Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABC DEPORTES JUEVES 21- 2- 91 3- 1: España abdica en el Parque de lo España está ahora un poco más lejos de Suecia 92. Como en anteriores partidos, la selección de Luis Suárez fue equidistante entre la técnica y la inseguridad, entre la capacidad y la endeblez. El equipo español empezó bien, con empaque y un bello gol de Baquero, pero después, encogido, permitió que Francia remontase el marcador. La La selección entró en el Parque de los Príncipes con paso regio, convencida de que el trono le correspondía en este territorio del fútbol. En los primeros minutos, Goicoechea y Sanchís fueron enviados como majestuosos embajadores hacia la portería de Martini, que ya entonces, apenas comenzado el partido, pudo presentir el escalofrío del golMuy poco después, en efecto, España dejó su sello mayestático. Fue en el minuto 10, a continuación de un largo pase de Vizcaíno hacia Míchel, que no pudo ser resuelto en jugada de ataque. Amor insistió en dirección del volante madrileño con un servicio presto y raso y Míchel ofreció entonces una de esas secuencias cuyo mérito, en pleno juego, no tiene siempre recompensa en el marcador: pese a la sombría proximidad de su vigilante, domó el balón con aplomo, protegiéndolo con ef cuerpo mientras lo cambiaba hacia su pie izquierdo y oteaba simultáneamente el área francesa, en busca de un receptor que se hubiese desmarcado. Ese oportuno fugitivo de los controles franceses era Baquero, que había burlado el afán historia de Praga se repitió en París, sólo que esta vez el tropiezo puede ser mucho más grave. Quedan menos partidos para rectificar y los franceses sacan ahora cuatro puntos a los españoles. Espinoso pues, aunque no totalmente intransitable, el camino que debería llevar a España hacia la meta sueca para jugar la fase final del europeo. rematar la acción con un tiro duro en media volea. No había sido una jugada de sangre azul, porque ése era el color francés, pero sí de origen noble y fastuosamente coronada: la majestad del gol en el Parque ante éste, vio cómo Bonaparte le daba la espalda en una fiesta al verle llegar. El oficial se acercó a él y, por detrás, le dijo: Me alegra comprobar que seguís contándome entre vuestros amigos ¿Por qué lo decís? respondió, sorprendido, su superior. Porque siempre he oído decir- replicó el oficial- que Napoleón no vuelve jamás la espalda al enemigo... Bonaparte, al parecer, recobró el aprecio por tan decidido subalterno. Lo mismo tuvo que hacer España. El equipo francés se hizo respetar inmediatamente con un gol de Sauzée en remate de cabeza, ai saque de una falta- muy discutible- -de Quique a Vahirua. Nadie, en el grupo español, reaccionó a tiempo contra la inesperada irrupción del centrocampista rival. El empate devolvió la porfía con una selección, la española, que momentáneamente había quedado en exceso ufana por su ventaja. Buen comienzo de la selección de Suárez, que después recayó en su habitual fragilidad defensiva con que Amorós lo marcaba desde el principio del encuentro. Baquero prefirió la serenidad para justificar la elección que hacia él había hecho Suárez: miró en torno, comprendió que tenía tiempo de templar el balón con el pecho y así lo hizo, para de los Príncipes. Francia, pese a este súbito golpe, no le dio la espalda al duelo. Acababa de reconocer a su adversario y se dispuso a hacerle frente. Según cuentan, un oficial de Napoleón, que había caído en desgracia Así va el Grupo Islandia, 2; Albania, 0. Islandia, 1; Francia, 2. Checoslovaquia, 1; Islandia, 0. España, 2; Isiandia, 1. Francia, 2; Checoslovaquia, 1. Checoslovaquia, 3; España, 2. Albania, 0; Francia, 1. España, 9; Albania, 0. Francia, 3; España, 1. Clasificación 1. 2. 3. 4. 5. ...4400 838 Francia España... 4 2 0 2 14 7 4 544 Checosl... 3 2 0 1 Islandia... 