Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 3- 2- 91 ESPECTÁCULOS Crítica de teatro ABC 115 Es la obra más lograda de Ana Diosdado, en la que el arte de la Título: Trescientos veintiuno... trescientos veintidós... de Ana Diosdado. Dirección: Carlos Larrañaga. autora ha alcanEspacio escénico: Alfonso Barajas. Música: Teddy Bautista. Luces: José Luis Canales. Intérpretes: Luis Merlo, Eva Isanta, Manuel Tejada, Pepe Pascual, María Luisa Merlo. Teatro Príncipe Gran Vía. zado su madurez, su redondez ñola. Es un tránsfuga cuya fuga va a cambiar El crítico rehusa ser categórico. No puede expresiva... de sentido. De lo político a lo conyugal. De la afirmar o negar de modo absoluto como si indecencia a otra forma de rectitud. Jorge tielos, como es preceptivo en esa geometría caminara llevando entre los dedos sensibles ne muchísimos nombres. Los vemos, los oiteatral se rompan, y en ambos casos lo hala vara de avellano del zahori por el terreno mos todos los días en las calles, en las disgan por el lado no presentado, por el referendemasiado complejo del arte. Incluso de un cotecas, en los lugares donde muchos jóvete que da a los otros dos toda su profundidad arte que como el dramático se ofrece al esnes se encuentran y han de definir sus psicológica y social. pectador cargado de aparentes evidencias, inclinaciones. En esa estructura primorosa, Eva Isanta de señales que apelan a la mismísima realiTodos esos elementos están jugados con (Sara) pone furia, pasión, quizá un poco gritadad que es la peculiar que en el escenario se habilidad. El suspense se produce en cada da en las primeras escenas, pero no impropia muestra. Y no obstante experimenta la neceescena. Los cuatro personajes son humaníside una jovencita que pone su amor y su dessidad de comenzar esta crítica con una afirmos. Nada en ellos es abstracción literaria. tino a prueba antes de consumar su boda. mación de por si categórica: la de que cree Son de carne y hueso, palpitan de veracidad. Luis Merlo hace un Jorge perfecto. De casta estar ante la obra más lograda de Ana DiosEstán, de pronto, sin entender cómo han sido le viene a este joven galgo ser buen actor. dado. Quizá la primera en que el arte de la metidos en el conflicto de sus vidas, obligaautora ha alcanzado su madurez, su redonMaría Luisa Merlo es una actriz deliciosa, dos a optar cuando minutos antes todo les dez expresiva. encantadora, sugestiva que da sinceridad al parecía tan seguro. Aportaciones incidentales personaje más literario de la comedia. Está Trescientos veintiuno... trescientos veinticomo el perro imaginario de Jorge, que tiene tan bella, tan persuasiva, que crea la convicdós es un abordaje valiente, decidido a la antecedentes cinematográficos conocidos, inción de que Alberto, el tránsfuga político, será realidad social española de este momento. troducen notas de poesía, de ternura, de hu- un hombre honesto cuando se realice como Mucho más que una mostración, el resultado mor, en las dos situaciones netas, que, a ve- tránsfuga matrimonial. Un bello juego de acde haber ahondado en lo que se muestra ces, por habilidad del texto, inducen a pre- triz. Que Alberto se comporte como lo hace hasta tocar y poner de relieve, con los recurguntas, a dudas al espectador. Que participa es el reto de Manuel Tejada! Quizá nunca ha sos propios dé la dramaturgia, la entraña missin pensarlo en ambas peripecias desde la estado tan sincero, tan natural en su carrera. ma, palpitante de la realidad puesta en pie, segunda escena de cada una. Su mutación, es decir la de su personaje, es insuflada de vida. Muy buen diálogo, netamente diferenciado un camino difícil, peligroso, lo recorre sin troEn un solo espacio escénico que pese a su en los jóvenes y en los mayores, descubri- pezar en uno solo de sus numerosos escounidad es doble, como lo es, siendo una, la mientos de sucesos que están ahí, que han llos. Véase en todo esto la mano experta de superficie de un estanque y la imagen invertisido tomados de la espuma de los que refle- Carlos Larrañaga así como el trazo seguro de da que en ella se refleja, Ana Diosdado exhijan las revistas cada semana. Y máquina que caracteres y situaciones, logrado por el autor. be a dos parejas, una, joven, Jorge y Sara; funciona sin confunsión en ese espacio dúpli- La autora diremos para no resultar machista otra madura, Alberto y Mercedes, ambas, ce, a la manera de aquellos conventos, en entre personajes tan modernos. agua e imagen, imagen y agua, y ambas en que congregaciones