Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 9- 1- 91 No son muy frecuentes las actuaciones de Pilar Lorengar en el Liceo de Barcelona. Pero esta semana retorna a su bello escenario con canciones italianas, alemanas y españolas. música Clásica 6 El retorno de Pilar E RAFAEL BANÚS L lunes 14 de enero, Pilar Lorengar va a paliar la temporal sequía que padece el Liceo de Barcelona desde que el 17 de diciembre terminasen las representaciones de La Walkyria acrecentada por la anulación de las dos funciones previstas de los Pagliacci de José Carreras y el tríptico de concierto María Egiziaca de Respighi, (con lo que esta temporada será la primera desde hace treinta años en que Montserrat Caballé no cante en el Liceo) Pilar Lorengar ha mantenido una relación tardía con el coliseo barcelonés, aunque los aficionados catalanes han podido consolarse con sus actuaciones algo más asiduas en el Palau de la Música. La ¡lustre soprano aragonesa no se presentó en el Liceo hasta 1986, cuando ya tenía a sus espaldas una carrera larga y modélica. Fue con la Elsa de Lohengrin en una producción que no la hacía justicia y que parecía remontarse a las épocas menos gloriosas del teatro. Ella, sin embargo, triunfó en la nada fácil tarea para un cantante consagrado de debutar en un escenario que, después de tantos años de trabajo en otros lugares, le resulta desconocido, aunque su reputación alcance los mayores y prácticamente unánimes elogios en los circuitos musicales. Debía haber regresado en la pasada temporada para cantar la Fiordiligi de Cosi fan tutte pero una lesión se lo impidió, por lo que este retorno guarda un significado muy especial, como lo tuvo su triunfal reaparición en el teatro de la Zarzuela el pasado año, en el que no actuaba desde su Desdémona en Otello junto a Plácido Domingo en 1986, y donde volvió a poner de manifiesto que su musicalidad y su personalísimo timbre continúan intactos. En su anterior comparecencia, Pilar Lorengar trajo al Liceo uno de los papeles Los nacionales España y Mozart N Leopoldo HONTAÑÓN O era fácil realmente para una sección como esta, punto de encuentro de la actualidad con algún acontecer musical de cierta singularidad y que, al paso, esté relacionado con nuestro país y o protagonizado por músicos nuestros; no le era fácil a esta sección, digo, encontrar excusa o resquicio para cumplir el rito obligado de recordar a Mozart en este 1991. He aquí, sin embargo, que ese excelente pianista y no menos curioso, riguroso e impenitente investigador que es Antonio Baciero, del brazo de la Consejería de Cultura de la Comunidad madrileña, ha venido a resolver de un plumazo la cuestión. Como tercera jornada de un ciclo de tres conciertos alrededor de Mozart y su época sobre el que ya se avisó en el rincón oportuno de este cuadernillo, el artista arandino ha articulado para el sábado 19 un programa de novedad, interés 1 y atractivo máximos y que, además, responde de veras al título concreto que se le asigna: Mozart y España El programa revela, claro, imaginación selectiva. Pero una imaginación a la que luego se le ha proporcionado perfecto orden estructurador. Merece la pena echar un vistazo a lo que Baciero se ha sacado de los archivos y a cómo lo va a ofrecer. La primera parte del recital- lección está íntegramente dedicada a obras mozartianas documentadas en archivos e s p a ñ o l e s Se divide, a su vez, en dos secciones. La primera recoge cuatro obras atribuidas a Mozart en fuentes española páginas y fuentes que son estas: Andantino con v a r i a c i o n e s en fa mayor (monasterio de Aránzazu y Biblioteca Nacional de Madrid) Vals en do mayor (monasterio de Montserrat) Andante con variaciones en fa mayor (Biblioteca Nacional de Madrid) y Rondó en sol mayor (monasterio de Aránzazu) La segunda de las secciones está constituida por dos ejemplos del mismo Mozart- Vals favorito y la Obertura de la flauta encantada -y Tres temas