Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Hemos visto Por CHÁPETE Hoy veremos TVE Duelo en las montañas De Emilio Fernández. 1949. Ochenta y cuatro minutos. A las 17,25 horas, en TVE- 2. Drama. No resulta fácil imaginar lo que pudo incitar a Emilio Fernández a adaptar, en colaboración con el habitual Mauricio Magdaleno, una novela del ruso Ivan Turgeniev para, sobre ella, rodar esta especie de western social a la mexicana. La acción se sitúa en la etapa revolucionaria, con elementos de melodrama y crónica social, desaforadamente romántico y, en última instancia, pasablemente desconcertante. Lo mejor, el trabajo de la estupenda Rita Macedo, muy por encima del resto de los intérpretes. Y las imágenes, claro, de Gabriel Figueroa. Tele- 5 Reto a muerte De Lewis Alien. 1949. Ochenta y nueve minutos. A las 16,45 horas. Policiaca. En buena hora (TVE- 1) Testimonio (TVE- 1) Personas como los demás Por lo entrañable que resultó el coloquio, y por su peculiaridad, destacamos la entrevista mantenida con unos representantes del colectivo de enanos. Somos personas como los demás, aunque más pequeñas declaraba con tristeza una portavoz. Hay que ir acostumbrándose a huir de tópicos que sólo ven en ellos carne de espectáculo Otra perestroika A pesar de tener una de las peores franjas horarias, y de durar solamente cinco minutos, Testimonio sigue, desde hace años, recogiendo los proyectos y anhelos de muchos grupos. El último día fue Ayuda a la Iglesia necesitada quien nos trans- mitió una forma distinta de contribuir al proceso de perestroika en losjjaíses del Este. En su asumida modestia, un estimulante filme policiaco a la mayor gloria de un Alan Ladd que, pese a sus limitaciones, llegó a ser- sobre todo mientras formó pareja con Verónica Lake- una figura emblemática del género, hábilmente rodado por Lewis Alien y con un reparto en el que, por encima de la protagonista, Phillys Calvert, excesivamente histriónica, destacan secundarios tan inquietantes como Paul Stewart y Jan Sterling. Cocodrilo dundee De Peter Faiman. 1986. Ciento dos minutos. A las 22,00 horas. Comedia. Los perros en la noche De Teo Kofman. 1985. Noventa y un minutos. A las 0,45 horas, en TVE- 1 Drama. España- Yugoslavia (TVE- 2) Telediario- 2 (TVE- 1) Para olvidar Nuestra selección no tuvo suerte, ni en lo deportivo ni en lo técnico. El realizador que nos tocó, un estilista, por lo que vimos, volvió a hacer de las suyas e intercalaba planos cortos en. medio de una jugada en el área pequeña. No pudo hacerlo mejor, como nuestro equipo, a pesar de tener a España durante dos horas en un puño. Contraposición Uno no sabe ya cómo calificar algunas informaciones. Por ejemplo la que Rosa María Mateo dio sobre el último documento de Ratzinger. El espectador tenía un dilema: O Iglesia tradicional, conservadora y carca, la de los obispos, o Iglesia progresista, avanzada, pluralista y libre. Excesiva reducción para un informativo que pagamos todos. Es lógico, y hasta inevitable, que una cinematografía nacional que ha vivido durante años al margen de la libertad de expresión se dedique, al recuperarla, a afrontar temas candentes antes imposibles de tratar. Algo así le ha sucedido a la Argentina, en la que este filme se inscrito. No cabe negar la buena voluntad de sus responsables, que han tratado con honestidad la delincuencia juvenil y el desamparo social, pero, como se ha repetido una y otra vez, de buenas intenciones está empedrado el suelo del infierno lo que viene a significar que la película, híbrida de neorrealismo y tango arrabalero, si bien suscita la simpatía, dista de ser no ya satisfactoria, sino mínimamente convincente. De fabuloso éxito internacional, hasta el punto de provocar una secuela, esta película australiana no es, en definitiva, más que uña torpe explotación del manoseado tema del palurdo que acaba por descubrir que la jungla urbana es más peligrosa que la natural. Repleta de chistes fáciles y en más de una ocasión chocarreros, a la mayor gloria de un actor que de tal sólo tiene el nombre, Paul Hogan, al parecer muy popular en ei llamado Quinto Continente, que, por añadidura, es coautor del guión, -Telemadrid El ángel azul De Josef von Sternberg. 1930. Ochenta y seis minutos. A las 22,00 horas. Drama. Para su primera película sonora, que sería también la que inaugurara las nuevas técnicas en el cine alemán, el superprestigioso autor Emil Jannings, que ya había trabajado a sus órdenes, en el cine mudo, en Hollywood, exigió que la poderosísima UFA contratara, como director, a Josef von Sternberg. El ángel azul acabó por hacer de lo que debía ser un vehículo al servicio de aquél un pedestal para el lanzamiento de su protagonista femenina: Marlene Dietrich. Hasta entonces desconocida, es por ella por lo que generalmente se recuerda la película, que, en sí misma, es un magistral melodrama de resonancias expresionistas, con una, para la época tortísima, carga erótica, independientemente de sus tesis moralizantes, fabulosas canciones que han resistido el paso de las décadas y, además de Marlene, un Jannings espléndido. C. S. F. ABC 149 -Antena 3 T V- Quiéreme con música Avance informativo (TVE- Í) Las doce en punta (TVE- 2) El más imparcial Ahora que se habla tanto de manipulaciones, de tratos de privilegio y de politización en los informativos, este avance es, para muchos, uno de los pocos reductos donde la sombra del partidismo y la parcialidad no ha llegado. Adela Cantalapiedra y María José Aristizábal se han mantenido a pesar de los cambios. La calidad se reconoce. Agresiones que no cesan Interesante programa en el que se debatió la violencia en el deporte. Un representante arbitral se presentó con un mamotreto plagado de referencias a agresiones habidas entre abril y junio. Herminio Menéndez, el palista, acusó a un presidente de crear a los ultras Tal vez lo peor fue la conclusión: Se trata de una moda mimética De Ignacio F. Iquino. 1956. Ochenta y nueve minutos. A las 19,03 horas. Comedia. Poco menos que de delirante cabe calificar esta comedia con incrustaciones musicales del superprolífjco Iquino, supuestamente al servicio de las tan espectaculares como nulas, a los restantes niveles, Rosa Carmina y Anita Hallan. Tan torpemente realizada como en última instancia aburrida y, por otra parte, sin el menor éxito comercial.