4 1 0 3 4 5 2 ...3 0 0 3 0 12 0 Albania Meridiano deportivo ESPAÑA, MEDIO PARTIDO El comienzo felicísimo dei equipo español, con los avances profundos de Goicoechea y Sanchis por la banda izquierda y el de Míchel por la derecha con centro que remató Baquero para gol en el minuto nueve, nos hizo concebir esperanzas de un buen resultado en el Parque de los Príncipes, pero la posición de victoria nos duró cuatro minutos. A los trece empataba Francia en un remate fulminante de cabeza de Sauzee. Todo el primer tiempo fue una demostración de excelente técnica de los dos equipos en el uso de la pelota, controlada, distribuida, en un diálogo permanente. Desde el empate- que llegó demasiado pronto para desgracia nuestra- el once francés fue afianzándose por la progresión de su línea media, superior a la nuestra, pero la zaga española se mostraba espléndida con el potencial de Juanito y Nando- mejor el central libre del Atlético- y las salidas de Sanchis con la pelota. Se jugaba a gran velocidad. El empate a un gol antes del descanso era una expresión de lucha nivelada. Se notaba ya que en el centro del eje español faltaba personalidad atrayente y capacidad de mando y dirección. Vizcaíno y Amor cumplían como piezas de conjunto y no puede decirse que estuvieran mal en esa fase pero el equipo necesitaba mayor multiplicación. Míchel era demasiado lateral. Eché de menos a Martín Vázquez, la verdad, para que alguien impusiera un ritmo e incluso proporcionara una mayor posesión de balón para cortarle el tiempo de juego a los franceses, lo que representaría una menor intervención de sus vanguardistas. Nuestro equipo fue a menos y el francés a más. No tuvo la selección española capacidad de reacción. El 2- 1 acabó con su espíritu. Ya no jugó nadie. Goicoechea, Butragueño, Baquero estaban sin balón. Al ariete español le envolvieron y le marcaron con especial dedicación. Para Platini era el hombre a anular. Luis Suárez se dio cuenta de esto y le cambió mediado el segundo tiempo. Cualquier cambio era inútil. Era tarde para que Soler y, no digamos Manolo en sus pocos minutos, pudieran enmendar la plana a sus compañeros. En ese estado, espatarrado medio equipo, llegó el tercer gol francés. La verdad es que Francia ha jugado un partido completo y España medio partido. Tres golazos hicieron los azules para que cantara el gallo. Le salieron perfectos los tres remates, dos de cabeza y un empalme cuchara. También fue buena la jugada y el gol de España. Al final del partido estuvo cerca Sanchis de hacer el segundo gol. La impresión es que tuvimos equipo para un mejor resultado. El período largo del empate a uno fue la verdadera expresión y el auténtico argumento del partido. Después, el desnivel y nuestra caída. También hay fortuna en la técnica de los remates a gol que decidieron el triunfo para Francia. El gol del zaguero Blanc lo amplió pero lo que desequilibró la balanza fue la medio- tijera del delantero Papin. España llegó a jugar buen fútbol y esta llamarada de luz es la que hay que conservar hasta la segunda vuelta de los encuentros con esta Francia y aquella Checoslovaquia que ya nos ganaron pero a los que se puede vencer en campo y ambiente español. No hay que arriar banderas todavía. SILERA Partidos pendientes: Francia- Albania (3- 3- 91) Albania- Checosiov. (1- 5- 91) Albania- lslandia (26- 5- 91) Islandia- Checosiov. (5- 6- 91) Checosiov. -Francia (4- 9- 91) Islandia- España (25- 9- 91) España- Francia (12- 10- 91) Checoslov. -Albania (16- 10- 91) España- Checosl. (13- 11- 91) Francia- lslandia (13- 11- 91) Albania- España (18- 12- 91) Posibilidades españolas: Se clasifica sólo el campeón. España depende de los resultados de Francia. Si los galos ganan o empatan en Checoslovaquia y a Albania y a Islandia, serán los clasificados. Si pierden ese encuentro y ganan los demás España debería ganar todos sus compromisos. Entonces habría triple empate entre Francia, España y Checoslovaquia- suponiendo que éstos ganasen también a Albania y a Islandia- que se resolvería por diferencia de goles y, en caso de igualdad, por mayor número de goles a favor.