masculinas y femeninas un momento crucial, es decir, crítico de sus Buen escenario, grata música, todo en la convivían sin estar juntas, reflejándose las modernidad estética de la pieza. Dos habitavidas. unas en las otras, pero son todos los signos ciones de hotel- una reflejada en sí mismaQue el espacio escénico en lugar de ser un de contemporaneidad que llevan de manera que encierran un mundo real en que vivirnos. escenario partido, dos habitaciones contiguas profundamente lógica a que los dos triángude un gran hotel, en que dos acciones se siLorenzo LÓPEZ SANCHO multanean, sea uno solo pero dúplice, en que dos acciones paralelas se funden pero no se Crítica de cine confunden, constituye un signo deliberado e inteligente. Viene a decir: estas parejas, tan disímiles, en apariencia, son iguales. Tienen problemas de autodefinición iguales aunque Producción: Malpaso. Dirección: Clint Eastwood. Guión: Boaz Yakin y Scott Spiegel. Fotografía: Jack en etapas diferentes de la condición social y N. Green. Música: Lennie Niehaus. Intérpretes: Clint Eastwood, Charlie Sheen, Raúl Julia, Sonia de la vida. Jorge y Sara, que acaban de caBraga. Salas de estreno: Aluche, Cartago, Cid Campeador, Florida, Minicines Majadahonda, Palacio sarse, van a empezar una vida nueva. Luego de la Música están en ruptura con su etapa juvenil anterior. Alberto y Mercedes, que el azar reúne, van a ca? Bien, seamos humanos, y permitamos estar también en ruptura con su presente, en A un policía cafre le asignan como que alguien capaz de hacer Bird haga tamcompañero a un policía novato, pero que el umbral de un vivir otro. bién el memo. no tardará en convertirse también en un cafre. No es un filme didáctico, sino La diferencia enre los problemas de una y Lo cierto es que, aquí, no sólo queda mal ridiculo, que también es palabra esdrújula otra pareja es básicamente de carácter geneel Clint Eastwood director, sino incluso el racional. Se componen dos triángulos paraleClint Eastwood actor, que se ríe sin apenas los, uno de cuyos lados, en cada caso, no El comienzo es lamentable, pero según va gracia de un cliché medio inventado por él está en el escenario, es un referente. En la avanzando la película uno se da cuenta de hace tiempo con mucha mayor fortuna... pareja joven, el amigo peligroso de Jorge con que aquel primer juicio era precipitado: no es Como si dijéramos, aquí Harry el sucio se el problema moral ante la homosexualidad una película lamentable, sino ridicula. La diriconvierte en Harry el impresentable. ítem que llevaría la vida de Jorge hacia otro destige Clint Eastwood, un hombre al que ya, nunmás: Raúl Julia, por. lo general excelente acno. En la pareja mayor, la esposa de Alberto, ca, por muy cabestro que quiera aparecer, se tor, queda en El principiante tan en evidensituación sin amor y unida a otra elección le perdonará ese rapto genial y lleno de sublicia como la propia Sonia Braga, en un perso. moral: la fidelidad o la infidencia política de me sensibilidad llamado Bird ¿Quién es naje de muñeca mortal que haría reírse hasta Alberto, opción ante una tentación, la de venClint Eastwood? ¿La persona que supo introa Abérasturi, con el consiguiente riesgo para derse, la de cambiar, en otro sentido que el ducirse en la piel negra de aquel Charlie Parsus comisuras. Lo de Charlie Sheen, como el del amigo de Jorge, su propia identidad moker bolinga que exhalaba olorazo a música y simple a quien la sociedad le da una pistola ral, su nuevo futuro. a whisky? ¿O es ésta otra malsonante y made policía, no tiene el más mínimo comentacarra, pasto de las fieras, que aparece aquí? Cuatro personajes que viven su peripecia rio. ¿Aquél que puso a un negro destruido por su doble y distinta ante el espectador. O sea Y sólo uno más para la película: salvo un propio arte ante una máquina de escribir tarteatro radicalmente teatral. Cuatro personajes par de escenas con cierto aparato técnico y autodefinidos por sus palabras, por sus actos, tamuda y con silenciador, en una de las seabundante espectacularidad, el resto se lo cuencias más escalofriantes que el cine ha indecisos, agitados por pasiones que bruscaecha uno a las pirañas y ayunan. mostrado nunca? ¿O éste otro de la frase esmente plantean sus exigencias. Alberto tiene un nombre de político en la actualidad espa- túpida, el plano prescindible y la cabeza hueE. RODRÍGUEZ MARCHANTE Veintiuno... veintidós... un mundo y su imagen en una deliciosa comedia de Ana Diosdado El principiante estulticia en estado puro