Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 18- 11- 90 SUCESOS ABC. Pag. 105 La secta de la Cienciología utilizó a policías para encarcelar a un inocente Una sentencia dice que sus ramificaciones alcanzan al Estado Madrid. Alfredo Semprún Una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid considera probado que la secta de la Cienciología logró influir en una investigación policial que dio como resultado que el juez Vázquez Honrrubia, ante la acumulación de indicios conseguidos falsamente, ordenará el ingreso en prisión de un inocente. La víctima de esta conspiración, el dibujante Pedro Lerma, conocido por Petrus se había negado a obedecer órdenes de la secta. La sentencia, que se. hará pública durante esta próxima semana, procede de la sección 16 de la Audiencia y está firmada por los magistrados Miguel Hidalgo Abia, Fernando García Nicolás y Antonio Hernández de la Torre. En la exposición de hechos probados los jueces reconocen que magistrado Vázquez Honrrubia, al advertir las verdaderas dimensiones del caso, ordenó a la Policía una investigación a fondo de la secta, lo que provocó la detención de toda su plana mayor el 20 de noviembre de 1988. La sentencia considera probado que Pedro Lerma había fundado en España una filial de Narconón, organización dedicada a la rehabilitación de drogadictos. Pedro Lerma actuó de buena fe ya que, él mismo, en Paris, había recibido un tratamiento de desintoxicación en Narconón- Francia con buenos resultados. Sin embargo, la sentencia afirma que asociaciones como Narconón y Dianética no son más que sociedades instrumentales de la denominada Iglesia de la Cienciología que a pesar de presentarse como de naturaleza cultural y social tiene una indudable finalidad lucrativa Pues bien- continua la sentencia- Pedro Lerma Gamez, máximo responsable de Narconón, inicia sus actividades sin comprender en su auténtica dimensión la verdadera finalidad de lo que es, ni más ni menos, una gran multinacional, consagrándose aquél a la ayuda a los toxicómanos de manera sincera y prioritaria, subordinando los intereses lucrativos que, a nivel internacional, persiguen los centros Narconón y Dianética La organización, al descubrir que Pedro Lerma no sigue sus intrucciones, le envia varias misiones para intentar, primero reconducirle y luego, simplemente, eliminarle. La cuarta misión, encabezada por una tal Judit y un tal Greg, pone en marcha uña operación de desprestigio interno en la que colabora el detective privado José Manuel Villarejo Pérez, inspector del Cuerpo Nacional de Policía en excedencia. Este último infiltra en Narconón a uno de sus cuñados, apodado el Pitrancas quien, con el nombre clave de hero realiza una labor de difamación entre los toxicómanos que allí se rehabilitan. En abril de 1984 llega una quinta misión, encabezada por Rodolfo Sabanero, con la orden de meter a Pedro Lerma en la cárcel. Vázquez Honrubia descubrió que la secta había organizado un falso robo para encarcelar a un enemigo El resultado es que, puesto Pedro Lerma a disposición judicial, el juez ordena su ingreso en prisión, de la que saldrá posteriormente bajo fianza de ochocientas mil pesetas. En los fundamentos de Derecho de la sentencia, los magistrados advirten que la secta en cuestión no tiene otro objetivo que ganar dinero y ganar más dinero para lo cual pone en marcha el soborno, la extorsión, raptos y secuestros, robos de documentos, estafas, falsificaciones y denuncias falsas y expresan la gravísima preocupación de este Tribunal al apreciar que la organización ha conseguido tener acceso a altos organismos de esta nación, lo que representa una amenaza peligrosa que exige se continué la exitosa investigación que se ha venido realizando por un reducido grupo de policías que deben ser potenciados y reforzados, dotándoles de cuantos medios sean precisos para que concluyan su labor, descubriendo a las personas que, desde altos organismos del Estado o desde una situación de privilegiada élite social, pudieran etar coadyudando a la consecución por parte de Cienciología de su plan de establecerse en España Tras absolver a Pedro Lerma con todos los pronunciamientos favorables, la sala pide que se deduzca testimonio y se remita a la Dirección General de