Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. Pág. 66 AY un divertido pasaje en Las nubes de Aristófanes, en que un falso Sócrates pretende que las distinciones de sexo entre los seres animados deben reflejarse siempre en la forma. Lo que hace, en realidad, es parodiar a Protágoras, el sofista. Así, alektruón es en griego gallo y gallina pero para el personaje de Aristófanes (para Protágoras, en realidad) debería reservarse al gallo e inventarse un alektrúaina gallina como si junto a ratón inventáramos ratona junto a estudiante estudianta De otra parte, no admite un femenino es -os kárdopos artesa debería hacerse kardópe (la -e es forma ática de la -a como si de la moto hiciéramos la mota de la Patro la Patra Ni admite un femenino en -a si un hombre se llama (en vocativo) Amunía (y es lo normal) eso apuntaría a una naturaleza nada masculina. Como si dijéramos algo semejante del poeta o el artista El público se reía, sin duda, con estos inventos, que son regularizaciones tan lógicas como ajenas a la lengua real. Podrían aplicarse igual al español y a las demás lenguas indoeuropeas, salvo si alguna, como el inglés, ha perdido el género. En ésto son de envidiar los ingleses: el género no les complica la vida, como nos la complica a nosotros. Recordaba yo el otro día todo esto leyendo el Manual de Estilo del Lenguaje Administrativo que ha publicado el Ministerio de las Administraciones Públicas. En su página 78 y luego en la 128 y siguientes Uso no sexista del lenguaje administrativo dice las mismas cosas que Protágoras y va aún más allá. Referidas, claro, a nuestra lengua, a la que trata de enmendar la plana. Quiero decir, ante todo, que ese Manual tiene un propósito verdaderamente laudable: evitar los defectos y errores de la lengua administrativa, darle claridad e inteligibilidad, eliminar arcaísmos y formulismos pasados de moda. ¡Ojalá lo logre! Aunque hay una cierta confusión. Mezcla con lo que es estilo (selección entre las posibilidades de la lengua) la corrección de simples errores; descripción y prescripción; la lengua en general con la lengua administrativa. Aun así, la valoración es positiva, a mi entender. Y no intenta el Manual enmendar la plana a la lengua, sino corregir errores, elegir, como digo, entre maneras distintas de expresarse. Salvo cuando llegamos al sexismo: con el sexo hemos topado. Como Protágoras. Aquí se pasa en más de un punto de la elección entre lo que ofrece la lengua a la in- TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 3- 3- 91 H PROTÁGORAS Y EL MANUAL DE ESTILO CHANDALS PUBLICIDAD CAMISETAS POLOS SUDADERAS teresa distinguir, basta usar el artículo el la o el adjetivo. Éstos también son útiles Por Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS cuando la forma del nombre no es la habiual en un género el poeta la moto vención y al empobrecimiento. Y, la verdad, creo que nadie, salvo el pueblo a la larga, tie- La lengua se las arregla así. ne autoridad para esto. Ni los Ministerios, ni Tranquilícense los autores o autoras del liel BOE ni la Academia. bro: al cambiar la sociedad, ya se irán creanSegún el Manual los seres animados do formas específicas de femenino. Así va ya deben tener dos palabras para el masculino y sucediendo: se dice la jefa la concejala Pero, hoy por hoy, la médica el femenino: médico médica, la generala son más bien la jefe jefa, conserje conserja, mujer del médico o la del genegerente gerenta También ral. Den tiempo al tiempo. Mien juez jueza, general generatras tanto nos las arreglamos la No existen, dice el Manual con la médico o la gerente (y es falso) sustantivos invariaSobre todo: evitemos los prebles. juicios. El género no es sexista Arremete también el Manual (lo es a veces el léxico, de eso contra lo que llamamos el uso hablaré otro día) Y no es verdad neutro o no marcado (que por lo que haya una prepotencia del demás conoce) de los