los laicos. nal que el ser simplemente cura. Y, sin Durante el VIII Sínodo de los obispos, celeembargo, siempre que yo he hablado en brado el pasado mes de octubre, monseñor confianza con un obispo- m e ocurrió, por Pió Laghi, proprefecto de la Congregación ejemplo, con Tarancón- siempre han para la educación católica, hacía una síntesis acabado confesándome que ser obispo o de la situación de las vocaciones en los últicardenal les ha dado más problemas que mos diez años. En concreto, se ha registrado una fatigosa recuperación de las vocaciones El Seminario necesita oración, cariño y ayuda económica Madrid. María González- Vegas Los obispos españoles se han referido, en sus respectivas cartas pastorales al Día del Seminario. El cardenal de Madrid, Ángel Suquía invita a todos a celebrar consciente y activamente la jornada de hoy. Abrigo la esp e r a n z a- d i c e- de que la Virgen María y San José estrechen nuestra comunión afectiva y efectiva con el Seminario, donde se forman los sacerdotes que la Iglesia y la sociedd necesitan. El Sínodo celebrado el pasado octubre abordó precisamente ese tema y lo abordó con realisímo y hondura. La Iglesia de Madrid y la Iglesia católica extendida por el mundo reclaman más sacerdotes y cada día mejor preparados. Los formadores, profesores y seminaristas necesitan la oración, el cariño y la ayuda económica de toda la diócesis. El Seminario de Madrid se afana cada día más por construir la figura del presbítero de los próximos años. Sacerdotes profundamente humanos, solidarios y resistentes ante las dificultades. Servidores de Jesucristo y de su Iglesia. Insertos en su tiempo y su cultura. Intelectualmente dotados para pronunciar la palabra de salvación. Sensibles y solícitos. Servidores de la justicia y la caridad dispuestos a acudir a donde su obispo les envíe. El arzobispo de Barcelona, Ricard María Caries, ha afirmado que las ordenaciones sacerdotales son una sensación física y palpable de que la Iglesia crece. Cara y cruz UN QUÍMICO FRUSTRADO alegrías, mientras que ser sacerdote ha sido siempre una fuente de gozo. Claro que decir esto en la España de hoy es bastante complejo. Yo llevo treinta y seis años de cura y he visto en ellos el descenso de prestigio social del clero y el mantenimiento (si es que no ha crecido) del anticlericalismo, sobre todo en ciertos medios semiintelectuales. Incluso me desconciertan un poco las razones que alegan los jóvenes para explicar la escasez de vocaciones. En la encuesta que han realizado en Barcelona esgrimen estas tres: Que supone muchas prohibiciones que está poco remunerado que no te puedes casar A mí me encanta que los jóvenes sean sinceros, pero la verdad es que, cuando hace cuarenta y tantos años, entré yo eñ el Seminario ya vi esas tres mismas dificultades y me parecieron diminutísimas en comparación con lo que elegía: ser anunciador de la palabra de Jesús y ayudar a los hombres a conocer mejor a su Padre, Dios. ¿Qué no habría pagado el muchacho que yo fui por hacer eso? Y hoy, día de San José, día del Seminario y día de mi ordenación, siento que repican todas las campanas de mi alma, porque es mi fiesta, porque sé que acerté eligiendo lo que elegí y lo que volvería a escoger setenta veces siete. J. L. MARTÍN DESCALZO