Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 septiembre 1990 A obra poética de José María Valverde (nacido en Valencia de Alcántara en 1 926) es mucho más amplia de lo que contienen estas Poesías reunidas, 19451990 pero como señala el poeta en la nota editorial que las precede: son las que sigo queriendo ofrecer al lector al tiempo que afirma también no publicar nunca unas poesías completas Su criterio de selección se había ya manifestado claramente en Enseñanzas de la edad, 1945- 1970 (1971) que había publicado Barral Editores. Con posterioridad dio, en la colección barcelonesa Ocnos, Ser de palabra y otros poemas (1976) a los que aquí añade tres poemas más en el apartado Otros poemas La obra de José María Valverde crece, pues, desde la década de los setenta, con lentitud. Entre 1971 y 1990 ha seleccionado tan sólo diecinueve poemas: uno por año. Esa parquedad creadora coincide con la que manifestaron algunos de los más celebrados representantes del grupo barcelonés de los cincuenta, puesto que Carlos Barral publicó también relativamente poco en verso y Jaime Gil de Biedma declaró incluso haber abandonado el cultivo de la poesía en los últimos años. En cambio, Valverde ha sido uno de los más prolíficos traductores del inglés y del alemán, así como un excelente crítico de varias literaturas (recordemos aquí sus ensayos sobre Azorín y Antonio Machado, por ejemplo) Catedrático de Estética de la Universidad de Barcelona, renunció a la misma tras las expulsiones de Aranguren, Tierno y García Calvo y a las de más de sesenta profesores de la de Barcelona. En los EE. UU. y en el Canadá prosiguió entonces su labor docente. Un grupo de poemas de Años inciertos (1970) llevará como significativo epígrafe El profesor de español Limitándonos a lo que hoy- y desde hace años- el poeta pone a nuestra consideración, advertimos algunas constantes temáticas y planteamientos formales característicos. Ya en la nota introductoria a su libro anterior Valverde manifestaba que utilizaba el verso como medio general para cualquier tema, tono y punto de vista en que me sienta movido a hablar, sin miedo a que el resultado se considere más bien ensayístico teórico didáctico periodístico o alguna otra cosa análogamente asociada a la prosa dentro de nuestras costumbres y nuestra tradición inmediata (1976) Su aparente y deliberado prosaísmo coincidirá con una extensa veta que nace del romanticismo (Espronceda e incluso Bécquer) se intensifica en Campoamor y culmina en Cernuda, Celaya y Gil de Biedma. En este sentido, los esfuerzos renovadores- no siempre con éxito visible de una amplia zona de la poesía española han sido constantes. Suponían la adecuación de un limitado vocabulario poético en cuyo uso excesivo se había devaluado. Desde sus orígenes garcilasistas Valverde, a través de un compromiso profundo con un cristianismo hondamente sentido, fue acercándose a la cotidianeidad. El encuentro de Dios, que preside una parte de su obra, arranca desde actitudes casi unarnunianas Detrás de ti se esconde vive en este paisaje que hay al final del hondo corredor de tus ojos... (en El Señor y tú hasta el comprometido con el sandinismo nicaragüense: o la misa, entre madres de muertos, celebrando tres años de victoria; y cuando me dijeron que hablara, confesé: Revolución se llama un alto amor al prójimo, bajo el amor ABC íílcrarío ABC V L Poesías reunidas, 1945- 1990 o suplique: acaso en otros versos nombraba a Dios como quien José María Valverde habla de una mujer lej a n a entre s u s p i Editorial- Lumen. Barcelona, 1990. 