Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EE UU y la URSS proponen suspender los ataques si Irak promete retirarse sin equívocos Bush advierte en el Congreso que el tiempo no será la salvación de Sadam Husein Nueva York. Juan Vicente Boo Estados Unidos y la Unión Soviética presentaron esta madrugada una propuesta conjunta de alto el fuego en el Golfo si Irak anuncia sin equívocos la retirada de Kuwait y comienza el traslado de las tropas. Esta nueva e inesperada oferta fue formulada poco Triunfaremos en el Golfo aseguró ayer el presidente Bush a sus compatriotas y al mundo en un emotivo discurso sobre el Estado de la Union en el que aseguró que la derrota de Sadam Hussein enviara una advertencia duradera a cualquier dictador o déspota, presente o futuro, que piense en agresiones ilegales Las palabrasde Bush fueron recibidas con entusiasmo y reiteradas salvas de aplausos. El presidente afirmó que el coste en vidas humanas está más allá de nuestro poder de cálculo, pero el coste de cerrar los ojos ante la agresión está más allá de lo que puede imaginar la humanidad Estados Unidos hará honor a su responsabilidad en esta hora decisiva ya que es el único país con los recursos morales y los medios para organizar las fuerzas de la paz. Bush provocó el delirio de los parlamentarios, miembros de la administración y embajadores asistentes al solemne discurso al afirmar que Estados Unidos está ganando la guerra: Tengo el placer de anunciar que mantenemos el rumbo y que la capacidad iraquí para mantener, la guerra está siendo destruida. Nuestras El presidente afirma el liderazgo USA para hacer frente a una amenaza a la Humanidad antes de que el presidente norteamericano George Bush pronunciase su esperado discurso en el Congreso sobre el estado de la Unión. Bush, en medio del mayoritario apoyo de la cámara y con tono de firmeza, prometió la victoria sobre la tiranía en la guerra y un nuevo orden mundial tras el conflicto del golfo Pérsico. de la coalición internacional constituida para liberar Kuwait y aseguró que, tras la victoria, la paz prevalecerá y el mundo se habrá librado de un tirano que dispara misiles a las ciudades, comete trágicos y despreciables actos de terrorismo ecológico como el vertido de petróleo en el Golfo, y tortura a los prisioneros En tono solemne, Bush recordó que durante dos siglos hemos llevado a cabo el duro trabajo de la libertad. Y esta noche, mantenemos el liderazgo del mundo para hacer frente a una amenaza a la decencia y la humanidad. Como americanos, sabemos que hay momentos en que debemos dar un paso al frente y aceptar nuestra responsabilidad de librar al mundo del oscuro caos de los dictadores En cuanto a la declaración conjunta de Washington y Moscú sobre el conflicto, Estados Unidos se compromete, tras la retirada iraquí de Kuwait, a respetar la integridad territorial de Irak y a buscar una solución al problema palestino. La inesperada propuesta conjunta fue anunciada en el Departamento de Estado por el ministro soviético de Asuntos Exteriores. Washington insiste en que no se desea la destrucción de Irak Claves del discurso En esta guerra está en juego el futuro de nuestros hijos. Lo que está sobre el tablero no es un pequeño país, sino una gran idea de libertad. No perseguimos la destrucción de Irak, de su cultura, de su pueblo. Sé como el conflicto va a terminar: para que la paz prevalezca, nosotros prevaleceremos. Queremos cerciorarnos que las reservas de petróleo no sirvan para financiar más agresiones. Buscamos un golfo donde el conflicto no sea la regla. Donde el fuerte no pueda agredir al débil. Dejaremos que las generaciones futuras comprendan la carga y las bendiciones de la libertad. Somos la única nación que puede reunir las fuerzas de la paz. Esta es la carga del liderazgo. George Bush Nuestra responsabilidad de catalizador de paz no acaba con la guerra, pero nuestras fuerzas no permanecerán en el Golfo ni un día más de lo necesario para cumplir su misión. Cuando triunfemos en el Golfo, la comunidad internacional habrá lanzado un aviso a cualquier dictador presente y futuro. inversiones, nuestro entrenamiento y nuestros planes están dando resultado. El tiempo no va a traer la salvación a Sadam Hussein El presidente elogió la solidez Sadam respondió en la TV USA Nueva York. J. V. B. Sadam Hussein lanzó ayer un auténtico misil electrónico sobre Estados Unidos al presentarse en las pantallas de televisión norteamericanas inmediatamente antes y después del solemne discurso del Presidente Bush sobre el Estado de la Unión Con un exquisito dominio del reloj, Bagdag dosificó la retransmisión de la entrevista con la CNN de modo que las imágenes de Sadam Hussein llegasen a los hogares mientras los norteamericanos esperaban la comparecencia de Bush. La Casa Blanca contempló impotente la astucia con que el lider iraquí robaba al Presidente Bush el protagonismo de la principal comparecencia parlamentaria del año mediante un habilísimo goteo de imágenes. Para colmo, una hora antes del discurso de Bush, el Gobierno de Irak autorizó de nuevo las transmisiones televisivas en directo desde Bagdad, que incluyeron un bombardeo aliado y abundante artillería antiaérea, al igual que el primer día de la guerra. Sadam Hussein demostró su dominio de la guerra psicológica formulando apaciblemente sus mejores votos al pueblo norteamericano al tiempo que condenaba la agresión injustificada de Bush. En un alarde de buen gusto, el líder iraquí supo escoger un elegante traje oscuro en lugar del uniforme militar y una corbata de seda rojiza a juego con un pañuelo del mismo tono. En definitiva, la antítesis de la imagen de criminal acosado que las fuentes oficiales de Washington habían creado desde el comienzo de la ofensiva. Los norteamericanos que le imaginaban descompuesto y frenético por el severo castigo aéreo de las últimas dos semanas se encontraron, en cambio, con un individuo sereno, seguro de sí mismo e incluso sonriente como si dispusiera de la superioridad en el conflicto. Sadam no perdió la compostura ni siquiera durante el ataque aéreo que obligó a interrumpir momentáneamente la entrevista. El líder iraquí se colocó de hecho en el tercer lugar de la lista de oradores del debate sobre el Estado de la Nación tras eK mensaje presidencial y la respuesta demócrata. En un debate dominado por la guerra del Golfo, Sadam Hussein se las arregló para decir personalmente la última palabra