nombres: masculino. Al revés: lo verdadeel masculino representando a la ramente específico es el femenisuma de los dos géneros. Lo adno. En los animados el masculimite para hablar en forma absno a veces vale para el sexo tracta de una categoría profesiomasculino, a veces para los dos nal: designar abogado Pero sexos. no le gusta que cuando se trata Este uso neutro es una herende sujetos particulares se diga, F. Rodríguez Adrados cia antigua, es lo originario, vieCatedrático por ejemplo: los funcionarios ne de la época en que no había los estudiantes etcétera, para referirse a los dos sexos sin distinción. Hay género. De otra parte, participios como geque dar la forma masculina y la femenina tan- rente estudiante y otras palabras invariables nunca tuvieron género. Se hicieron masto del nombre como del adjetivo. culinas por razones sociales. Ahora pueden No se podrá decir, pues, los funcionarios ser femeninas, con la sola ayuda del artículo. aludidos sino los funcionarios aludidos y ¿Y qué decir de el águila el ratón ¿Valas funcionarías aludidas O bien los funciomos a tener que precisar siempre el sexo? narios as aludidos as O bien el personal Y no nos quiten la neutralización, que perfuncionario aludido con utilización de lo que mite prescindir de un rasgo semántico cuanel Manual llama sustantivos no marcados do se ignora o no interesa. Decimos la veciy colectivos Vean los lectores los últimos na ha tenido un niño no nos obliguen a deBoletines Oficiales y encontrarán disposiciocir ha tenido un niño o una niña, no nes rebosantes ¿rebosantas? de esa jerga. sabemos Decimos los funcionarios están Me temo que las feministas que han inspi- en huelga no es necesario precisar que también las funcionarías. Ahorremos tiempo y rado esta sección del Manual han caído en papel. No metamos el sexo donde es indifela trampa del género. Yo las admiro, y esto rente: hasta en la sopa. no es una mera cortesía, por muchos motiLa neutralización no está sólo en el género. vos, pero evidentemente no están preparadas para luchar contra el género gramatical del Nos permite decir vamos por vayamos voy por iré un plazo de treinta días español. Es de lo más complejo. Está rodeaque incluye las noches. Si acabamos con do de ideas falsas, además. ella, no haremos estilo, elección: empobreceEs bien claro que lo que molesta es una remos la lengua. palabra masculina o de forma masculina usaEn fin, manejemos lo mejor posible la lenda para designar a seres femeninos. Quieren gua que tenemos, no inventemos una nueva. una palabra que no distinga los sexos y no Porque si lo intentamos nos pasará lo que a tenga aspecto masculino personal colec- Protágoras. No le hicieron ni pito de caso. tivo persona vecindario son los ejemplos que se nos dan) O bien dos palabras, una para cada sexo; y a ser posible con características formales propias: sobre todo, -o en el masculino, -a en el femenino. Pero la lengua es como es. Y, además, hay que comprenderla. Si no, huyendo del sexismo se cae en otros sexismos y en toda clase de trampas. EDIFICIO EN CONSTRUCCIÓN -Apartamentos 1 y 2 dormitorios. -Oficinas. -Local comercial. -Plaza de garaje. Calle Víctor Andrés Balaúnde Semiesquina calle Serrano INFORMACIÓN: Teléfono 262 49 29 MARVEPUNT Tel. (91) 260 39 03 LFax. (91) 269 52 03 j FABRICACIÓN PROPIA CENTRO DENTAL Pedir turno- Metro Ibiza Lope de Rueda, 42. Teléfono 504 0421 Para empezar, el género sólo en parte se refiere al sexo: no en la silla el sillón (inanimados) ni en la zorra el zorro la rata el ratón el cachorro el crío el bebé (en que el sexo se ignora o no interesa) Ni en colectivos como los de arriba: la persona el personal ¡incapaces de huir del género! Pero es que, en estos casos, nada tiene que ver con el sexo. Y luego: sí que hay nombres no genéricos, invariables. Lo son los anteriores y lo son otros del tipo de estudiante gerente conserje matarife médico Cuando ¡n-