la Policía para que se depue ren las responsabilidades disciplinarias en que, en su caso, hayan incurrido funcionarios de la Comisaría de Ventas, entre los que se encuentra el que responde al nombre de Patricio Asimismo, los magistrados piden que incoe expediente judicial por denuncia falsa y falso testimonio contra ios responsables de Dianética implicados en los hechos y que se remitan las actuaciones a la Audiencia Nacional y al Juzgado Número 7 donde se instruyen los principales procesos contra la secta. Conspiración La sentencia considera probado que, con la ayuda del detective José Manuel Villarejo, consiguen lavar el cerebro de un drogadicto llamado Juan Carlos Borrallo, con antecedentes penales por atracos, que había sido tratado en Narconón, para que se autoinculpe de un robo en la sede de Dianética e implique en el delito a Pedro Lerma. Así, el ocho de mayo de 1984, Juan Carlos Borrallo y Pedro Sabanero comparecen en la Comisaría de Ventas, de acuerdo a- las indicaciones del detective, que tenía amistades entre los funcionarios de esa comisaría, ante los cuales se autoinculpa de dos atracos que, efectivamente, había cometido en 1979- esto para dar credibilidad al asunto- y del robo en Dianética Borrallo afirmó que había sido inducido por Pedro Lerma. En este punto, la sentencia abunda en los detalles de la investigación policial que, según los magistrados, se realiza influenciada por el ex- policía José Manuel Villarejo Los magistrados señalan la existencia de irregularidades y pesquisas cuyo interés policial mínimo no justifica que una comisaría de barrio de Madrid desplace funcionarios fuera de su circunscripción Además, afirma que los funcionarios de manera consciente o no, de buena o mala fe actuaron sirviendo los intereses de su amigo y ex- compañero José Manuel Villarejo Operación Rocío Doscientas sesenta personas de distintas nacionalidades participaban el 20 de noviembre de 1988 en un congreso de la secta de la Cienc ología en el hotel Meliá Castilla de Madrid, cuando se produjo la denominada Operación Rocío La Policía irrumpió en el lugar y detuvo a setenta y un miembros de la secta, entre los que figuraba su director, Herbert Jentasch, en cuya habitación fue hallada numerosa documentación sobre Dianética y los centros de rehabilitación de toxicómanos Narconón y Droganón. En este sentido, el juez Vázquez Honrubia señaló que la organización efectuaba sus operaciones a través de Narconón, dedicada a la desintoxicación de drogadictos, y Dianética, dedicada a la organización de cursos sobre la mente. A los arrestados se les acusaba de delitos de asociación ilícita, contra la libertad y seguridad en el trabajo, amenazas y coacciones, falsificación de documento público, estafa, delito fiscal, y probable implicación en un delito monetario. La intervención de la Policía se desarrolló también en Barcelona, Bilbao, Sevilla, Burgos y Jerez de la Frontera. Según el juez, las redadas eran producto de una investigación que arrancaba de dos denuncias de 1984, una por secuestro y otra por estafa, a partir de las cuales se efectuaron intervenciones de cuentas bancarias y teléfonos, y registros en sedes sociales y oficinas de la secta. Tras prestar declaración, muchos de los detenidos fueron puestos en libertad o expulsados del país, mientras que once de ellos ingresaron en la prisión de Carabanchel, entre los que se encontraba Herbert Jentasch, donde permanecieron hasta el diez de diciembre, cuando quedaron libres tras pagar una fianza de 125 millones de pesetas. Vázquez Honrubia señaló que los resultados de la investigación indicaban que esta secta, supuestamente altruista, es una estafa piramidal en la que se engancha a las personas, se les obliga a pagar unos cursos que empiezan costando tres mil pesetas y llegan a los nueve millones, y se les obliga a pagar si quieren salir de la organización Ahora, dos años después, se siguen investigando algunas ramificaciones de la secta. Una funcionaría del Congreso de los Diputados ha sido expedientada por filtrar documentos dé la Comisión Anti- sectas; mientras que en el juzgado número 7 de Madrid se tramita una denuncia contra detectives privados de Barcelona que investigaron a Pilar Salarrullana y al juez Vázquez Honrubia.