281 páginas ros... Qué puede ser de todos, que nos anda buscando a todos: de Dios (De Carta a Luis Rocha, en Nicade eso quiero hablaros y sólo como ejemplo, ragua julio de 1982. de pasada aludir a mi fe, con mis papeles. Si en la primera etapa de su obra su posiPosiblemente deba entenderse su palabra ción religiosa es manifiesta, como advertimos poética como un signo de amor, como parte en Historia (de su libro La espera de de este testimonio personal que el poeta nos 1949) poco a poco se decantará por la evocaofrece; palabra que se convierte además en testimonio crítico, en denuncia social (toma de conciencia) Así, contempla a su alrededor la gente con hambre y, a la vez, observa en la historia que los textos de lisonjas heráldicas se borraban en llantos Pero a diferencia de la poesía social inspirada en los principios marxistas, el amar al prójimo ha sustituido otros planteamientos. Pese a que la relación del poeta con los hombres y con Dios diseñan la espina dorsal de sus Poesías reunidas éstas se remansan en variados temas que retienen en común una raíz testimonial, la base de la experiencia propia del yo que canta. Valverde no se sustrae tampoco a la tradición de la poesía moderna que se interroga sobre su funcionalidad: Pero ¿soy sólo uno que pasa la voz entre la inmensa conversación? se pregunta en Desde la palabra Descubrimos en el mensaje verbal un pesimismo apocalíptico, aunque convendría- y no es de este lugarapuntar las íntimas relaciones que pueden adivinarse entre la obra de Valverde y ciertos libros bíblicos y evangélicos, cuyas fuentes, de otro lado, nunca ha ocultado. El poeta se convertiría de este modo en un mensajero ubicado en el conjunto de su pueblo: alguien que pasa la voz Pero, como antes señalábamos, esa voz es fundamentalmente experiencia personal: testimonio. Por ejemplo, la del español fuera de España, en La torre de Ba bel cae sobre el poeta actitud en la que coin Pese a que la relación cidirá con otros poetas del exilio anteriores de José M. Valverde con los (desde Juan Ramón Jiménez a Pedro Salinas hombres y con Dios diseñan o García Lorca en su breve experiencia en los EE. UU. la espina dorsal de sus Valverde se sirve progresivamente de la ironía con mayor frecuencia: En vano te sonríen los demás corteses, y aún amigos, animándote desde la lengua en que ellos son los amos: no aciertas a quererles: se te olvidan: el fondo de tu espíritu no late si no vive en la lengua que es tu historia. Pero el mejor ejemplo de su ironía retórica es el extenso poema dedicado a J. J. Rousseau, paseante solitario en cuyos versos alterna el deliberado prosaísmo con la inquietud filosófica: Tú enseñaste a volcar el ser en la palabra, cínico, malo o bueno, genial o tonto: siempre sincero, en un moroso strip- tease ante el espe- jo. Así, ¿cómo no amarte a ti mismo, así, cómo no enamorarnos a todos, si te amabas, si creías de veras en tu propio lenguaje? Esas acusaciones roussonianas, ese desvelar los propios vicios, si se entienden como tales, coincidirá en buena medida con el autoanálisis de la mala conciencia burguesa de algunos otros poetas de la generación de los cincuenta. De ellos se distingue Valverde, pese a planteamientos formales comunes, por aquel hilo. conductor que establecimos en el comienzo de este comentario: una fe religiosa que escapa al tópico en el que fácilmente habían caído algunos de sus maestros iniciales y del que pocos supieron evadirse por caminos diversos. Poeta acaso, Valverde se manifiesta en este sentido singular. Joaquín MARCO Poesías reunidas éstas se remansan en variados temas que retienen en común una raíz testimonial ción de experiencias. Su actividad como profesor en Italia le pondrá en contacto con la poesía italiana de los cincuenta (Móntale, Pavese, etcétera) y, alejado de las circunstancias españolas, le permitirá reconocerse en la tradición clásica. El proceso del yo al nosotros se da en Valverde también a través del descubrimiento de la dura historia del hombre La conquista de este mundo 1960) En este libro, en el que podemos advertir raíces brechtianas, Valverde se manifiesta didáctico aunque su didactismo evite los elementalismos y se complazca en una visión más rica y ambigua de la existencia. El poeta manifiesta a menudo sus propias vacilaciones y, profesor de filosofía, pese a tratar del ser y de la nada, vuelvo a mi silencio sin respuestas La presencia de la divinidad se torna menos perceptible: Escucho a lo lejano: ¿alguien me llama? El uso de la palabra Pero la evolución de la poesía- el ser de la palabra -de Valverde se manifiesta con toda claridad en Preámbulos de la fe (en Años inciertos 1970) No temáis que haga historia de mi vida, ni que exclame