Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C OPINIÓN VIERNES 6- 7- 90 Panorama ¿ESPAÑA RENUNCIA A SU DESTINO? SPAÑA pasó a formar parte de la CEE por razones exclusivamente electoralistas. En aquel momento, el Gobierno socialista fue capaz de todas las claudicaciones con tal de aparecer ante los ciudadanos como el único capaz de encontrar una acogida amistosa en el ámbito europeo organizado, y se sacrificaron todos los intereses nacionales habidos y por haber con ese objetivo. Los agricultores pueden opinar sobre el tema, por ejemplo, con mayor fuerza de convicción que los comentaristas, y el señor Romero, repudiado por centenares de miles de ellos, representa con toda brillantez el aspecto negativo de una presencia que abochorna a quienes, de verdad, creen en la unidad del Viejo Mundo. Ahora, la vergonzosa aquiescencia de ese Gobierno al acuerdo comunitario que obliga a los hispanoamericanos a poseer visado para entrar en nuestro país viene a confirmar ese sentido humillante con que se concurrió a la negociación. Como ya se ha dicho y escrito en estos días, España tiene firmados solemnes acuerdos con la mayoría de las naciones del Nuevo Mundo de origen hispánico, suprimiendo la exigencia de dicho visado por razones de evidente fraternidad, y ahora se ha de considerar una actitud contraria que nos deja a todos los españoles- socialistas y no socialistas- en situación de violencia ante unos miembros de nuestra familia universal que creían en los imperativos de la sangre y del común origen. Jurídicamente, la solución es preocupante. Con esta adhesión ciega a la Europa que ignora nuestros vínculos con Hispanoamérica- que ella llama Latinoamérica -se nos obliga a claudicar de un entronque que está por encima de las conveniencias mercantiles y nos convierte en cancerberos rigurosos del acceso a Europa, puesto que la mayoría de los criollos llegan a este continente utilizando a España como penetración. Toda una negociación de la comunidad de naciones que creíamos debía ser el propósito abrigado en Madrid cuando se aproxima la solemnidad del V Centenario del Descubrimiento de América, Impedir que los hispanoamericanos puedan tener libre acceso al territorio español es una gravísima afrenta a nuestra común historia. Es, hablando en plata, un agravio del que los socialistas tendrán que responder algún día cuando en España se impongan el sentido común y la decencia, pese a la dependencia bruseliana y los condicionantes de la política comunitaria, hoy onerosamente marcada por las directrices de la Internacional Socialista, una entidad que ya ha demostrado en repetidas ocasiones su odio a todo lo que representa la espiritualidad de la obra de descubridores, conquistadores y colonizadores que fueron capaces de alumbrar una nueva sociedad inspirada en las mejores esencias europeas. Como muchos ignoran, el 12 de diciembre de 1969- cuando se cumplía un nuevo aniversario de la aparición de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego- el Gobierno español de ese momento promulgó una ley por la cual los hispanoamericanos y filipinos tenían los mismos derechos que los españoles en materia de puestos de trabajo y con la misma protección de la seguridad social que los nacidos en la Península e islas adyacentes. Esta norma legal continúa vigente, pues nadie se ha preocupado de derogarla, y constituye todo un ejemplo de lo que supone la entrega incondicional a los designios de los burócratas de Bruselas por parte de un Gobierno cuya meta parece consistir en la superviviencia a toda costa. Emilio de la CRUZ HERMOSILLA E LA CONTAMINACIÓN A nosotros nos gusta bañarnos, así que siempre venimos a la playa con nuestra agua limpia. Planetario UN PROFETA DE LA OBSCENIDAD E MPEZABA a publicar sus Memorias -m i compañero J. P. Quiñonero lo cuenta desde París- uno de los editores más censurados del mundo: Maurice Girodias: la Muerte ha sellado sus labios con la más ineluctable de las censuras. En los años cincuenta- Quiñonero lo recuerda- Girodias inició el escándalo al publicar los Trópicos de Henri Miller, impublicables en la patria del escritor, los Estados Unidos. Miller buscaba una obscenidad transcendente; la obscenidad en, con lo que iba más allá que Léautaud, que era más veraz, más simple en la cruda evocación de los hechos sexuales. Cuarenta años después de aquellas ediciones escandalosas que llevaron a Maurice Girodias al banquillo de los acusados, a las sanciones graves y finalmente al exilio en Estados Unidos, donde volvería a tropezar con los jueces, cabría preguntarse cuáles fueron los motivos para esa labor editorial ¡nconformista y provocadora. Creo saberlo: la herencia. El editor no usaba su nombre paterno, sino el materno. Su padre, Jack Kahane, había hecho escandaloso su apellido publicando en Francia libros impublicables en Norteamérica por su carácter licencioso. Girodias apro- TERMITA- CARCOMA XILÓFAGOS Eliminación garantizada S 91 429 10 65- 420 23 33 3. a EDA NUEVO HOTEL RESIDENCIA NUEVA. E S P E R A N Z A VALIDOS INVÁLIDOS ALZHEIMER Inauguración: 15 junio 1990 Avda. Los Toreros, 29- Tels. 361 37 78- 79- 80 vechaba la virginidad del apellido materno para iniciar el camino del padre, que iba a pasar por las mismas vicisitudes. Ahora, casi medio siglo después, los Trópicos ya han sido editados en Estados Unidos. El amante de Lady Chatterley de D. H. Lawrence, en Londres. La Lolita de Nabokov, que hizo escándalo en 1955, era una novela rosa comparada con Child Love que en 1898 hizo pensar a la timorata Reina Victoria que bajo su reinado los ingleses habían llegado a ser los primeros pornógrafos del mundo. Un magnífico autor teatral y académico francés, Marcel Achard, decía hace veinte años que rendre aux sexes leur efficacité et méme leur existence era un deber de los escritores. No Girodias, sino respetabilísimos editores como los Gallimard habían abierto la marcha de editar libros de los que están en el índice o escondidos en el infierno de las bibliotecas. La Battarde de una oscura escritora a sueldo de la casa, Violette Leduc, atrevida de escenas eróticas en los años sesenta, premio Goncourt, seguía muy de lejos a El amante de lady Chatterley publicada en 1932. Esta novela utilizaba, por decirlo así, un erotismo de tesis. La tesis ha tardado muchos años en ser deglutida por los ingleses. No las escenas crudas del relato. L HIstoire d O editada por J. J. Pauvert en los sesenta, vendió ciento sesenta mil ejemplares en Francia y un millón en los Estados Unidos. Su obscenidad y sus obsesiones salían de la mano de una escritora muy seria, ejemplar hasta entonces. Dominique Aury, y de la mano de Paulhan, severo lector y consejero de Gallimard. La voz postuma, esas Memorias de Maurice Kahane, alias Girodias promete revelar ahora muchos secretos escandalosos. Incluso los de los pseudónimos tras los que esconden sus obras pornográficas muchos autores consagrados. Girodias, hace cuarenta años, era sólo un precursor. No lo sabía. Lorenzo LÓPEZ SANCHO