con variaciones de la flauta mágica de Friedrich Joseph Kirmair (1170- títulos existentes en sendos manuscritos del monasterio abulense de Santa Ana, del real monasterio de Santa Clara, de Estella, y de la repetida Biblioteca Nacional madrileña. Aparte, naturalmente, de Die Zauberflote K. 620, también se halla catalogado indirectamente por Kóchel el citado Vals favorito de Avila. Pertenece, en realidad, al número 606 del celebérrimo catálogo, porque se trata de uno de los seis Laender para orquesta compuestos por Mozart en febrero de 1791- junto a trece Danzas alemanas también para orquesta- publicacos por Artaria en vida del músico, como se recoge en el monumental tratado de los hermanos Massin en su transcripción para piano. No hay Mozart ya- n i cierto ni presunto- en la segunda parte del concierto de Antonio Baciero. Sí se escucharán, en cambio, hasta trece piezas firmadas por siete autores españoles próximos a o influenciados por Mozart, más una anónima Sonata en do mayor fácil y de buen gusto -inserta en el libro del comerciante de Barcelona Francisco Roig y Pozas en 1764. El propio Baciero recoge, entre sus publicaciones Nueva Biblioteca Española de Música de Teclado y Cuadernos para el piano los ejemplos que ha programado ahora, cuyos títulos no caben ya aquí, aunque sí deba hacerse lugar para los nombres de sus autores: Mariana Martínez (17441812) Vicente Martín y Soler (1754- 1805) Joaquín Asiaín (1758- Ramón Ferreñac (1762- 1832) Valentín Nicolás (1770- Carmen Hurtado y T o r r e s (1787- y José Nono (1776- 1845) propios del repertorio de la soprano alemana Elisabeth Grümmer, de la que tantas veces se ha afirmado que Pilar es sucesora. De ella tomó el relevo en la Ópera de Berlín, que se ha permitido el lujo de tenerla en su elenco durante más de veinticinco años y donde enlazó con la gran tradición de Tiana Lemnitz y María Gebotari. Como ellas, ha centrado su repertorio en las óperas de Mozart y ha sido una poética Pamina en La flauta mágica (con la que inauguró, vestida por Marc Chagall, la nueva sede del Metropolitan Ópera de Nueva York en 1966) y una despechada doña Elvira en Don Giovanni También ha abordado el Wagner más lírico, como la citada Elsa de Lohengrin o Eva en Los maestros cantores Y ha hecho incursiones en el repertorio ruso y eslavo con la Lisa de La dama de picas y Tatiana en Eugenio Oneguin de Chaikovski; Jenufa de Janacek, o María en La novia vendida de Smetana. Ha cultivado además sus raíces latinas en La Bohéme La Traviata Tosca Manon Lescaut y Don Cario y ha sabido recrear la fragilidad de heroínas francesas como Melisande, la Margarita de Fausto o la Micaela de Carmen Paralelamente, Pilar Lorengar ha desarrollado una amplia trayectoria como liederista, calidad que volverá a poner de manifiesto en el Liceo en un programa que se abre con arias antiguas de Vivaldi Piango, gemo Pergolesi Stizzoso, mió stizzoso de La serva padrona Pablo Esteve Alma, sintamos Literes Confiado jilguerillo de Acis y Galatea a las que sigue un bloque de Heder alemanes de Brahms y Wolf, y una segunda parte de canciones españolas, de Mompou, Granados y Obradors, que ella destila con elegante refinamiento. Al piano contará con su habitual acompañante, Miguel Zanetti, uno de nuestros mejores especialistas en estas lides. La actividad del Liceo continúa los días 17 y 18 con la Orquesta Sinfónica del teatro, dirigida por su titular, Uwe Mund, y con su coro homónimo, que interpretan la Novena Sinfonía de Beethoven, con un importante cuarteto solista, integrado por la soprano Linda Plech (la Jenufa de la pasada temporada) la mezzo Graciela Alperyn (Nicklausse en los últimos Cuentos de Hoffmann) el tenor Joan Cabero (que se estrenó con otra imponente obra beethoveniana, la Missa Solemnis y el prestigioso bajo Hans Sotin. Todo esto a la espera del estreno en España del maravilloso Capriccio de Richard Strauss, previsto para el día 31 de enero.